La encrucijada de las cámaras de comercio

La encrucijada de las cámaras de comercio
EL NORTE

La subvención de la Junta por sus funciones públicas cubre menos del 16% del presupuesto de estas instituciones, algunas de las cuales apenas generan recursos

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONA

Es uno más de los estamentos sometidos a la paradoja de los nuevos tiempos. En su momento de mayor profesionalización, cuando más servicios prestan a emprendedores y exportadores incipientes, ahora que son más eficientes y transparentes que nunca... es cuando peor lo están pasando, en algunos casos sometidas a una auténtica asfixia financiera. Las cámaras de comercio tuvieron un punto de inflexión en su trayectoria en el año 2010, con la desaparición del recurso cameral permanente, que era la cuota que todas las empresas abonaban de forma obligatoria. Su abolición por el Gobierno de Rodríguez Zapatero forzó a estas entidades a aplicar todo tipo de ajustes y a buscar nuevas fuentes de ingresos. Ahora navegan entre graves problemas económicos y la firma de convenios con las administraciones como tabla de salvación.

La reciente Ley de Cámaras de Castilla y León consagra la función pública de estos entes, pero a la hora de concretar su financiación alude a la disponibilidad presupuestaria de cada momento. Con las maletas ya hechas, el actual ejecutivo autonómico otorgó hace unos días una subvención conjunta, a través del Consejo Regional, de 1,6 millones.

En Castilla y León hay 14 cámaras de comercio –ahora mismo, 13 ya que la de Ávila no se encuentra operativa y sus funciones las ejerce el Consejo– y si se suma el presupuesto de cada una de ellas resulta una cifra superior a los diez millones de euros. Según los últimos presupuestos disponibles de cada una de ellas (2017 y 2018), cubren con ingresos propios obtenidos por sus actividades, servicios, alquileres, etc. en torno al 55%, de forma agregada, mientras que el resto llega en forma de subvenciones de la Junta, diputaciones, UE, etc.

Una por una, la que mayor dependencia tiene de las ayudas de la Administración es la Cámara de Astorga, la cuarta de menor presupuesto si excluimos la de Ávila, cuya directiva dimitió en bloque a finales del año pasado. Astorga, con unos ingresos de 112.853 euros en 2018, precisó de una aportación de fondos públicos de 95.753 euros –el 84,8% del total– para sobrevivir.

Si hablamos de las grandes, subvenciones son también tres de cada cuatro euros que maneja la cámara de Burgos, que preside Antonio Méndez Pozo, comisionado además de la Ley de las Cámaras de Comercio de Castilla y León. Con las cuentas de 2018, la institución burgalesa declaró unos ingresos totales de 821.992 euros, de los que 631.412, es decir el 76,8%, llegaron vía subvenciones y el resto, por la prestación de servicios.

Otra de las cámaras burgalesas, la de Miranda de Ebro, si bien es de un tamaño mucho más reducido, es la única de la comunidad autónoma que refleja 'cero subvenciones' en sus presupuestos. En 2017 cuadró ingresos y gastos en una suma de 59.305 euros, de los que la totalidad en el caso de los ingresos llegaron por la prestación de servicios y organización de actividades.

Una vez esbozado lo que sucede en los casos que ocupan los extremos de las cámaras regionales, entre las otras diez hay un poco de todo. Las hay que necesitan ayudas públicas para cubrir más de la mitad de sus presupuestos: Briviesca, el 67%;Zamora, el 64,5%;Palencia, el 60%;León, el 59%; y Béjar, el 53%. De las cinco restantes, la que menos parte subvencionada lleva en sus cuentas es la Cámara de Soria, con el 21%de sus 536.962 euros presupuestados. Salamanca contó con el 30%; Segovia con el 35;Valladolid con el 39%;y Arévalo, con el 40%.

La pasada semana, la consejera de Economía y Hacienda reunió a las 13 cámaras y les anunció el reparto de 1,6 millones de euros en subvenciones para hacer frente a las funciones público-administrativas reconocidas por la ley autonómica aprobada por las Cortes el pasado 28 de noviembre del año pasado. Se trata de la primera norma autonómica de estas características y desde el Consejo se valora la llegada de los fondos y se resta importancia a si la cuantía es suficiente o raquítica. De hecho, apenas cubre el 15,9%del presupuesto conjunto para el presente ejercicio.

