El conductor ebrio que mató a una mujer en Parquesol se enfrenta a cuatro años de prisión

Los bomberos tratan de excarcelar a las víctimas del accidente en Parquesol. /J. Asua
Los bomberos tratan de excarcelar a las víctimas del accidente en Parquesol. / J. Asua

La Fiscalía le acusa de homicidio por imprudencia grave, un delito contra la seguridad vial y otro de conducción temeraria

M. J. Pascual
M. J. PASCUALValladolid

El Juzgado de lo Penal 4 acoge esta mañana el juicio contra Carlos D. M., de 33 años, que se sentará en el banquillo como presunto autor del homicidio por imprudencia grave, al conducir a velocidad excesiva bajo la influencia del alcohol y protagonizar una enloquecida escapada desde la parada de taxi de El Corte Inglés, donde estuvo a punto de atropellar a varios peatones, escapada que culminó en un choque con otro vehículo en Parquesol, donde resultó mortalmente herida una mujer de 30 años, la noche del 4 de agosto de 2017.

Según las conclusiones provisionales del fiscal adelantadas por la agencia Efe, el joven conducía un turismo por la plaza Juan de Austria de la capital vallisoletana en dirección al Paseo de Zorrilla «a gran velocidad», bajo los efectos del alcohol, por lo que tenía mermadas sus facultades psicofísicas con la consiguiente lentitud de reflejos, reducción del campo visual y alteraciones de la percepción.

Estos efectos limitaban «gravemente» sus facultades para el manejo del vehículo y, como consecuencia, a la altura de El Corte inglés, chocó con un taxi que se encontraba estacionado en la parada. Carlos D. M. se bajó del vehículo y el chófer del taxi percibió que podía estar bebido, motivo por el que alertó a la Policía.

Pero el procesado de nuevo al vehículo y abandonó el lugar derrapando en una huida en la que pasó de nuevo por la Plaza Juan de Austria y condujo por el paso de peatones de la zona, «obligando» a los transeúntes a «saltar a la acera para evitar ser arrollados».

Luego cruzó la Avenida de Salamanca con el semáforo en rojo que le obligaba a detenerse y siguió por la calle Doctor Villacián, cruzando también la intersección con la calle Adolfo Miaja de la Muela con el semáforo en rojo por la calle Hernando de Acuña.

Al llegar al cruce con la calle Manuel Silvela del barrio del Parquesol, continuó la marcha sin respetar el semáforo en rojo, momento en el que inició la marcha un turismo que procedía de Manuel Silvela con su semáforo en verde y conducido por una mujer de 30 años. Los dos coches colisionaron y la conductora sufrió lesiones de tal gravedad que murió el 8 de agosto de 2017.

Cuando los policías acudieron al lugar del suceso, observaron al dirigirse al acusado que presentaba síntomas de encontrarse bajo los efectos de bebidas alcohólicas.

2,47 gramos de alcohol por litro de sangre

El encausado solicitó contrastar la prueba de alcohol en sangre y fue trasladado al hospital a las 24:30 horas del 5 de agosto de 2017, donde arrojó un resultado positivo en alcohol de 2,47 gramos de alcohol en litro de sangre, similar a 1,23 miligramos de alcohol por litro de aire espirado.

El fiscal considera que los hechos constituyen un delito contra la seguridad vial, otro delito contra la seguridad vial de conducción temeraria y un tercer delito de homicidio por imprudencia grave.

Reclama para el encausado cuatro años de prisión y la privación del derecho a conducir vehículos de motor o ciclomotores durante un periodo de seis años.

Además, el acusador público demanda que el encausado y la compañía aseguradora del vehículo que conducía indemnicen a familiares de la víctima con cantidades que suman más de 200.000 euros.