El TSJ condena a pagar 46.067 euros a Sacyl por un error en el Río Hortega de Valladolid

Fachada del Hospital Río Hortega de Valladolid. /Henar Sastre
Fachada del Hospital Río Hortega de Valladolid. / Henar Sastre

El paciente, un joven de 28 años, tuvo que llevar por un mal diagnóstico un neuromodulador que limitó su actividad y su calidad de vida

EL NORTEValladolid

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León ha condenado al Sacyl a indemnizar con 46.067 euros a un enfermo al que un error de diagnóstico le produjo secuelas que han afectado a su salud y a su vida personal, según informaron ayer fuentes de la asociación El Defensor del Paciente.

El paciente, S. A. D., un joven que contaba 28 años cuando el pasado día 22 de marzo de 2014 acudió a los servicios de urgencias del Hospital Universitario Río Hortega, en Valladolid, donde se le apreció una retención de orina acompañada de una insuficiencia renal aguda, según las mismas fuentes procesales.

Los servicios médicos de la gerencia regional de Salud aconsejaron su derivación a un facultativo especializado en el Hospital General Yagüe, en Burgos, adscrito igualmente al servicio público asistencial de Sacyl, para la realización de una prueba, pero la derivación fue denegada.

En noviembre de 2014, al persistir los problemas, le fue implantado un neuromodulador que no mejoró las funciones afectadas, por lo que el paciente decidió acudir a una clínica privada en Barcelona, en el mes de febrero del año siguiente, de 2105, donde le fue diagnosticado una obstrucción infravesical severa.

En esa clínica privada catalana se consideró que la implantación del neuromoulador había sido innecesaria, y con ese informe regresó al Hospital Universitario Río Hortega donde, tras asumir el error de diagnóstico previo existente, según las mismas fuentes, se le practicó una cervicotomía el 16 de abril de ese mismo año.

El 12 de agosto siguiente le fue retirado el neuroestimulador que durante todo el tiempo que lo llevó implantado le limitó su actividad con alteraciones en su vida y «efectos indeseables», según las mismas fuentes, así como continuas infecciones e ingresos hospitalarios, según informa Efe.