No obstante, las aguas pueden bajar revueltas a no mucho tardar, en concreto cuando llegue la hora del reparto, para el que ha de constituirse un nuevo órgano previsto en la ley. Conocidos son los recelos planteados por la Cámara de Valladolid, que con un presupuesto de 4,4 millones es la más grande con diferencia (le sigue la de León, con menos de un millón). Para los responsables vallisoletanos, la Junta no cree en las cámaras y pretende controlarlas a través de la financiación y el propio texto legal pone de manifiesto la necesidad de que sea modificado en la próxima legislatura.

Las catorce cámaras de comercio de Castilla y León (la de Ávila a través del Consejo Regional) han descrito para El Norte cuál es su situación financiera, cuáles sus necesidades y fortalezas y cómo ven su futuro.

Valladolid

El presidente de la Cámara de Comercio de Valladolid, Víctor Caramanzana, reelegido en su cargo, el pasado mes de septiembre.
El presidente de la Cámara de Comercio de Valladolid, Víctor Caramanzana, reelegido en su cargo, el pasado mes de septiembre. / Miriam Chacón-ICal

Para seguir dando servicios públicos y gratuitos sin financiación pública y no renunciar a su vocación inversora, la Cámara de Valladolid ha cambiado «los procesos a un modelo privado, eminentemente empresarial, con una planificación estratégica que supone una reorientación de objetivos». «Gracias a ese cambio hoy estamos en el camino de la consolidación financiera», señalan. «Nuestras principales fuentes de ingresos vienen de nuestra Escuela de Negocios y de la Escuela Internacional de Cocina, así como de nuestra Digitalizadora de Castilla y León y el blockchain. También somos organismo intermedio de fondos europeos, gracias a los cuales desarrollamos distintos programas en concurrencia competitiva». «Esperamos que en diez años o antes tengamos absoluta independencia financiera, que la Escuela de Cocina ocupe el espacio que merece y que la actividad económica de Valladolid sea capaz de atraer mayor inversión y generar mayor número de empleos de calidad».

«Independientemente de que nos hayamos tenido que reinventar hacia un modelo privado para encontrar estabilidad, somos una corporación de derecho público. Esto significa que muchos de los servicios que prestamos son públicos y gratuitos, y no podemos renunciar a dejar de prestarlos, porque las empresas los necesitan. Y en ese punto es donde la financiación pública es fundamental».

«Echamos en falta una mayor involucración por parte de la administración en nuestra Escuela Internacional de Cocina. Y es algo que nos sorprende porque en Valladolid en particular, y en Castilla y León en general, el turismo y la agroalimentación son fundamentales para el desarrollo económico. El proyecto de la Escuela es un proyecto regional y así debería ser tenido en cuenta por las Administraciones, en tanto en cuanto impulsa la profesionalización de un sector tan fuerte como lo es la hostelería. En el País Vasco, parte del éxito del Basque Culinary viene dado del impulso y la firme apuesta que se hizo desde el gobierno regional en este centro. Nosotros seguiremos luchando para conseguirlo».

«Tenemos acciones concretas de mucha envergadura. Ejemplo de ello es nuestra Escuela de Negocios, la cual es la número 1 de Castilla y León por la que han pasado ya más de 3.200 alumnos, con unas tasas de inserción laboral superiores al 70%. Apostamos por formación adaptada a lo que demandan las empresas. Prueba de ello es la 2º de edición del Master de Industria 4.0 que ha arrancado en marzo, un ámbito que cada día gana más importancia en las empresas, pero del que sigue habiendo un déficit de profesionales especializados. Otra de nuestras grandes apuestas es nuestra Escuela Internacional de Cocina. Nos ha costado mucho levantarla, pero hoy podemos decir que es un referente nacional, gracias al cual se han formado más de 10.000 profesionales de la hostelería. La formación es uno de los buques insignia, pero tenemos otros proyectos potentes. Llevamos tiempo diciendo que apostamos por que las empresas de Valladolid ganen en competitividad. No es una declaración de intenciones y una de las palancas de la competitividad para las pymes es la digitalización. Igual que fuimos referente en el siglo XX con la internacionalización, la Cámara de Comercio de Valladolid quiere hoy ser un referente en la trasformación digital de las empresas. Por ello estamos apostando fuertemente por la digitalización para que todas las empresas -grandes, pymes y micropymes- de todos los sectores lleguen a digitalizarse. Para ello llevamos a cabo un proyecto pionero que es la Digitalizadora de Castilla y León. Arrancamos el año pasado con un Ciclo de Inmersión Digital Empresarial en el que se formaron más de 50 directivos de las organizaciones más importantes de nuestra región, y el desarrollo de retos digitales con empresas como Michelin y GlaxoSmithKline. El próximo mes de mayo lanzaremos la segunda edición de retos digitales».

