La Junta barajó una reforma de la Ley del Alto Cargo para atajar las aspiraciones de Clemente

Jose Antonio de Santiago-Juárez. /A. Mingueza
Jose Antonio de Santiago-Juárez. / A. Mingueza

Planteó limitar el acceso a puestos de gobierno a consejeros y miembros de las Cortes que cambien de partido seis meses antes de las elecciones

Susana Escribano
SUSANA ESCRIBANO

El fichaje estelar de Silvia Clemente por parte de Cs para que encabezara la candidatura de la formación naranja a la Junta bien podría no haber llegado a puerto, incluso si la expresidenta de las Cortes hubiese ganado las primarias a Francisco Igea de haberse aplicado una modificación sencilla y ultrarrápida de la ley que regula el Estatuto de los Altos Cargos de la Administración de Castilla yLeón. Apenas 48 horas después de confirmarse el aterrizaje de la exdirigente del PP en los predios de Albert Rivera, el vicepresidente de la Junta y consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez López, tenía sobre su mesa el documento que ampliaba las limitaciones de acceso a puestos públicos que recoge para los consejeros de la Junta el artículo 2.2 de esa norma. «No podrán ser nombrados como titulares de una consejería quienes ya lo hubieran sido de ese mismo departamento durante ocho años», regula el texto aprobado en noviembre de 2016. A esta redacción se habría añadido una limitación total de acceso a un cargo de gobierno para aquellos miembros del Ejecutivo autonómico (consejeros y presidente) y procuradores miembros de la Mesa de las Cortes que habiendo accedido a ese puesto en la candidatura de un partido político dejen esa formación seis meses antes de unas elecciones en las que se presenten por otras siglas. Es el caso concreto de Clemente.

Una escueta frase que habría frenado en seco cualquier aspiración de la exdirigente delPP a un puesto de responsabilidad en la Junta tras el 26 de mayo bajo el paraguas de Cs: ni presidenta ni vicepresidenta ni consejera. José Antonio de Santiago-Juárez confirma esa propuesta de modificación de la Ley del Estatuto de los Altos Cargos de Castilla yLeón en una amplia entrevista que El Norte de Castilla publicará en su edición del domingo. «Podríamos haber frenado ese asunto con mucha ­facilidad. Con un punto y seguido y una ­frase muy sencilla se limita el transfuguismo de cuarta generación», remarca el vicepresidente de la ­Junta.

Regularlo a partir de mayo

¿Qué abortó finalmente esta reforma normativa? «No lo hicimos por respeto a las primarias de Cs, un respeto que ellos mismos no tuvieron, y por evitar que Silvia hablase de persecución, puesto que era una forma de influir en esas primarias. Por eso decidimos no hacerlo», apunta José Antonio de Santiago-Juárez.

El PP en solitario no puede sacar adelante ese cambio legislativo en un hemiciclo autonómico dividido salomónicamente, con 42 escaños para la bancada popular y otros 42 para el resto de grupos de la oposición. El vicepresidente de la Junta subraya que contaban con, al menos, una abstención.

El cambio finalmente no se ha tramitado en caliente, con el desembarco de ­Clemente en Cs aún fresco, pero De Santiago-Juárez considera que el caso de la exdirigente popular pone de manifiesto la necesidad de acometerlo a partir de septiembre, cuando empiecen a trabajar los nuevos procuradores. «Yo no digo que un señor, a mitad de legislatura, deje un proyecto porque no le guste, porque esté a disgusto, por lo que sea, y en dos años se cambie a otro proyecto, pero no es el caso de los que se aprovechan de su cargo hasta el último minuto... Hay que frenar eso», argumenta el dirigente autonómico.

«Es algo que no conocíamos ­hasta ahora, pero como consecuencia de los nuevos partidos y las políticas de fichajes hay que prevenirlo. Claro que pueden presentarse a unas elecciones, faltaría más, pero hay que limitar su presencia en un gobierno», remarca de Santiago-Juárez.