Fernando Navarro: «La Consejería de Transparencia será efectiva y al final de la legislatura los ciudadanos tendrán una percepción más nítida de lo que hace la Junta»

Fernando Navarro, viceconsejero de Transparencia y Calidad de los Servicios. /Leticia Pérez
Fernando Navarro, viceconsejero de Transparencia y Calidad de los Servicios. / Leticia Pérez

El nuevo viceconsejero de Transparencia y Calidad de los Servicios llega desde las Islas Baleares con un amplio bagaje en la gestión pública y raíces en Castilla y León que dice mantener intactas

ICAL
ICALLeón

El nuevo viceconsejero de Transparencia y Calidad de los Servicios de la Junta, Fernando Navarro, que tomó posesión hoy, fue candidato al Congreso de los Diputados por Ciudadanos en las Islas Baleares detrás del ex socialista Joan Mesquida, al que fichó Albert Rivera, y quedó a las puertas de su reelección -ya que fue diputado entre 2015 y 2019- para la Cámara Baja por apenas 700 votos. Madrileño de nacimiento y Licenciado en Derecho, estuvo vinculado al área sanitaria y desempeñó su labor política en distintos centros sanitarios de las Islas Baleares, así como en otros puestos en la televisión autonómica y puertos entre 1996 y 2014. Después accedió al Congreso desde Ciudadanos y hasta la formación liberal llegó de Unión Progreso y Democracia (UPyD).

Toma posesión de su cargo, ¿cuáles son las prioridades en transparencia y calidad de los servicios que se plantea en este nuevo cometido?

Esta Consejería, como cualquier institución de transparencia, llega hasta donde se quiera llegar porque si tú realmente no crees en ser transparente pues te limitarás a tener un escaparate o una etiqueta que presentar. Sin embargo, si crees realmente que se trata de contar con parámetros para un buen gobierno hay muchísimo campo donde actuar. La transparencia al final abarca todo en base a la evaluación de las políticas que se llevan a cabo y para ver si estamos actuando correctamente con lo que se nos ha encomendado. Se trata por tanto de un área muy importante y por ello creemos que la Consejería hará un trabajo efectivo y que al final de esta legislatura los castellano y leoneses puedan tener una percepción más nítida de lo que hace la Junta.

Para llevar a cabo esta tarea, ¿es necesario conocer la administración autonómica y el territorio de Castilla y León?

Por supuesto que es absolutamente necesario y por eso tendremos una estructura para conocer unos problemas que son generales de cualquier administración y, por otro lado, también los particulares. Si la Consejería de Transparencia no es transparente estamos perdidos y consultaremos con todo tipo de departamentos, sociedad civil y expertos en distintas áreas

Cuando se habla de transparencia y regeneración, ¿qué capacidad de actuación va a tener en las políticas del resto de Consejerías de la Junta?

Obviamente, por su propia naturaleza de transparencia y el nombre que recibe, la consejería necesariamente tiene que ser transversal y actuar de esa forma hacia el resto de departamentos y consejerías del Gobierno regional. Lo prueba el hecho de que el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, sea a su vez en el consejero de Transparencia

No es un poco extraño que la Junta se audite y se vigile a sí misma. ¿Cómo se producirá esa vigilancia y qué garantías existen de que será imparcial? ¿Colisionará, por ejemplo, con los interventores de los distintos departamentos?

Lógicamente tú al final tendrás que desarrollar una serie de indicadores, digamos que sean lo más homogéneos posibles y en realidad en todo el territorio nacional, y contar con oficinas e institutos que tengan cierta independencia para evaluar. Si no fuera así se llegaría a esa situación de que la Jumta se vigila a sí misma, con lo cual los resultados necesariamente serían sesgados. Ahora no se puede dar mucha más información, pero la idea es que los mecanismos que nosotros diseñaremos para evaluar la transparencia serán totalmente imparciales y ese es el secreto. Entiendo que esto no debe colisionar con otros interventores y agentes que intervienen en los procesos públicos y que se encargan de que la contratación administrativa sea conforme a derecho. Lo que pretendemos desde Transparencia es dar un paso más y que los servicios y bienes se están contratando con utilidad social e intentar desde que no haya corrupción o malas prácticas hasta la mera ineficiencia o utilización clientelar y partidista de los recursos públicos. El objetivo final sería poner de tal modo la luz sobre el proceso de una buena utilización de los recursos públicos y la tarea tiene recorrido.

En cuanto a la calidad de los servicios: ¿cuál es el objetivo tangible a lograr? ¿Cómo va a conseguir eliminar la burocracia?

Bueno, se trata de algo de lo que se lleva mucho tiempo hablando en cuanto a la supresión de papeles y la agilización de la administración electrónica para eliminar burocracia. Una mayor transparencia ayuda a eliminar las ineficiencias y esperamos de esta forma también ir mejorando la administración y la percepción que los ciudadanos tiene de ella, ya que no siempre es la mejor.

Conoce especialmente el ámbito de la gestión pública a través de la sanidad. ¿Va a poder aportar algo en la mejora de esta prestación desde su departamento?

Como el departamento al que accedo es transversal me gustaría que así fuera, pero no solo en lo sanitario ya que en Baleares estuve en otros ámbitos del sector público como la televisión pública y los puertos. En todas las administraciones hay problemas que son recurrentes y específicos y considero que puedo aportar un conocimiento generalizado que espero sea útil para trabajar en esta consejería.

Su nombramiento no ha estado exento de polémica, por su condición de diputado balear con poca relación con Castilla y León: ¿cómo explicar a los castellanos y leoneses este 'aterrizaje'?

¿Y hay algún nombramiento que no acabe siendo polémico? Si es por raíces y descendencia de esta comunidad la verdad es que tengo bastante más de lo que se pueda pensar. Por la parte, digamos de sangre, con el territorio castellano y leonés tengo bastante, ya que una de mis abuelas era de Valladolid y otro de mis bisabuelos era de Soria, donde he pasado muchos veranos. Mi madre todavía conserva una casa en Almazán a la que vamos. También quiero decir que vengo de una comunidad como la de Baleares, donde por desgracia existe el virus del nacionalismo del que se ha impregnado y no saben aquí, en Castilla y León, la bendición que supone no tenerlo y deseo a sus habitantes que no lo tengan nunca.

¿Es comparable su situación con la del senador 'popular' por designación autonómica Javier Maroto?

En este tema he visto cosas extrañas por que al final parece que se recurre a la clásica crítica que se hace a lo que se llaman los diputados 'cuneros', es decir aquellos salen elegidos sin conocer el territorio por el que se presentan y acaban empadronándose para obtener un cargo y luego desentenderse de ese lugar. Creo que no es mi caso, si no todo lo contrario, ya que el pasado viernes cogí un barco con mi coche en Baleares y me vine hasta Valladolid a vivir y a trabajar aquí. Por ello, no entiendo bien la crítica en ese sentido.