Palencia

El presidente de la Cámara de Comercio de Palencia, Conrado Merino y el alcalde de Palencia, Alfonso Polanco, el pasado mes de febrero.
El presidente de la Cámara de Comercio de Palencia, Conrado Merino y el alcalde de Palencia, Alfonso Polanco, el pasado mes de febrero. / Brágimo-Ical

«La situación financiera es saludable gracias a unos presupuestos realistas y ajustados. Las principales vías de ingresos son la formación, los servicios a empresas en materia de comercio exterior y los programas de promoción del empleo y el emprendimiento», explican desde la Cámara de Palencia. Ahora bien, «la obligatoriedad de ofrecer múltiples servicios de forma gratuita encarece el mantenimiento de la infraestructura sin una financiación global». Desde la cámara palentina estiman que «las cámaras seguirán siendo en el futuro un referente en representatividad empresarial y en ofrecer los servicios demandados por las empresas».

«La cámara dispone de vivero de empresas, espacio coworking, ventanilla única empresarial, es punto de apoyo a la mujer empresaria, punto de inscripción al sistema de garantía juvenil, desarrolla un programa de internacionalización y es referente en formación a medida».

Salamanca
Benjamín Crespo, presidente de la Cámara de Comercio de Salamanca, junto a Alfonso Fernández Mañueco y al presidente nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, Lorenzo Amor.
Benjamín Crespo, presidente de la Cámara de Comercio de Salamanca, junto a Alfonso Fernández Mañueco y al presidente nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, Lorenzo Amor. / David Arranz-Ical

«Nuestra actual situación financiera aún es un tanto comprometida, (...) pero este último año, gracias a la gestión de los actuales directivos estamos creciendo en servicios y actuaciones, que se ven reflejadas entre otras cosas, en la creación de más de un centenar de empresas en los últimos seis meses –detallan desde la Cámara de Salamanca–. El balance es positivo» y «el único problema que nos aqueja es el financiero». «Nuestras principales vías de ingresos son los convenios con administraciones, como el Ayuntamiento, la Diputación, el Consejo Regional, Cámara de España, fondos europeos, el alquiler de los espacios propios y la gestión de los viveros de empresas».

«Estamos trabajando en tres proyectos nuevos muy interesantes, por una parte la creación del Club Cámara, una plataforma en la que las empresas asociadas puedan potenciar y promover su actividad económica y crear sinergias entre ellas. Las empresas que formen parte del club tendrán unos servicios especiales y acceso a una red profesional propia. La creación de un coworking digital que sin duda servirá para la digitalización de las empresas, instaurando en Salamanca la conectividad 5G. Por otra parte estamos desarrollando otro proyecto llamado «Salamanca Ciudad Circular» cuyo objetivo principal es obtener para Salamanca el título de ciudad circular convirtiéndonos así en la primera ciudad de la Europa Continental en obtener ese título. Calculamos que el impacto económico del primer año se traducirá en la creación de aproximadamente 500 empleos. Y está Basado en «La Economía Circular» concepto económico interrelacionado con la sostenibilidad, que va mucho más allá del concepto del reciclaje, ya que la idea es rediseñar el sistema económico para que el valor de los productos, recursos y materiales se mantengan el mayor tiempo posible en la economía, eliminando así el concepto de residuos.

Segovia
Pedro Palomo, el pasado septiembre, toma de posesión como nuevo presidente de la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Segovia.
Pedro Palomo, el pasado septiembre, toma de posesión como nuevo presidente de la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Segovia. / Diego de Miguel-Ical

«La situación financiera continua siendo de mucha prudencia y cierto optimismo, tras unos años de severos ajustes de los gastos de estructura, de redefinición de nuestro papel y enfoque, para ser capaces de hacer más con menos y gestionar desde la escasez», señalan desde la Cámara de Segovia. Sus ingresos llegan por la vía de «la formación y mediación concursal, la emisión de certificaciones, las subvenciones derivadas de la ejecución de programas públicos y las rentas por el alquiler de instalaciones». «Aquellas empresas y personas que se relacionan con la cámara y perciben el trabajo que se realiza están implicadas con la institución. Nos gustaría una participación más masiva del empresariado que sin duda hará más accesible el sostenimiento financiero».

