Los padres de una bebé vallisoletana buscan con urgencia un donante de médula ósea para su hija

Cataleya sonríe a la cámara mientras viste el pijama del hospital./A. G.
Cataleya sonríe a la cámara mientras viste el pijama del hospital. / A. G.

Cataleya lleva cinco meses ingresada en el hospital recibiendo quimioterapia, pero eso ya no es suficiente

PATRICIA ORTEGAValladolid

Cataleya tiene once meses y necesita la ayuda de un donante de médula. La leucemia está acabando con su gran sonrisa, y también con la de sus padres.

Tras cinco meses ingresada en el hospital recibiendo tratamiento -quimioterapia-, Cataleya iba a ser operada gracias a un donante de médula ósea. La familia se desplazó de Valladolid hasta Salamanca, donde conocieron las instalaciones del lugar en el que la pequeña iba a ser operada y les explicaron los requisitos. Todo parecía perfecto hasta que el donante dejó de estar disponible. «No entendemos qué ha podido pasar», declara afligido el progenitor de la pequeña, Adrián García.

Dónde informarse para donar

Web
castillayleon.medulaosea.org

Su próximo donante no estará disponible hasta diciembre pero, por desgracia, ya será demasiado tarde para ella. Por eso, desde este medio, los padres de la niña han querido hacer un llamamiento para animar a todo aquel a que se haga donante.

A pesar de que el número de donantes aumenta cada año, el gran problema de la donación de médula no viene de la mano del proceso, sino de que tan solo un 25% de los donantes son compatibles con el paciente. Esto implica que si en España se diagnostican alrededor de cinco mil casos de leucemia, tan solo 1.250 podrán salvar su vida.

Proceso de donación

Debido a la gran desinformación que caracteriza a este problema, cuando a los ciudadanos se les propone hacerse donantes, estos entran en pánico. Sin embargo, la idea es donar células madre que tu mismo cuerpo regenerará sin la ayuda de ninguna intervención. Donar médula ósea no interfiere en ningún sentido con la columna vertebral ni con el sistema nervioso del cuerpo humano. Gracias a estas células, el paciente podrá conservar su vida.

Los métodos de donación son dos: a través de la extracción de sangre o a través de dos pequeños pinchazos en la espalda. En el primer caso, y tras haber realizado varios exámenes médicos, el donante debe acudir al hospital y permanecer durante tres horas en una cómoda butaca, mientras tanto un extractor será el encargado de separar las células madre de la sangre. Así, la sangre será devuelta al donante mientras que las células madre se reservan para el paciente. En caso de que se opte por el segundo método, el donante debe acudir al hospital la noche anterior, así a la mañana siguiente pasará a quirófano, donde se le suministrará una pequeña dosis de anestesia en los lumbares para poder extraer las células.

Contenido Patrocinado

Fotos