Los cinco grandes hospitales ampararán la falta de especialistas de los otros nueve de la región

Zona de Urgencias del Hospital Clinico de Valladolid. /Henar Sastre
Zona de Urgencias del Hospital Clinico de Valladolid. / Henar Sastre

La reorganización de la Atención Especializada conllevará previsiblemente cambios de gerentes

Ana Santiago
ANA SANTIAGOValladolid

Las carencias, en particular en Ginecología y Oncología, del Hospital de los Santos Reyes de Aranda de Duero de Burgos ha adelantado algunos planes que ya estaban sobre la mesa y el complejo asistencial burgalés asumirá ya, «en la medida de sus posibilidades», algunas de las debilidades del comarcal. Pero solo anuncia un plan mucho más ambicioso de la reorganización de la Atención Especializada en Castilla y León donde la falta de médicos en algunas especialidades y la situación de algunos hospitales menos atractivos por su ubicación o por su falta de complejidad hace difícil atraer contrataciones y ha llevado a la Consejería de Sanidad a optar por otro tipo de medidas, sin abandonar la de poder reforzar plantillas. Explica así el gerente de Sacyl, Manuel Mitadiel, que «la clave estará en que los hospitales de nivel 3 y 4 apoyen y se hagan responsables en buena medida de los de nivel 1 y 2. Segovia o Ávila, entre otros, tienen falta de especialistas; pero la atención no puede faltar y serán complejos asistenciales más grandes los que asuman estas carencias», explica.

De esta forma, hospitales como el Clínico y el Río Hortega de Valladolid y los complejos asistenciales de Salamanca, Burgos y León complementarán y compensarán las carencias de los otros nueve del sistema sanitario público autonómico, tanto los comarcales como Medina del Campo (ya adscrito en buena medida al Clínico) como otros de más peso como Segovia o Ávila. Son las líneas generales de trabajo que pasarán por análisis zona por zona para establecer los criterios, por consejo y por el Parlamento.

Una organización diferente y paralela, no obstante, a los llamados centros de referencia que atienden un reparto geográfico por zonas de proximidad o para toda la comunidad de alta complejidad y superespecialización dentro de un departamento como ocurre con los trasplantes, determinados tratamientos de cáncer o la cirugía pediátrica, entre otros muchos.

Los hospitales, en función de su complejidad y tamaño, están clasificados en cuatro niveles y los de mayor categoría resultan siempre más atractivos para un profesional que quiera desarrollar una carrera en Especializada, por lo que es más fácil adecuar bien las plantillas.

«No se ha cambiado el gerente de Burgos por el tema de la reconversión a manos públicas del HUBU»

En cuanto a los posibles cambios de gerencia que pueda ocasionar esta reestructuración asistencial hospitalaria, Mitadiel reconoció que «podría haber más» y que no hay que olvidar «que es habitual cambiar de manos la dirección de un hospital cuando se ha cumplido un ciclo. Nuevos profesionales son nuevas ideas e impulso, simplemente. Son ciclos muy largos, de ocho años, y el cambio supone también aportar ilusión y no entrar en rutinas».

El responsable regional de Sacyl rechazó cualquier vinculación del cese del gerente hasta ayer del complejo burgalés, Miguel Ángel Ortiz de Valdivieso, con la presunta mayor simpatía del saliente con el sistema público-privado del HUBU y el hecho de que Mitadiel fuese oposición en su día de este sistema y también de que haya anunciado revertirlo si tiene un coste económico asumible. Indicó a este respecto que «nada, en ningún momento se tuvo sobre la mesa tal valoración. De hecho, al nuevo, a José María Romo Gil, ya se le ha dicho que asume la gerencia bajo el modelo que finalmente sea posible en Burgos». Recordó el gerente autonómico de Salud que «la Consejería lo devolverá a manos públicas si no nos las ata, si no impide toda inversión en cuatro años. Y no es algo que diga ahora, sino que ya lo defendí cuando era oposición», destaca.