«El proyecto más singular que hemos desarrollado tiene que ver con la aplicación del mecanismo de segunda oportunidad para pymes y autónomos. La administración de este proceso, conocido comúnmente como mediación concursal está encomendado por ley a las Cámaras de Comercio, y en nuestra provincia estamos mediando en procesos que han culminado hasta la fecha con la exoneración de deudas a los autónomos por importe de 7,5 millones de euros. Realmente es muy gratificante contribuir a que una persona física empresaria, a pesar de un fracaso económico empresarial tenga la posibilidad de encarrilar nuevamente su vida e incluso de arriesgarse a nuevas iniciativas, sin tener que arrastrar indefinidamente una losa de deuda que nunca podrá satisfacer. En Segovia somos pioneros en este proyecto y otras Cámaras nacionales nos piden asistencia».

«En un mundo que evoluciona tanto y tan rápidamente, veo que nuestra Cámara en ese momento será percibida por nuestros grupos de interés en una posición de liderazgo en el apoyo al tejido socio económico de la provincia, siendo la entidad de referencia para emprendedores y las pequeñas y medianas empresas que son las que más nos necesitan. Que para las pymes sea un comportamiento natural consultar con la Cámara cuestiones que desean resolver. Para ello debemos ser capaces de dar respuesta. Debemos ser muy ágiles y continuar desarrollando nuestra capacidad de transformación y adaptación a las necesidades cambiantes de nuestro entorno».

Burgos

Desde el punto de vista de las finanzas, la institución burgalesa afronta «el futuro con cierta tranquilidad hasta tanto la nueva Ley de Cámaras de Castilla y León pueda desplegar todos sus efectos». Sus ingresos proceden de la prestación de servicios y las subvenciones públicas, convenios, acuerdos, etc. «La cámara disfruta de una posición favorable ante la comunidad empresarial que percibe a la institución como una herramienta útil para la defensa de los intereses generales y de promoción y de reivindicación de intereses empresariales.

«Siempre es posible mejorar la relación con las administraciones públicas, en sus diferentes escalas. En Burgos las entidades empresariales, tanto la Cámara como las organizaciones empresariales, como los sindicatos y resto de tejido social con responsabilidades mantenernos una fluida relación de cooperación que permite que puedan afrontarse los grandes temas de desarrollo para la provincia de una manera global. El tejido empresarial burgalés tiene una visión muy amplia de las cosas. No obstante siempre hay que estar muy encima de los temas para que la situación económica/social no sólo se mantenga sino que crezca. Hay áreas en las que Burgos no está teniendo el trato que su dinamismo empresarial y social exige.

«No hay un problema específico que podamos considerar que amenace el futuro de la Cámara. El reto cotidiano es hacer las cosas cada vez mejor y más cercanas a las necesidades reales de las empresas. En el plano puramente material la Cámara está inmersa en influir todo lo posible para que las infraestructuras pendientes (Parque Tecnológico, tren de alta velocidad, Ferrocarril Directo Madrid-Aranda-Burgos como parte del Corredor Central, autovías con Aguilar de Campoo y Logroño, ampliación del Centro de Transportes, etc,) sean una realidad cuanto antes. En otro orden de cosas, aunque pueda resultar extraño para alguien, la Cámara está muy implicada con que el VIIII Centenario de la Catedral suponga el despegue definitivo de unas realidades culturales de primerísimo orden que tiene que tener un reflejo en la actividad económica de los próximos años en un sector de gran futuro como es el de la cultura. La riqueza de Burgos en este terreno es incomparable».

«Los empresarios hemos aprendido a no hacer demasiadas previsiones. Sabemos que las circunstancias son extraordinariamente cambiantes y muchas veces, escapan a la posibilidad de control. Lo más importante es estar en constante alerta para anticipar en lo posible los efectos de los cambios que se puedan prever y desarrollar una capacidad de adaptación a los tiempos. La Cámara en esto tiene que copiar el día a día de nuestras empresas. Al igual que ellas, la Cámara se esfuerza por mantenerse en un mercado en constante evolución».

