Detenido el presidente de la Lonja de Segovia por la estafa de falsos sondeos agrícolas en Valladolid

El presidente de la Lonja Agropecuaria de Segovia, Carlos González Muñoz./A. T.
El presidente de la Lonja Agropecuaria de Segovia, Carlos González Muñoz. / A. T.

La 'operación Pocero' suma tres afectados y se investiga cinco casos más solo en la provincia contra la empresa Aquaorbit de Carlos González Muñoz

J. Sanz
J. SANZValladolid

La denominada 'operación Pocero', llevada a cabo por la Guardia Civil de Valladolid a raíz de la denuncia inicial de un agricultor de la comarca de Medina del Campo –pagó 11.343 euros a la empresa segoviana Aquaorbit por un sondeo que nunca le hicieron–, suma ya tres afectados solo en la provincia y los agentes investigan, al menos, otros cinco casos de posibles víctimas de una presunta estafa que estaría encabezada por el responsable de la firma segoviana, Carlos González Muñoz, de 45 años, quien preside desde hace un lustro la Lonja Agropecuaria de Segovia, una respetada institución sin ánimo de lucro encargada de fijar los precios de referencia del sector agrícola y ganadero de cara a facilitar las transacciones comerciales en los mercados entre productores y compradores.

Carlos González Muñoz, máximo responsable de la firma Aquaorbit, con sede en Segovia y especializada (en teoría) en perforaciones agrícolas, fue detenido el día 22 en calidad de investigado por un delito de estafa después de dos meses de investigaciones a raíz de la denuncia interpuesta por el agricultor de Medina del Campo, que contrató los servicios de la empresa para realizar un pozo en su finca y que llegó a pagar el 31 de enero 11.343 euros (la mitad del coste del sondeo) sin que nunca comenzará la obra. El trabajo costaba 22.687 euros, cuando el coste habitual de estos sondeos (de 250 metros) ronda los treinta mil.

«Precios bajísimos»

«El precio que ofrecía era bajísimo, pero parecía una persona de confianza, sobre todo, cuando ves que es el presidente de la Lonja de Segovia», explica uno de los afectados por una posible estafa que, por ahora, alcanza a tres agricultores vallisoletanos. Junto al principal sospechoso está siendo también investigado su hermano, R., de 41 años, quien realiza, al parecer, labores administrativas para Aquaorbit.

La empresa en sí, según consideran los investigadores, «era ficticia» y se publicitaba a través de una página web (sondeosaquaorbit.es) que continúa activa. El caso es que en ella ofrecen aún hoy la dirección real de su oficina (en el número 12 de la avenida del Acueducto de Segovia) y un teléfono fijo de contacto, en el que ayer mismo contestó el hermano de Carlos González, quien primero explicó que la «empresa ya no está aquí» y luego reconoció su vinculación. Los dos investigados, eso sí, figuran también como administradores de otra empresa del sector que tiene su oficina en la misma dirección.

«Aquello solo fue un problema con la máquina»

El hermano del aún presidente de la Lonja de Segovia, investigado junto a él en la 'operación Pocero', defendió ayer la inocencia de ambos y justificó que «aquello –en alusión a la primera denuncia de un agricultor vallisoletano– fue un problema con la máquina, que no pudo ir a realizar el sondeo en los plazos comprometidos y el cliente, aunque mi hermano (Carlos González) le dijo que le devolvía el dinero, presentó la denuncia». Fuentes del caso aclararon ayer que la víctima, en efecto, recibió algo más de dos mil euros de los más de once mil que pagó a Aquaorbit.

El principal investigado en la 'operación Pocero', Carlos González, declinó hablar con este periódico. Sí lo hizo su hermano para defender la inocencia de ambos e intentar aclarar que Aquaorbit es una «marca legal» con la que ofrecen aún la realización de sondeos y perforaciones en terrenos agrícolas.

No opinan lo mismo los investigadores, que apuntan a que la empresa es «ficticia» y opera ofreciendo la firma de contratos bajo «una apariencia de realidad, legalidad y profesionalidad». Los denunciantes apuntaron en su día que las máquinas que figuran en la web para ilustrar los trabajos que ofrecen «pertenecen a otras empresas del sector».

Los dos hermanos están en libertad y la investigación sigue abierta.