Igea se sentará con el PSOE si el PP no acepta la limitación de mandatos

Francisco Igea (Ciudadanos), a la izquierda, y Luis Tudanca (PSOE), a la derecha. /Ramón Gómez
Francisco Igea (Ciudadanos), a la izquierda, y Luis Tudanca (PSOE), a la derecha. / Ramón Gómez

El líder de la formación naranja tiene «serias dudas» sobre la voluntad real de cambio de los populares

Sonia Andrino
SONIA ANDRINO

Francisco Igea trasladará a la dirección nacional de formación naranja la petición de Luis Tudanca de iniciar negociaciones entre el PSOE y Ciudadanos en Castilla y León para construir juntos «el gobierno del cambio», como le solicitó el líder socialista en una misiva hecha pública en la tarde de ayer, aunque eso será solo si no prosperan los acuerdos con el PP.

Noticias relacionadas

En un texto publicado en las redes sociales, Igea agradece la «amable» carta enviada por el líder socialista en la comunidad sobre la que dará traslado al equipo negociador de Ciudadanos «a fin de valorar el establecimiento de posibles vías de negociación», aunque estas se podrían poner en marcha solo en el caso de que «el Partido Popular continuase sin aceptar nuestras propuestas de regeneración». Esta posibilidad «deberá contar, naturalmente» con el aval de la dirección nacional.

«El Partido Popular no ha respondido afirmativamente aún a nuestra exigencia» Francisco Igea

Limitación de mandatos

El candidato de Ciudadanos a la Presidencia de la Junta explica en su escrito que los populares no han aceptado aún la exigencia de hacer efectiva, «con carácter inmediato» la limitación de mandatos a dos legislaturas de todos los altos cargos (presidente, consejeros, secretarios generales y directores generales) así como de los presidentes de diputaciones y alcaldes de ayuntamientos con más de 20.000 habitantes, algo que la formación naranja considera «esencial» para conseguir dos objetivos «irrenunciables» en la apuesta por la regeneración que son, por un lado, «romper las redes clientelares que se generan durante prolongados periodos de poder» y por otro, evitar que el objetivo en política sea «antes la permanencia que la realización de políticas novedosas en beneficio de la ciudadanía».

A juicio de Igea, la falta de respuesta por parte del PP hace que se generen «serias dudas» sobre la voluntad real de los populares para admitir el cambio y la regeneración que las urnas han solicitado. «Cuando un partido coloca las ambiciones personales de sus cargos sobre las necesidades de sus ciudadanos, está dando muestras de una escasa voluntad de cambio», asegura.

«Tenemos ciertas dudas sobre la voluntad real del PP para admitir el cambio y la regeneración que las urnas han solicitado» Francisco Igea

Discrepancias con el PSOE

No obstante, y a pesar de reconocer que podría sentarse a negociar con Tudanca, Igea recuerda al PSOE que ambos partidos «mantienen serias discrepancias» en cuanto a la necesidad de una política «más firme» en defensa de la legalidad constitucional frente a «los ataques de quienes desprecian e ignoran el marco constitucional». Sin citarlo expresamente, el líder de la formación naranja se refiere a la situación catalana y critica, de forma velada, el comportamiento del Gobierno de Pedro Sánchez ante esta situación. Aunque el candidato de los socialistas a la Junta ya dijo que su intención era hablar únicamente de Castilla y León, el líder de Ciudadanos le insiste en que esto también «atañe a los intereses de nuestra comunidad» ya que cuestionarlo «pone en duda la existencia de los derechos y libertades de todos, así como la sostenibilidad del Estado de Bienestar».

Igea entiende que un «Estado en el que se fragmentase la caja común y las políticas fiscales fueran desiguales, un Estado en el que no se respetase el marco jurídico constitucional aduciendo un inexistente derecho de autodeterminación, un Estado en el que los políticos que se saltan la ley -poniendo en riesgo la convivencia y creando un enfrentamiento civil cada vez más profundo- resultasen impunes por el mero hecho de necesitar sus votos, se convertiría en un Estado que no respetaría los derechos de los ciudadanos más débiles de nuestra comunidad».