Cinco mil mujeres denuncian cada año haber sido agredidas por machismo en la región

El comisarioJorge Zurita, la delegada Virginia Barcones, la consejera Alicia García y el psicólogo Jaime Gutiérrez, al fondo. ::</p><p> L. Pérez-ical/
El comisarioJorge Zurita, la delegada Virginia Barcones, la consejera Alicia García y el psicólogo Jaime Gutiérrez, al fondo. ::</p><p> L. Pérez-ical

Las víctimas dispondrán de atención psicológica en menos de media hora en una comisaría

Ana Santiago
ANA SANTIAGOValladolid

«Un acto de auténtica valentía, que supone renunciar a tu entorno, perder la calidad de vida». Así califica el valor para entrar en una comisaría, y denunciar a un agresor al que se tiene pavor, el jefe superior de la Policía en Castilla y León y uno de los padres del sistema Viogén, herramienta informática para hacer seguimiento de los casos de violencia en España, el comisario Jorge Zurita. Cuando una mujer atraviesa las puertas de una comisaría lo hace con pasos de inseguridad e incertidumbre, casi nunca demasiado convencida y todavía con miedo a la respuesta del policía o guardia civil que recoge sus palabras. Por ello, la necesidad de empatía por parte de la persona que tiene enfrente y de amparo y garantías. Cada año, más de cinco mil mujeres interponen una acusación formal en Castilla y León. Y solo el 0,0078% son falsas.

La denuncia es el primer paso del fin de la violencia machista que sufre una mujer y potenciarlas y protegerlas una clara forma de avanzar en contra de esta lacra social y de poner en su sitio al agresor. En ello coinciden los dos gobiernos, el Central y el autonómico, en su lucha contra la violencia machista y para ello, los agentes, 330, han contado ya con una formación específica para ayudar a empatizar y sensibilizarse, para saber tratar a una víctima tanto policías nacionales, como locales y guardias civiles. Y aunque anunciado en varias ocasiones como una prestación más de futuro, la atención psicológica en menos de media hora es ya una realidad en la zonas rurales y el próximo lunes se activará en Valladolid con el objetivo de extenderse a todo el territorio autonómico a lo largo de las próximas dos semanas. Hasta la fecha apenas han sido experiencias piloto que han sumado trece casos en zonas rurales y uno en urbana de las diferentes provincias de la comunidad.

Supone que a la víctima se le ofrecerá desde la propia comisaría tal asistencia y solo si ella lo desea se desplazará alguno de los 82 psicólogos preparados para estos casos. La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, y la delegada del Gobierno en la Comunidad, Virginia Barcones, presentaron ayer el convenio y los detalles del «servicio de atención psicológica urgente en sede policial a víctimas de violencia de género», con presencia además del presidente del Colegio de Psicología de la Castilla y León, Jaime Gutiérrez, quien destacó que «es todo un reto dar este paso. Colaboramos desde el año 2001 con la Junta y ahora para acompañar estas denuncias que, desde luego, no son mismo para la persona que cualquier otra y precisan apoyo psicológico».

Según los datos que facilitó la Delegación del Gobierno, actualmente en estos momentos hay 1.200 mujeres con medidas de protección en la comunidad de los 2.600 casos activos por violencia doméstica y las citadas más de 5.000 denuncias al año. Este número se mantiene más o menos estable cada año, algunos se ha quedado entorno a los 4.600 y otros ha superado los 5.400, según el registro del último decenio.

Además, Castilla y León tiene 2.000 informes sociales de víctimas de este tipo de violencia, según los datos facilitados por la consejera de Familia, a disposición de otras entidades y colectivos para ayudar en esta problemática donde la «cooperación es fundamental».

La comisaría de Delicias de Valladolid ha acogido este acto de presentación para incidir en la importancia de que los agentes conozcan la existencia de este servicio gratuito y lo ofrezcan. La financiación corre a cargo de la Junta.

La consejera recordó que este servicio también está dirigido a los menores y discapacitados que dependencia de la víctima y que funciona todos los días del año, las 24 horas del día. Si hay conformidad de la víctima, los policías tendrán un teléfono específico para avisar al Colegio de Psicólogos, que pondrá en marcha a uno de los profesionales de estos equipos especializados.

Alicia García ha recordado que la Junta creó en 2015 «el modelo integral de atención a víctimas de violencia de género 'Objetivo Violencia Cero' para impulsar una atención y asistencia inmediata y personalizada a las víctimas a través de los coordinadores de caso y mediante un trabajo coordinado de todos los profesionales implicados en los diferentes ámbitos».