Mañueco: «Creo en la inocencia de Igea y las explicaciones que a mí me ha dado, me valen»

Alfonso Fernández Mañueco y Francisco Igea, el pasado mes de julio./Alberto Mingueza
Alfonso Fernández Mañueco y Francisco Igea, el pasado mes de julio. / Alberto Mingueza

El dirigente del PP destaca del de Cs que «tiene un elevado sentido del humor, más de lo que parece» y reconoce que él desempeña «un papel más institucional» y el vicepresidente «está en más frentes, y se lo agradezco»

Susana Escribano
SUSANA ESCRIBANO

El presidente de la Junta y dirigente del PP aborda su relación con el vicepresidente y dirigente de Cs. La política ha convertido a Alfonso Fernández Mañueco y Francisco Igea en compañeros de andadura autonómica, de viaje, de trabajo, de Gobierno. «Puedo emplear sus propias palabras, este matrimonio empezó sin amor, pero con el roce se ha hecho el cariño», expresa el popular sobre el dirigente naranja.

–El vicepresidente tiene pendiente un juicio por amenazas leves a un militante en la víspera de las primarias con Silvia Clemente, ¿si es condenado debería dimitir?

–Es un tema que no afecta a su labor como vicepresidente del Gobierno y una reflexión: hay que respetar la presunción de inocencia.

–Se lo pregunto en condicional.

–Vamos a esperar, ¿no? Desde mi óptica, afecta a su esfera privada. Lo que es al Gobierno regional no afecta para nada, ni a aquellas cuestiones que hemos firmado como documento ético. Vamos a esperar. En su día mandamos una nota y creo que es la primera vez que hablo sobre este asunto. Yo estoy satisfecho de la labor que ejerce como vicepresidente y portavoz, creo en su inocencia y las explicaciones que a mí me ha dado, me valen.

–¿Francisco Igea ha resultado ser menos fiero, en el día a día, de como él mismo se pintaba?

–El vicepresidente, Paco, es una persona muy trabajadora, dinámica, con una capacidad de diálogo y política importante. Tiene un elevado sentido del humor, más de lo que parece. Hemos sintonizado. Puedo emplear sus propias palabras, este matrimonio empezó sin amor, pero con el roce se ha hecho el cariño.

–En estos primeros meses transmiten una imagen en la que usted mantiene una posición más institucional, alejada de los conflictos de la gestión cotidiana, que deja para Igea, ¿lo comparte?

–Mi figura como presidente tiene que estar en un papel más institucional y él, como portavoz, tiene que estar en más frentes. Yo se lo agradezco también.

–¿Corre el riesgo de que los ciudadanos identifiquen la Junta, la cara de la Junta, con el vicepresidente? ¿Lo ha valorado o es inexistente?

–Yo estoy muy ilusionado. Llegué a la presidencia de la Junta muy ilusionado. Llevo dos meses y medio y estoy más ilusionado aún y sé que en conjunto podemos hacer grandes cosas por las personas de Castilla y León. Todo lo demás es secundario... son temas... de comentaristas, unos con mejor intención y otros con una un poquito más aviesa, pero lo importante es que en cada una de mis decisiones, de los eventos en los que participo, traslado la ilusión que tengo.