«Si nos metemos en un pacto de Gobierno con el PP es para agotar la legislatura»

Francisco Igea, el pasado jueves, durante la entrevista./Alberto Mingueza
Francisco Igea, el pasado jueves, durante la entrevista. / Alberto Mingueza

«Nadie se ha planteado subir sueldos de presidente y consejeros. Ni yo lo admitiría», asegura Francisco Igea

Ángel Ortiz
ÁNGEL ORTIZValladolid

En la primera entrevista de Francisco Igea concedida a El Norte de Castilla como vicepresidente de la Junta, el máximo dirigente de Ciudadanos en Castilla y León analiza los pactos previos a la formación del Gobierno de la región y las situaciones excepcionales de la comunidad. También hace un avance en materia de gasto: «Nadie ha planteado subir sueldos de presidente y consejeros».

Más información

–Hay dos casos en Castilla y León en los que no gobierna el partido más votado. Uno es la Diputación de Zamora y otro el Ayuntamiento de Palencia. En el primer caso, con un único diputado ostentan la Presidencia y en el segundo, la Alcaldía con solo tres concejales. ¿Se siente cómodo con ello?

–Perfectamente.

–Pero se supone que la democracia es el gobierno de la mayoría y en ambos casos es una fuerza minoritaria, especialmente en Zamora, la que dirige esas instituciones. ¿No va eso contra el espíritu de la democracia? ¿No tiene elementos que la gente puede no comprender?

–Yo creo que es una de las mayores bendiciones a largo plazo del fin del bipartidismo: entender la política de alianzas y pactos. Si entendiéramos esto en otros sitios, igual no tendríamos algunos problemas. Quiero decir, que igual alguien tendría que pensar, en el plano nacional, que el problema es el candidato. ¿Y si cambiara el PSOE al candidato?

–Ahora estamos hablando de la Diputación de Zamora.

–En el caso de Zamora había una cosa muy importante. Nosotros teníamos mucho interés en esa Diputación porque es la única que no ha cambiado nunca en democracia.

–Será porque así lo han querido los zamoranos.

–Pero ahora los zamoranos no han dado una mayoría absoluta. Algo se tendrá que notar.

–Imagine que en Castilla y León gobierna 'Por Ávila', que tiene un procurador.

–Imagine que hubiéramos presidido nosotros, que somos el tercer partido. Hubiera sido posible.

–Pero si me acaba de decir que Tudanca se lo ofreció pero no fue suficientemente tentador. ¿En qué quedamos?

–No era tentador, pero hubiese sido posible. Y no me hubiera parecido mal. Creo que esto es lo que está frenando la política en este país. ¿Para qué tenemos un sistema multipartidista? ¿Para tener un sistema de bloques disfrazado en cuatro cachos?

–Este escenario propicia a cambio, más que otros, posibilidades de rupturas, mociones de censura… ¿Las contemplan en algún horizonte?

–No. Si nos metemos en esto, lo hacemos para agotar la legislatura.

–¿Y cómo llegará al final de la legislatura y pedirá a sus electores que le voten a usted y no al PP? ¿Cómo van a pedir en el PP que les voten a ellos y no a ustedes, siendo parte de lo mismo? ¿Cómo se va a gestionar eso?

–Los hechos lo van a clarificar.

–En Andalucía, meses antes de las elecciones, el pacto de PSOE y Ciudadanos se rompió. ¿Aquí eso no será posible?

–Yo no me lo planteo como estrategia. Y creo que se va a ver. Hemos hecho un gobierno con diez consejerías, cada uno va a marcar un estilo en una acción de gobierno conjunta. Desde el inicio se han visto las diferencias de estilo, aun manteniendo la unidad del conjunto. Creo que eso a lo largo de la legislatura se irá viendo. Mi ambición es conseguir, cuando acabe, que por lo menos la mitad de los consejeros y la mitad de los militantes y votantes del PP piensen que están mucho más cerca de Ciudadanos que del PP.

–Eso puede ocurrir al revés también.

–Puede ocurrir. Pero nosotros tenemos la intención de seducir a esa parte del Partido Popular. Y hacer lo propio con el PSOE. Nosotros vamos a marcar nuestras políticas, cosas que no se han hecho nunca. Y al no haberse hecho nunca, no pueden atribuirse a quienes han estado siempre. En cualquier caso, si nosotros acabamos la legislatura y tenemos una ley de muerte digna en funcionamiento, los ancianos en las residencias no están atados, tenemos una Administración transparente, no tenemos casos de corrupción, hemos mejorado el empleo… Pues si no me votan, no me va a importar.