León

«La evolución del último ejercicio nos hace ser optimistas y pensar en conseguir en el año 2019, al menos, el equilibrio. Los convenios establecidos con el Consejo Regional y con la Junta, así como los programas gestionados en colaboración con la Cámara de España, nos proporcionan el grueso de los ingresos, sin olvidarnos del Club Cámara». Lamentan en la cámara leonesa, eso sí, que «el grado de implicación de las empresas no es, todavía, el deseado». «Hemos alcanzado las 200 empresas que pertenecen a la cámara de manera voluntaria y seguimos intentando que perciban, cada vez más, la utilidad de nuestro asesoramiento y servicios».

«Trabajamos actualmente en la puesta en marcha de un nuevo modelo del Club Cámara que nos permita ofrecer mejores servicios a las empresas asociadas. Además, nuestro objetivo es ser un referente en la información y la formación. Ejemplo de ello es nuestra apuesta por el Plan Integral de Cualificación y Empleo y la proyección en las Ferias de Empleo. Hemos conseguido que empleadores y personas en busca de una oportunidad se encuentren, se conozcan».

«Es imprescindible agilizar los trámites administrativos para la puesta en marcha de nuevas iniciativas empresariales. En los últimos tiempos hemos dado pasos importantes de la mano de la Administración pero hay que seguir trabajando en ello. Reclamamos, como siempre lo hemos hecho, la mejora de las infraestructuras, la simplificación administrativa y, de manera inequívoca, el apoyo para la digitalización y la innovación en la pequeña y mediana empresa. Es fundamental que las nuevas tecnologías lleguen al 100% de la población de Castilla y León».

Soria
La consejera Pilar del Olmo preside el pleno constituyente de la Cámara de Comercio e Industria de Soria junto a su presidente, Alberto Santamaría.
La consejera Pilar del Olmo preside el pleno constituyente de la Cámara de Comercio e Industria de Soria junto a su presidente, Alberto Santamaría. / Concha Ortega-Ical

Es la Cámara de Soria una de las más optimistas, con diferencia. «La situación financiera de la cámara es muy buena. Hemos ido generando ingresos crecientes a lo largo de los últimos años y ha tenido superávit en todos ellos. En 2018, de 51.590,53 euros». Los ingresos generados por la propia actividad de la cámara suponen el 55% del total gracias a que «el empresariado soriano ha respondido de una forma decidida». «Sienten la cámara como lo que es, suya, y valoran nuestros servicios», explican.

«Pedimos, de una forma determinante, más y mejores oportunidades para una provincia que languidece y que adolece de unos servicios adecuados de lo más elemental: de sanidad, educación. Tampoco disponemos de infraestructuras que permitan a Soria ser competitiva. Echamos de menos políticas que contribuyan de una vez por todas a la vertebración del territorio y que permitan que a Soria lleguen empresas, inversiones y personal a trabajar atraído por el empleo que generarían».

«La Cámara de Comercio de Soria ha delimitado en la actualidad las inversiones y la generación de empleo que van a llevar a cabo las 50 empresas mas importantes de Soria en los próximos 3 años. Y unido a ello ha detectado la problemática que se avecina de falta de recursos humanos para trabajar en nuestras empresas. Falta personal cualificado (ingenieros, personal de mantenimiento, soldadores etc) y personal no cualificado. Por ello hemos puesto en marcha un nuevo servicio a empresas para atraer personal de otras provincias de España y también del extranjero. Lo estamos haciendo en colaboración con otras instituciones y Cámaras de Comercio y esperamos poder ir dando solución a la enorme problemática que la falta de personal genera para las empresas sorianas. Además vamos a replicar el exitoso proyecto de la Marca de Garantía del Torrezno de Soria al Chorizo de Soria. Ya estamos dando los primeros pasos. Y el tercer pilar es un proyecto para crear un centro de coworking digital que permita a las empresas sorianas trabajar y avanzar en materia de digitalización».

Ávila

«La Cámara de Ávila tiene una situación excepcional. Tras la dimisión del Pleno en diciembre, la Dirección General de Comercio y Consumo como órgano tutelante encomendó la gestión ordinaria de la institución al Consejo de Cámaras de Castilla y León como entidad que se hace cargo de los intereses de la cámara en cuantas actividades resulten indispensables para el funcionamiento ordinario. Se espera que en el menor plazo posible la institución abulense vuelva a abrir sus puertas».

