Más de 40 expertos reflexionan el jueves en Carrión sobre el futuro Camino de Santiago

Un grupo de peregrinos por Carrión de los Condes./CésarCeinos
Un grupo de peregrinos por Carrión de los Condes. / CésarCeinos

La sesión es el primer paso para crear en la localidad un punto de encuentro sobre la ruta jacobea que reúna expertos

e. N.
E. N.Palencia

El monasterio de San Zoilo en la localidad palentina de Carrión de los Condes se convertirá el jueves, 4 de julio, en punto de encuentro y lugar de reflexión sobre el presente y el futuro del Camino de Santiago en Castilla y León. En la cita, organizada por la Fundación Santa María la Real, participarán más de 40 expertos en una iniciativa que se enmarca dentro del programa 'Ruritage', del que la institución forma parte junto a otras 38 entidades de una veintena de países.

La sesión, en la que participarán en técnicos, representantes institucionales y expertos relacionados con el Camino de Santiago, será el primer paso para constituir en Carrión un punto de encuentro, un HUB o laboratorio desde el que reflexionar, reunirse y plantear propuestas y líneas de acción en torno al Camino a su paso por la región como modelo de desarrollo territorial basado en el patrimonio.

De hecho, el reto de 'Ruritage' es precisamente trabajar para convertir el patrimonio en eje de desarrollo de territorios rurales europeos, mediante una metodología basada en buenas prácticas y en replicar modelos de éxito. Así, la sesión de Carrión de los Condes servirá para poner en común las buenas prácticas identificadas en el Camino de Santiago a su paso por Castilla y León, para consensuarlas, establecer si faltan o sobran y determinar cómo pueden replicarse en otros territorios.

«Nuestro reto es doble: por un lado, presentar el proyecto RURITAGE y sus objetivos a asociaciones, entidades, administraciones que puedan estar interesadas. Por otro, seguir avanzando con el consorcio en la consecución de los fines previstos», explicó la coordinadora del proyecto para la institución, Zoa Escudero.

Uno de los más inmediatos será la creación en Carrión de los Condes de lo que en el proyecto se conoce como HUB, un laboratorio o punto de encuentro desde el que seguir poniendo en común buenas prácticas y modelos de éxito. Con esta primera reunión arrancará la actividad un grupo de trabajo cohesionado que contribuya a generar dinamización y actividades participativas entre distintos agentes relacionados con el Camino.

La jornada, que comenzará a las 8.45 y finalizará en torno a las 14.30 horas se ha estructurado en dos encuentros bien diferenciados. Por un lado, una sesión más dinámica que servirá para presentar el proyecto RURITAGE a los asistentes, para afianzar la comunidad que ya existe en torno al Camino de Santiago en Castilla y León o para analizar y poner en común sus posibilidades de futuro como modelo de desarrollo dentro y fuera de la región.

«Hemos procurado que en la sesión participen tanto administraciones, como asociaciones, empresas, peregrinos u otros agentes que son e integran el Camino y que, por tanto, tienen mucho que decir y que aportar en torno a su futuro», comentó Zoa Escudero para explicar que la sesión se dinamizará mediante la realización de un taller café participativo, compuesto por una serie de dinámicas que servirán para invitar a la reflexión, el análisis y el debate.

Esta primera parte servirá para establecer algunas de las claves del funcionamiento del nuevo punto de encuentro que se establecerá en Carrión. A partir de las 13.15 horas tendrá lugar la presentación de las conclusiones y los objetivos del nuevo HUB. En esta segunda parte de la sesión podrán participar más personas vinculadas al Camino de Santiago.

El laboratorio será un espacio abierto y dinámico que irá evolucionando a medida que avanza el proyecto y al que se irán incorporando nuevos participantes. Cabe recordar, en este sentido, que es un proyecto europeo, que se enmarca en el programa Horizonte 2020 y trabajará hasta el año 2022 sobre las posibilidades del patrimonio como regenerador de territorios rurales europeos, a través de los intercambios de experiencias y conocimientos, del aprendizaje y del reconocimiento de los valores culturales singulares de las regiones.