Los hospitales privados podrán sumarse a la donación de órganos

Los hospitales privados podrán sumarse a la donación de órganos
Trasplante hepático en el Hospital Río Hortega de Valladolid. EL NORTE

La actividad de trasplantes logra mantenerse estable pese al descenso en el primer trimestre de corazones, riñones o hígados disponibles

Ana Santiago
ANA SANTIAGOValladolid

Más parece el azar que otras consideraciones más científicas la causa de un importante descenso en las donaciones del primer trimestre del año en Castilla y León. Una disminución de casos que se antoja más palpable porque el cerrado ejercicio 2018 tuvo una alta actividad sin antecedentes. Pero ese incremento se debió más a circunstancias casuales que a cambios de tendencias o a una mayor solidaridad. Los pacientes que son candidatos a donar son aquellos que sufren una muerte encefálica dentro de una unidad de cuidados intensivos, donde con fármacos vasoactivos, ventilación mecánica y otras medidas logran mantener su corazón latiendo para que, en el caso de que haya consentimiento, se conviertan en donantes de órganos. Así en 2018, el incremento en las donaciones fue del 43,6% comparado con 2017, pasando de 101 personas que cedieron sus órganos a 145.

El primer trimestre de este 2019 se frenaron las donaciones en 21 frente a las 28 del pasado ejercicio. Y aunque con menor distancia, también fue inferior a 2017 o 2016 con tres y cinco casos menos. El segundo trimestre, aunque ha remontado, ya recupera cifras previas al llamativamente alto 2018, con 28 donaciones, diez menos que el año anterior pero las mismas que en 2017.

Actividad trasplantadora

21
donaciones se han registrado en el primer trimestre del año frentea las 38 del mismo periodo de 2018 y 28 el segundo frente a los 34 de 2018. Supone un descenso del 26,3%.
Órganos
En la comunidad durante el segundo trimestre de 2019, se han generado un total de 97 órganos sólidos, de los cuales, más de la mitad (52,6%) son riñones y un 20,6% hígados. El resto de órganos que se generaron fueron: pulmones, corazón, páncreas e intestinos.
Hoapitales
El Clínico de Valladolid y el de Salamanca realizan los trasplantes renales; el primero también los cardiacos y el complejo charro también el de páncreas. El RíoHortega practica los hepáticos.

El descenso, no obstante, apunta el coordinador autonómico de trasplantes, Pablo Ucio, «no ha afectado en exceso a los implantes y se ha podido mantener una actividad similar a la de hace un par de años».

El descenso de los accidentes de tráfico y el avance médico han hecho disminuir las ocasiones de poder contar con la posibilidad de trasplantes. En Castilla y León, hay un bajo rechazo a donar el corazón, riñones o pulmones o hígado y solo hay un 11% de negativas familiares en la región, mientras en España, según datos de la Organización Nacional de Trasplantes, se mueve entre el 14,5% y el 15%. Aun así faltan órganos, en la comunidad y fuera de ella.

Además de potenciar nuevas vías para poder hacer trasplantes como el que viene desarrollándose en asistolia, es decir, a corazón parado y el de la donación en vivo, de riñones o hígado (parte del mismo), ahora, el nuevo camino abierto es el de sumar los casos de fallecimientos en hospitales privados susceptibles de donar órganos.

El Campo Grande de Valladolid es el único que podría partipar en el proyecto

La Organización Nacional de Transplantes (ONT) trabaja con los complejos asistenciales privados para sumarlos a la donación aunque sea desde la colaboración con una público, dada la infraestructura y recursos que se precisan para conseguir que los órganos sean viables. «La incorporación de los centros que cumplen los correspondientes requisitos sanitarios y tecnológicos podría suponer una aumento anual de unos 200 donantes en toda España, una cifra más que destacada que podrían salvar varios cientos de vidas», según fuentes de la organización. Actualmente, hay 44 hospitales en España que realizan trasplantes, entre los que hay tres privados. En Castilla y León hay tres (Clínico y Río Hortega de Valladolid y el centro salmantino) y algunos más con servicios de Neurología y posibilidad de extracción aunque no de injertos.

Sacyl potencia la donación a corazón parado y en vivo para aumentar la actividad

Según explica el coordinador de Trasplantes de la comunidad, Pablo Ucio, actualmente los hospitales privados de Castilla y León no están en el punto de mira «casi ninguno tiene servicio de Neurología compleja. Pero se establecerá llegado el momento el protocolo para su posible incorporación. Hay dos formas de resolverlo, o que los profesionales y recursos de un hospital público se trasladen al privado o llevar al paciente y ya donante al complejo de Sacyl», explica. Cuando haya alguno susceptible de colaborar en las donaciones, estudiaremos la forma más conveniente. El único que actualmente podría cumplir requisitos es el Hospital Campo Grande de Valladolid, de Recoletas Red Hospitalaria; pero no de forma inminente».

A este respecto, responsables de dicho hospital privado indican que «siempre estamos en la idea de colaborar y cuando se establezca el protocolo y funcionamiento estudiaríamos la propuesta».

La red de coordinadores de trasplantes nacional y la ONT han analizado 160 hospitales privados para ver cuáles cumplen los requisitos para ser centros detectores de donantes. La cuestión es que aunque solo sean colaboradores, esto supondrá un gasto para los privados. Por ello, la ONT considera que lo que sacan a cambio es «la necesidad de estos de asumir los principios de responsabilidad compartida que caracterizan a los centros públicos, la necesidad de ofertar a sus pacientes la posibilidad de donar y conseguir el sello de garantía de calidad de la Sociedad Española de Medicina Intensiva».

La incorporación de hospitales privados en la búsqueda de nuevos donantes es una vía necesaria para seguir incrementando las cifras de trasplantes, lo que en otras palabras, implica la prolongación de la vida a personas que sin esos órganos o morirían o tendrían una calidad de vida pésima. Desde la ONT destacan que los centros que sean autorizados serán deberán contar con un coordinador de trasplantes que dependerá de la organización nacional del trasplante, es decir, del sistema público.