Zamora
El presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora, Manuel Vidal, asiste a la presentación de la revista 'IV Estacion'.
El presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora, Manuel Vidal, asiste a la presentación de la revista 'IV Estacion'. / J. L. Leal-Ical

La situación está «totalmente saneada, con inmejorables ratios de solvencia, eficacia y liquidez, sin problemas de tesorería», sostienen desde la institución zamorana. «El 98% de nuestros ingresos provienen de los servicios que prestamos a empresas y emprendedores, de las aportaciones voluntarias de las empresas y de los programas que gestionamos, principalmente de fondos europeos». «Nos gustaría que se utilizase mucho más a las cámaras para el desarrollo de programas y encomiendas de gestión; seriamos mas eficientes que la administración, o para llevar determinados registros públicos relacionados con la empresa».

«Las Cámaras somos muy conocidas a nivel internacional como referente del sector empresarial de cualquier país. Si vamos a un país contactamos con la Cámara de Comercio Local y cualquier inversor exterior donde llama es a la Cámara española de la demarcación que necesite. También debemos ser la referencia para una adecuada y eficiente gestión de la Formación Profesional Dual, pues nuestro conocimiento de todo el tejido empresarial, de sus necesidades formativas, creo que nos hacen acreedores de ser el interlocutor ideal entre la autoridad educativa y las empresas, validando las aptitudes de estas para los programas de formación dual».

«La sociedad creo que nos ve como una institución muy profesionalizada, imparcial, lejos de los conflictos laborales y sindicales y reivindicativa y defensora de los intereses de nuestra provincia, no de intereses particulares o sectoriales. Realmente somos una institución que vela por el bien común y el desarrollo de nuestros territorios».

«Con la estructura actual no podemos afrontar más proyectos de los que tenemos y necesitamos una financiación pública estable que nos permita gestionar más recursos. Tenemos un vivero de empresas que nos funciona muy bien y que recientemente ha sido premiado por la Fundación de la Obra social de las Cajas de Ahorro FUNCAS y nos gustaría complementarlo con un espacio de trabajo cooperativo o compartido (coworking, en inglés) e incluso una aceleradora de empresas. Es una idea que estamos definiendo».

Briviesca

De «saludable» califican el estado de sus finanzas, ya que se encuentras saneadas y sin endeudamiento. «Esto se debe a que ha sabido adaptarse a la nueva realidad de las cámaras, garantizando la prestación de los servicios que las empresas de la demarcación demandan de la forma más eficiente posible».

«En este momento, la Cámara de Briviesca centra sus esfuerzos en dar continuidad todas aquellas actuaciones cuyos resultados han sido satisfactorios para el tejido empresarial junto con la implantación de nuevos servicios y programas. Para ello, necesitamos disponer de estabilidad para continuar en esta línea de trabajo y tratar de prestar servicios útiles y contribuir al desarrollo económico y social de nuestra ciudad a través de una labor que beneficie a las empresas pertenecientes al sector comercial, industrial y de servicios de la demarcación».

«La Cámara de Briviesca organiza de forma anual actividades promocionales para diferentes sectores empresariales como pueden ser el Fin de Semana del Pincho para el sector de la hostelería, o ferias y campañas de promoción para el comercio que tienen muy buena acogida por parte de las empresas».

Béjar

La cámara «tiene un fondo de maniobra positivo y suficiente para la actividad de la misma, con un ratio de solvencia que garantiza el sostenimiento de la entidad, y con un ratio de endeudamiento muy pequeño que genera una gran confianza en la operatividad y continuidad de esta corporación». La cámara bejarana echa de menos «que se valoren todos los años de experiencia y duro esfuerzo al servicio de los industriales, empresarios y comerciantes de la ciudad, no solo de los textiles» y demanda «una mínima dotación presupuestaria por parte de la Junta que permita a las cámaras desarrollar en condiciones dignas las funciones público administrativas».

«Desde hace tiempo, venimos pidiendo una mínima dotación presupuestaria para las Cámaras, por parte de la Junta de Castilla y León, que nos permita desarrollar en condiciones dignas nuestras funciones público administrativas. Recientemente si hemos visto de la Administración ese compromiso de ayuda en la financiación de las Cámaras que agradecemos enormemente. Otro problema que tiene la Cámara de Béjar es su exigua demarcación territorial, exclusivamente alcanza a la ciudad de Béjar, pero no a su comarca. El ámbito de actuación es muy limitado».

