La Junta dice que Cosidó se encargará del «acercamiento al mundo rural» tras su contratación como asesor

Ángel Ibáñez, consejero de Presidencia/Alberto Mingueza
Ángel Ibáñez, consejero de Presidencia / Alberto Mingueza

El consejero de Presidencia, Ángel Ibáñez, defiende el «perfil técnico» de los nuevos nombramientos

Arturo Posada
ARTURO POSADAValladolid

La Junta de Castilla y León ha justificado este jueves la contratación de los exsenadores populares Ignacio Cosidó y Esther Muñoz como «personal eventual» del gobierno autonómico recordando que son competencias que corresponden a los gabinetes de Presidencia «de cualquier comunidad autónoma o cualquier gobierno ejecutivo».

«Los presidentes deciden de qué personas eventuales disponen para desarrollar labores de tipo técnico. No tienen ninguna vinculación de representación política ni de esfera pública, sino que es un trabajo interno al servicio del Gabinete, en este caso del ejecutivo de Castilla y León. Estas personas tienen perfiles que acreditan que pueden desarrollar trabajos técnicos conforme a las encomiendas que se les vayan a hacer», señaló Ángel Ibáñez, consejero de Presidencia, este jueves tras la reunión del Consejo de Gobierno de la Junta.

Además de los exsenadores Ignacio Cosidó y Esther Muñoz, también se han incorporado como nuevo personal eventual del gobierno autonómico castellano y leonés la exdiputada popular Isabel Hernández y Aurelia Hernández (secretaria personal del Ayuntamiento de Salamanca, donde Alfonso Fernández Mañueco fue alcalde). Los cuatro nombramientos, publicados en el Boletín Oficial de Castilla y León este jueves, pasan a formar parte del creciente grupo de asesores del presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco.

En el casó de Ignacio Cosidó, ex director general de la Policía Nacional entre 2011 y 2016, ex portavoz del Grupo Popular en el Congreso y exsenador, Ángel Ibáñez ha defendido que posee una «experiencia contrastada» y que será muy útil para «un especial acercamiento al desarrollo y al mundo rural, uno de los objetivos estratégicos de esta legislatura». «Es uno de los posibles ejes de actuación desde el punto de vista técnico que desarrollaría esta persona», apuntó sin nombrarle.

Ángel Ibáñez recordó que existen dos tipos de trabajadores eventuales en la Junta de Castilla y León: unos «adscritos al Gabinete de Presidencia», efectuados por el presidente de la Junta; y el resto, los que desarrollan su labor en otras consejerías, son nombrados por el consejero de la Presidencia, en este caso él mismo.

«Tuvimos posibilidad de hacer un análisis comparado de cuál era la situación de eventuales en Castilla y León respecto a otras comunidades y Castilla y León no estaba, ni por mucho, dentro de las que mayor número de eventuales pueden tener. Estamos por debajo de la media existente», argumentó Ibáñez, quien, no obstante, señaló que en esta legislatura se ha producido un aumento de este tipo de nombramientos en el ejecutivo autonómico: «Es lo mismo que ha ocurrido en otros gobiernos de coalición que se han formado en otras comunidades autónomas de España, independientemente del color político».