Fernando Rey reclama al Gobierno que deje de hacer «populismo» y que vuelva al pacto educativo

El consejero Fernando Rey, antes de su intervención./Miriam Chacón
El consejero Fernando Rey, antes de su intervención. / Miriam Chacón

El consejero de Educación insta a su grupo a presentar una PNL reclamando al Ministerio de Educación que retome las negociaciones

ICAL

El consejero de Educación de la Junta de Castilla y León, Fernando Rey, reclamó hoy al Gobierno que deje de hacer «populismo» y retome las negociaciones para seguir avanzando en el pacto educativo, a la vez que aseguró que él no se resiste a «tirar a la basura» los avances logrados por el anterior Ejecutivo y el consenso alcanzado por la comunidad educativa en muchas materias.

Rey, que hoy compareció ante la Comisión de Educación de las Cortes de Castilla y León, también instó a su grupo a presentar ante el Parlamento regional una proposición no de ley reclamando al Gobierno que retome el pacto educativo.

El consejero argumentó que la sociedad está reclamando un marco normativo educativo «serio y estable» y criticó que los pasos dados por el nuevo gobierno sólo responden a una estrategia electoral. «Yo estoy aquí para trabajar por la educación y para avanzar. Todo lo demás me enfada y espero que en este empeño tenga el apoyo de toda la oposición».

Rey se mostró crítico con la gestión de la ministra de Educación, Isabel Celaá, y con los representantes socialistas, a los que acusó de pedir el pacto educativo cuando están en la oposición y olvidarse de él cuando llegan a La Moncloa. «Ahora son ustedes los que tienen la llave de la caja y podrían elevar el presupuesto educativo, aunque por el momento sólo les oído invitar a ciertos cambios para hacerse los simpáticos con los eventuales votantes, dejando a las comunidades que paguemos todo. El clásico invito yo, pagas tú», afirmó

El consejero reclamó al Gobierno que deje de hacer «populismo» con la educación y de utilizarla para desgastar electoralmente a los gobiernos populares, «ya que su única agenda oculta es imponer una y otra vez su modelo de escuela». Además, indicó que no es casualidad que los mejores sistemas educativos de España se encuentren en comunidades gobernadas tradicionalmente por el Partido Popular.

Al mismo tiempo, defendió la escuela concertada en la Comunidad, a la que calificó de «magnífica», y la libertad de elección de los padres. En este sentido, indicó que mientras la diferencia de calidad entre la educación pública y la concertada en España, según el informe PISA, es del 29,8 por ciento, en Castilla y León se sitúa en el 0,88 por ciento, la menor del país.

Especialmente crítico se mostró con la ministra Celaá y su postura sobre la asignatura de Religión, «que nos vuelve a traer los temas que crearon estéril polémica y división hace 20 años».

En su intervención también insistió en que los ciudadanos en general y la comunidad educativa en particular quieren un pacto educativo y reclamó al PSOE que no impongan «unilateralmente su modelo viejuno y fracasado».

Oposición

Por su parte, el portavoz socialista en la Comisión de Educación, Fernando Pablos, acusó al consejero de faltar al respeto a los socialistas, y argumentó que el PP no puede dar lecciones a la hora de buscar un pacto educativo, ya que sus leyes siempre «fueron impuestas» por sus mayorías, mientras entre los logros del PSOE se encuentra el de la universalización de la educación en España.

Pablos indicó que es «indecente» que en la provincia de Salamanca existan más conciertos educativos que en toda Castilla-La Mancha mientras se cierran unidades en colegios públicos, y recalcó que entre los objetivos del PSOE se encuentran derogar los recortes presupuestarios, reducir el ratio de alumnos por aula y las horas lectivas del profesorado y recuperar la libertad en los centros educativos a la hora de elegir al equipo directivo.

Además, preguntó al consejero si considera justo que la nota de la asignatura de Religión cuente a la hora de tener derecho a una beca o poder acceder a la universidad.

Pablos, al igual que la portavoz de Podemos, Lorena González, también acusó al PP de «dinamitar» el pacto educativo. En este sentido, la representante de la formación morada criticó que mientras en Castilla y León se destina el 3,9 por ciento del PIB a la educación y en España el 4 por ciento, la media europea es del 6,2 por ciento.

Además, puso en duda los informes PISA de la OCDE, «ya que se trata de un club que sólo agrupa a los países ricos», criticó el déficit de centros públicos de educación infantil y reprochó al consejeró de comparecer en las Cortes para «dar un mitin».

También fue crítico con el consejero el portavoz de Izquierda Unida, José Sarrión, que reclamó que el pacto educativo debe realizarse desde «abajo, con un amplio acuerdo social y con la participación de la ciudadanía». Además, también criticó el apoyo público a la educación concertada, y planteó que es necesario avanzar hacia una red escolar pública «única y gratuita».

Por su parte, desde Ciudadanos, Belén Rosado mostró su apoyo a la necesidad de retomar el pacto educativo, y reclamó al Gobierno que se preocupe más de luchar contra el abandono escolar y el acoso en las aulas, que de la asignatura de Religión. Además, Rosado también insistió en que el pacto escolar es una demanda generalizada entre la ciudadanía.

En términos similares se expresó el portavoz 'popular' Jesús Alonso, que acusó el PSOE de hacer demagogia con la educación, a la vez que confirmó que hará suya la petición del consejero y presentará una PNL solicitando al Gobierno Central que retome el pacto educativo.

Contenido Patrocinado

Fotos