Los socios

–¿Cómo transcurrió el primer Consejo de Gobierno?

–Bien. Muy marcado por el periodo estival. El ambiente es muy bueno, excelente, de trabajo. Además aquí hemos tenido una marcada diferencia con el PP y creo que también los ciudadanos van a agradecer que seamos capaces de llevarnos bien y no hacernos trampas.

–La verdad es que el gesto se le ha relajado bastante.

–Sí.

–Incluso, como portavoz, estaría en condiciones ya de elogiar al presidente. Tendría que ser, de hecho, una de sus funciones: defender a Mañueco, ponerlo en valor.

–Es mi trabajo.

–¿Cuáles diría que son las principales virtudes de Mañueco como presidente de la Junta de Castilla y León?

–Creo que es una persona que ha demostrado capacidad de acuerdo. Esa es una virtud muy importante. Y resistencia.

–¿Resistencia a qué?

–Hemos tenido semanas de negociaciones duras.

–Resistencia física.

–Sí. Y templanza. No hemos echado mano de la ira. En lo personal, no tengo problema, y en lo político, somos socios de gobierno. Lo que le vaya bien a él nos irá bien a nosotros.

«Mañueco es una persona que ha demostrado capacidad de acuerdo. Esa es una virtud muy importante»

–¿En las Cortes siempre votarán en bloque Ciudadanos y PP?

–Existe la posibilidad de votar diferente. Hay un acuerdo de cómo van a funcionar las cosas.

–Eso no está reflejado en el acuerdo de cien puntos que firmaron.

–Bueno, tenemos una comisión de seguimiento donde se establece cómo se funciona. Puede haber iniciativas sobre asuntos que no provengan del Gobierno en las que quepan las discrepancias. O sea, que no contemplamos el voto unánime siempre.

–De hecho, en asuntos relacionados con el modelo de televisión autonómica, ustedes han coincidido mucho más con el PSOE. ¿Ahí podrían coincidir los socialistas y Ciudadanos para activar un cambio de ese modelo de televisión?

–Hay algo recogido en el acuerdo.

–Que incluye una salvedad relativa a que no haya consecuencias para el empleo, cosa que lo hace difícil de ejecutar.

–No es tan imposible de ejecutar. Yo creo que es perfectamente posible. Pero lo veremos cuando llegue el momento.

–¿Está cómodo con el modelo actual?

–Es un modelo que económicamente parece más barato. He dicho parece. Porque a veces las cosas parecen más baratas y luego no lo son. Tenemos una comisión de medios en la que tenemos que analizar el coste real. Y nosotros creemos que tenemos que tener cuantos más medios, mejor, no queremos cerrar ni que se cierren medios. En cuanto a la televisión, siempre hemos sido partidarios de no tener una radiotelevisión pública, pero es un modelo que habrá que analizar cuando tengamos todos los datos. También de los resultados que obtiene. El dinero público debe rendir resultados.

–Da la sensación de que usted va a fiscalizar al Gobierno, va a ser una especie de Pepito Grillo… ¿Va a formar parte de sus funciones fiscalizar?

–Bueno, corresponde a la Consejería de Transparencia. Ahí debe haber una tarea que, sin duda, será molesta para algunos. Pero entendemos que es esencial.

–En las Cortes, ahora que se han aumentado las asignaciones a los grupos parlamentarios, ¿se va a promover alguna medida para hacer más transparente su gestión, como en Murcia?

–Creo que ya hay transparencia sobre su uso.

–No existe una obligación como en el Parlamento murciano, por ejemplo.

–Yo no tengo problema en que sea más transparente y habrá que darle una vuelta. Nosotros creemos que hay que ser todo lo transparente que sea posible, lógicamente también nosotros. Incluso más de lo que somos. Una de las cosas que queremos plantear es que todas las agendas de los parlamentarios sean transparentes. Que la gente sepa con quiénes se reúnen, cuándo se reúnen. Y con respecto al incremento de los ingresos de los grupos, me gustaría aclarar que no se ha producido un incremento del gasto. Hay un grupo parlamentario menos. Fue una propuesta que se hizo dado que hay cuatro partidos en el grupo mixto y que para su funcionamiento parecía una opción razonable. Pero nosotros queremos controlar el gasto de las Cortes.

–¿Sería partidario de aumentar sueldos de consejeros, del presidente, del vicepresidente?

–Nadie lo ha planteado. Ni yo lo admitiría.