Los diputados y senadores de Castilla y León vuelven de Madrid sin estrenarse

Congreso de los Diputados./EFE
Congreso de los Diputados. / EFE

Los parlamentarios del PSOE dejan a cero su balance, sin plantear preguntas al Gobierno de Sánchez sobre asuntos de sus provincias, y los del PP reutilizan iniciativas generales para mejorar sus datos

Susana Escribano
SUSANA ESCRIBANO

Casi no les ha dado tiempo a tomar la medida al escaño. Tampoco a conocer el camino del Registro, que es el departamento donde se presentan las iniciativas. Los setenta parlamentarios de Castilla y León, 31 diputados y 36 senadores (3 más designan las Cortes autonómicas) que resultaron elegidos en las elecciones del 28 de abril, vuelven al punto de partida, que empieza por seguir en las candidaturas con las que sus partidos concurrirán a las urnas el 10 de noviembre y luego, que los electores vuelvan a respaldarles.

La legislatura ha sido ultracorta, estéril en debates y poco fructífera en presentación de iniciativas, mayormente preguntas al Gobierno para que responda por escrito, que han caducado con la disolución de las Cámaras. El repaso a las fichas de actividad parlamentaria de los representantes de la comunidad pone de manifiesto que una vez que se abandona la oposición, se acaba la curiosidad por preguntar o pedir datos. Eso sucede con los diputados y senadores del PSOE, que en legislaturas anteriores presentaban números que abrumaban y ahora dejan el recuento a cero. El segoviano Félix Montes cerró el periodo anterior, de julio de 2016 a marzo de 2019, con 2.541 iniciativas firmadas, y su compañero zamorano José Fernández Blanco, alcalde de Puebla de Sanabria, contabilizó 2.204. Este último mantuvo su escaño en abril.

La curiosidad que perdieron los socialistas en el Congreso y el Senado con la llegada de Pedro Sánchez a la Moncloa (el registro de iniciativas cayó en picado tras la moción de censura) la encontraron los populares en cuanto aterrizaron en la oposición. «Cuando gobiernas, a ministros y secretarios de Estado les tienes a mano y les preguntas en persona», explicaba en marzo el senador del PP por Soria Gerardo Martínez, que cerró legislatura con tres intervenciones y hoy es uno de los parlamentarios que más ha preguntado en el Senado: 35. Gran parte de esa batería de cuestiones también las ha registrado a su nombre su compañera Laura Prieto. Es práctica habitual. Si de un partido hay dos parlamentarios en una provincia, registran las mismas cuestiones por duplicado. Si hay tres, por triplicado. La pregunta es una, pero hace 'caja' en los índices de actividad de todos. Ocurre en los escaños del PP de Soria, Segovia, Salamanca, Ávila, en menor medida, y Palencia.

En el último momento

En el Congreso encabeza el registro de iniciativas la exconsejera de la Junta Alicia García, diputada por Ávila. Su ficha muestra 129 iniciativas, 47 presentadas con la legislatura ya amortajada, el 19 de septiembre, y calificadas por la Mesa delCongreso el 23 para caducar de inmediato. Solicitud de datos sobre programas y estadísticas relacionadas con las familias, voluntariado, servicios sociales o dependencia centran esas preguntas. Le sigue la burgalesa Sandra Moneo, con 67, y la exconsejera Milagros Marcos, diputada por Palencia, con 58, de las que presentó 36 también el 19 de septiembre.

Retribuciones

2.981,9
euros es el sueldo mensual de un parlamentario nacional
1.921,9
euros suman cada mes los que son de fuera de Madrid.
Complementos retributivos.
Los diputados y senadores que hacen labores de portavoz en comisión o forman parte de las mesas perciben complementos que oscilan entre los 740 y los 2.830 euros. Presidentes, vicepresidentes y secretarios del Congreso y Senado disfrutan de otra asignación.
Tecnología y transporte.
Las Cámaras facilitan teléfono y 'tablet', abonan los desplazamientos y entregan una tarjeta de 3.000 euros anuales para taxis.

El salmantino José Antonio Bermúdez de Castro y Sandra Moneo son los dos diputados más experimentados del batallón autonómico. Llevan en el tajo parlamentario desde marzo de 1996. Bermúdez de Castro ha firmado 47 iniciativas. Algunas idénticas a las de su compañera María Jesús Moro. Otras no. Plantea una solicitud de información sobre las anomalías del escrutinio provisional de las elecciones del 26 de mayo, con cambio de concejales en Segovia y León. En esta última provincia con baile de procuradores autonómicos.

También esperaron al último estertor de la legislatura para registrar preguntas dos diputados vallisoletanos: la popular Isabel García Tejerina y Pablo Sáez Alonso-Muñumer, único parlamentario nacional de Vox en la comunidad. La exministra de Rajoy presentó 10 de sus 22 preguntas para respuesta por escrito el día 19 de septiembre.

Los diputados de Cs firman cuestiones propias y un pequeño lote, todos, sobre el bloqueo de los fondos autonómicos, la Autovía del Duero a su paso por Soria y la cárcel soriana, única provincia sin escaño naranja.

La práctica totalidad de los 39 senadores y 31 diputados que Castilla y León aporta a las Cortes Generales pasan inéditos por los Diarios de Sesiones de esta decimotercera legislatura. Más allá de 'sí, juro' o 'sí, prometo' cuando acatan la Constitución al tomar posesión del escaño y el 'sí' o el 'no' que regalaron a Pedro Sánchez en el pleno de la investidura fallida, nada. Se cuentan con los dedos de una mano, y sobran. Incluso en el caso de los senadores Ander Gil y Javier Maroto, que son los portavoces del PSOE y del PP en el Senado. Lo mismo les ocurre en iniciativas presentadas al burgalés y al vitoriano llegado a la Cámara alta con el billete del PP de Castilla y León para el escaño de designación de las Cortes autonómicas que correspondió a los populares tras el 28-A.

Expedientes de padrón

Las fichas socialistas son un erial. Ni una pregunta ni una solicitud de información que aporte datos o seguimiento de cuestiones que afectan a las áreas temáticas de las que se ocupan o proyectos de sus provincias. Confianza total, ciega, en la gestión del Gobierno en funciones de Pedro Sánchez. Solo dos senadoras de la comunidad, la burgalesa María del Mar Arnáiz y la segoviana Ana Agudíez, han registrado una iniciativa. La primera, una pregunta oral sobre la situación de la España vaciada que llegó a formular en el pleno. La segunda, la solicitud de remisión del expediente de empadronamiento del senador Javier Ignacio Maroto Aranzábal en el Sotosalbos. Y no hubo más.