Coches camuflados y con matrícula roja en las carreteras de Valladolid

Turismo camuflado, ayer, en la Autovía A-601./El Norte
Turismo camuflado, ayer, en la Autovía A-601. / El Norte

Es frecuente ver circular a vehículos como el de la imagen por la Autovía de Pinares, que une la capital vallisoletana con Segovia

B. M. C.Valladolid

Quizá en alguna ocasión se haya cruzado con uno de estos misteriosos coches. Llaman la atención porque circulan completamente camuflados bajo una capa de una pintura blanca y negra que cubre toda la carrocería e impide que se vean con claridad los detalles de su diseño.

Ayer, sin ir más lejos, a la altura de la localidad vallisoletana de Santiago del Arroyo, en la Autovía de Pinares (A-601), que une la capital del Pisuerga con Segovia, circulaba un coche de estas características. En esta ocasión, además, llevaba una matrícula roja, un color que indica que el permiso de circulación es temporal y solo se concede por un año.

Al parecer, se trata de vehículos que permiten a los fabricantes testar sus nuevos modelos antes de que salgan a la venta al público e identificar posibles fallos para solucionarlos antes de que lleguen a los concesionarios.

Según esta web especializada en motor el uso de la pintura blanca con líneas negras para camuflar vehículos no es algo novedoso. Esta práctica se remonta a la Primera Guerra Mundial -se utilizaba en los barcos de guerra- y recibe el nombre técnico de 'pintura de deslumbramiento' o 'camuflaje Dazzle'. Su principio es muy sencillo: el contraste entre el blanco y el negro hace que el ojo humano y, sobre todo, el objetivo de una cámara no pueda fijarse en los detalles.

No es el único sistema que se utiliza en el mundo del motor para sacar coches a la carretera sin que se identifique la marcar y el modelo. En ocasiones, explican en Hightmotor.com, se utiliza una carrocería falsa con burbujas de plástico o se introducen elementos que luego no aparecerán en el modelo de producción. También usan vinilos de color negro, que absorbe la luz infrarroja de las cámaras, haciendo que la imagen no se perciba bien. Toda precaución es poca para no desvelar antes de tiempo las formas de los coches que están por llegar.