La Junta de Castilla y León asume las medidas electorales del PP para paralizar la cesión de competencias

José Antonio de Santiago-Juárez, ayer en rueda de prensa. /Eduardo Margareto/ Ical
José Antonio de Santiago-Juárez, ayer en rueda de prensa. / Eduardo Margareto/ Ical

De Santiago-Juárez dice que «con las tensiones que hay» lo lógico es establecer una moratoria

Arturo Posada
ARTURO POSADAValladoild

La Junta de Castilla y León aparcó su defensa a ultranza del autonomismo útil que predica Juan Vicente Herrera y asumió los postulados del programa electoral del PP para conferir más poder al Estado en detrimento de las comunidades autónomas. El vicepresidente y portavoz del gobierno regional, José Antonio de Santiago-Juárez, negó que el partido que preside Pablo Casado posea un espíritu recentralizador y justificó las medidas contenidas en el documento electoral de los populares, entre las que figura paralizar la cesión de nuevas competencias a las comunidades autónomas.

«Con las tensiones que existen en España lo adecuado es una moratoria. Además, todas las competencias importantes ya han sido transferidas», apuntó De Santiago-Juárez en la rueda de prensa posterior al consejo de gobierno de la Junta de Castilla y León.

El vicepresidente y portavoz ensalzó las virtudes del Estado de las autonomías antes de contraponer las propuestas del PP con las de Vox –formación que aboga por eliminar las comunidades autónomas– y remarcar las diferencias entre los dos partidos. «El Estado de las autonomías es la historia de un éxito que ha modernizado España y ha creado las grandes redes de servicios públicos esenciales. El Estado de las autonomías es uno de los mayores éxitos del marco constitucional. La Constitución no es un programa, sino que delimita un terreno de juego. Algunos no lo han sabido manejar bien. Que respondan ese territorio que lo ha manejado francamente mal [Cataluña]. Para atrás, ni para coger impulso. Un partido como Vox ha llegado a decir que es el cáncer para España, pero si hablamos del Partido Popular, hay que leerse el programa», añadió De Santiago-Juárez.

El programa del PP para los comicios generales del 28-A aboga por contener el poder de las regiones y reforzar el papel del Estado. El artículo 8 empieza así: «Durante la próxima legislatura aprobaremos una moratoria que paralizará la cesión de nuevas transferencias a las comunidades autónomas». El Partido Popular de Pablo Casado quiere realizar «una completa evaluación del funcionamiento del Estado Autonómico desde una perspectiva de eficiencia y equidad» para garantizar «un sector público más racional y viable» y otorgar «plena vigencia al principio constitucional de solidaridad». Además, apuesta por establecer los «cauces necesarios» para que las comunidades autónomas puedan desprenderse «de aquellas competencias que puedan ser administradas de manera más eficaz desde el Gobierno de la Nación».

Reforzamiento del Estado

Igualmente, y como se apunta en el artículo 2 de su programa electoral, el PP busca «reforzar la presencia del Estado en todas las comunidades autónomas» con la idea de garantizar «el pleno ejercicio de las competencias» atribuidas y «ampliar los recursos materiales y humanos a disposición de las Delegaciones del Gobierno». El Partido Popular considera que así se garantizará «el efectivo desempeño» de las funciones de dirección y coordinación de la Administración General del Estado y sus organismos públicos en el territorio».

En el fondo de estas medidas subyace la idea de «recuperar la legalidad, la convivencia y la prosperidad en Cataluña y prevenir que desde otras comunidades o ayuntamientos se ponga en jaque la unidad de España o la vigencia de la Constitución», como refleja el Partido Popular en su programa.

José Antonio de Santiago-Juárez negó ayer que las medidas propuestas por el PP encierren una recentralización y consideró «adecuado» que el planteamiento del gobierno central pase por «mejorar la presencia para cumplir las competencias que el Estado sigue teniendo». «Me parece bien», sostuvo el vicepresidente de la Junta de Castilla y León. «Los delegados del Gobierno posean competencias en instrucción sanitaria y docente. En el programa del Partido Popular se habla de ampliar y mejorar, no dice nada de recentralizar. Además, se plantea una moratoria para no realizar nuevas transferencias y se permite que, si alguna comunidad no está satisfecha con alguna competencia, puede solicitar su devolución. Un ejemplo es la Justicia: en las reuniones con otros consejeros de Presidencia, todos me dicen que fui muy listo por no querer las competencias de Justicia. Aquello no era una transferencia. Nos pasaban déficit y no quisimos. Ahora, casi ninguna comunidad la quiere».

Críticas al gobierno central

De Santiago-Juárez evitó el choque de la Junta con el PP en pleno inicio de la campaña electoral, insistió en que la moratoria para paralizar nuevas transferencias a las comunidades sería una buena medida para España y puso el foco de la crítica en las últimas negociaciones entre el Ejecutivo de Pedro Sánchez y el gobierno vasco. «Lo que no me parece normal es que a tres días de unas elecciones generales, se negocie vía videoconferencia nuevas competencias para el País Vasco. No es lógico ni normal. No me parece mal que transfieran al País Vasco, pero ¿qué prisas hay? No creo que tenga que ver con el apoyo a los decretos-leyes aprobados el pasado viernes. Será una casualidad...», deslizó.

La Junta sí discrepó públicamente con la dirección nacional del PP el pasado mes de noviembre a costa de la propuesta de Pablo Casado de recentralizar las competencias en educación. «Yo llevo 27 años en la política autonómica de Castilla y León y, aunque me tenga que ir con una cierta desazón, no seré yo quien predique en mi partido político [PP] la recentralización. Otra cosa es que yo defienda algunos elementos de cohesión. Pero soy profundamente partidario del modelo autonómico», dijo Herrera tras reunirse con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el 27 de noviembre en la Moncloa.

El martes pasado, Herrera insistió en la misma idea en Burgos y calificó el Estado de las autonomías como «una de las novedades importantes de la democracia española actual» de la que «no hay que abdicar ni dar marcha atrás ni hacer recentralizaciones», en lo que pudo interpretarse como un desmarque de los postulados electorales del PP. Sin embargo, De Santiago-Juárez justificó y asumió ayer las propuestas del programa popular para el 28-A.