«En estos momentos estamos implicados en el Plan de Reindustrialización de Béjar que es fundamental para el desarrollo del tejido empresarial de nuestra ciudad, y en un proceso de digitalización del comercio para conseguir que esté preparado para nuevos retos y oportunidades que permitan el crecimiento económico y creación de empleo».

«Sin duda, nuestras expectativas futuras son optimistas ya que históricamente (durante más de 100 años ) las Cámaras han subsistido a vaivenes políticos, guerras civiles, dictaduras y gobiernos mediocres.  Nuestra responsabilidad como Cámara es seguir contando con el respeto institucional, así como el de la Industria y el Comercio de Béjar, para ello, seguiremos trabajando de forma incansable para que nuestra ciudad y comarca tenga en la Cámara un referente de trabajo bien hecho por y para ellos desde la honradez, la sensatez, la buena fe y con la mano siempre tendida para colaborar donde la Cámara pueda favorecer a los intereses que representamos».

Miranda de Ebro

La cámara recibe ingresos «desde diferentes vías, a través de las empresas instaladas en el vivero, la emisión de certificados, del Fondo Social Europeo, Feder y de la Junta». A sus responsables les gustaría «que se ponga en valor que las cámaras «son imprescindibles y que desarrollan funciones público-administrativas y consultivas claves para las Administraciones Públicas».

«La Cámara de Miranda de Ebro va a poner en marcha el Club Cámara, reforzando sus servicios para adaptarlos a las necesidades de las empresas asociadas. El Club Cámara es una plataforma de generación de negocio, basada en el concepto «doing business», en la que las empresas asociadas pueden promover, promocionar y potenciar su actividad económica y crear sinergias entre ellas, con el cliente potencial y con las Cámaras de Comercio distribuidas por todo el mundo. Un club pensado para ofrecer de una forma ágil y directa el apoyo empresarial que necesita la empresa, con ventajas reales y prácticas, sea cual sea el tamaño de la empresa, incluso si se es autónomo sin empleados contratados, todos forman parte de la Cámara. Como valor añadido, las empresas asociadas desarrollan y mejoran la Responsabilidad Social Corporativa, aumentan el networking con otros empresarios, acceden a canales de comunicación directa con instituciones e incrementan la visibilidad de la empresa».

«La Cámara de Comercio de Miranda prevé que todos los espacios para emprendedores de su Vivero de Empresas estarán completos (en la actualidad la ocupación es del 77%), la entidad cameral continuará realizando las funciones público administrativas y materializando diferentes propuestas en cuanto a comercio exterior, comercio local, formación, apoyo a los emprendedores, competitividad, etc».

Astorga

La cámara ha ido adaptando los gastos ordinarios a los ingresos, hasta contar con «una exposición al riesgo prácticamente minimizada» y utiliza vías puntuales de financiación para cubrir los desfases temporales de liquidez». «Es necesario que nuestra labor de servicio público a las empresas se vea reconocida, compensada y sostenida por la Administración General del Estado». Además, creen en Astorga que «tenemos demasiado burocratizada la administración y con muchas rigideces que dificultan no solo el emprendimiento sino el propio desarrollo empresarial».

«Queremos seguir potenciando la formación impartida en nuestros edificios, ya que gozamos de todas las homologaciones para poder llevarla a cabo y estamos en vías de obtener alguna más. Si no tenemos un tejido laboral con una formación adecuada nuestras empresas tendrán un incentivo menos para instalarse en nuestra demarcación o seguir ampliando.»

Arévalo

«La situación financiera es de tranquilidad ya que, pese a tener un presupuesto ajustado, no contamos con ninguna deuda», señalan desde la Cámara de Arévalo. «Seguimos trabajando para desarrollar todas nuestras competencias, y prestar todos los servicios y, por ello, deberíamos de contar con una cierta estabilidad que nos permita continuar con nuestra labor, muy bien recibida y aprovechada por las empresas».

«Nuestra Cámara, organiza junto al Ayuntamiento de Arévalo de manera bianual la Feria de Muestras, uno de los eventos mas importantes de nuestra ciudad que reúne a los empresarios de la zona y de distintas partes de Castilla y León, repercutiendo de manera muy positiva a todos los comercios y hostelería de la localidad, por la gran afluencia de público que conlleva».

«En diez años, vemos una Cámara solvente, dado que tiene un papel muy importante en el tejido empresarial de nuestra zona, que además de prestar servicios de calidad a día de hoy, garantizamos de igual manera seguir realizándolos en el futuro».

Temas

León