Los centros de salud tardan al menos dos días en dar cita al 31% de los pacientes de la región

Personal sanitario atiende urgencias de Primaria en La Puebla (Palencia).. /Antonio Quintero
Personal sanitario atiende urgencias de Primaria en La Puebla (Palencia).. / Antonio Quintero

El acceso a la Primaria empeora ligeramente en un decenio en especial en las zonas urbanas

Ana Santiago
ANA SANTIAGOValladolid

No es la primera crisis que provoca grupos de trabajo, reformas y consejos interterritoriales, paquetes de medidas y planes. A principios de siglo, la Atención Primaria llenó debates y titulares durante unos meses, después el problema ¿se desvaneció? Imposible. Simplemente el dato de la falta de médicos de Familia o Pediatras supone incrementar formación a diez u once años vista. Poco cambió, se trampeó con parches la cobertura asistencial, la asunción de los pacientes del compañero para paliar la carencia de sustitutos y, únicamente, una reorganización de cupos urbanos y rurales que ya parece haberse quedado obsoleta se llevó a efecto con no pocas críticas. Ahora, la jubilación a diez años dejará la Primaria sin el 46% de su plantilla de facultativos y ya el 8,4% de las plazas de Pediatría la ocupan médicos de Familia por falta de especialistas en niños.

La accesibilidad a una consulta es peor en las zonas urbanas que en las rurales

La Primaria sumó obstáculos con el cierre de puntos de atención continuada, la ampliación de jornadas, la contención de salarios o la eliminación (ya recuperadas) de las dietas o la productividad. Y ahora de nuevo, un riesgo mucho más agudizado llega a los centros de salud de toda España. La Atención Primaria, la que resuelve el 96% de sus casos sin derivar pacientes al hospital, en la que más de 2.300 profesionales, entre médicos y enfermeros, recorren a diario las carreteras de Castilla y León para atender a los pacientes que viven en el medio rural hasta sumar los 70.000 kilómetros diarios; la que lleva años reclamando mejor presupuesto y más medios para diagnosticar, ha visto también con la crisis la merma de medios técnicos o implantación de tecnologías y la inviabilidad a medio plazo, según diagnóstico de la organización médico colegial autonómica.

La Atención Primaria resuelve el 96% de los casos sin derivar al hospital

Los responsables sanitarios siempre han presumido de la accesibilidad a este primer nivel asistencial. Y todavía lo espero, aunque en menor medida que la mayoría de las comunidades, y aunque el deterioro en estos años no ha sido radical, aquello de lograr cita para el mismo día en que el paciente llama al centro de salud ya es un realidad poco frecuente, ni siquiera para el siguiente. Los barómetros sanitarios del Ministerio de Sanidad muestran, en una comparativa desde 2008, un descenso de la posibilidad de lograr cita con el médico 'siempre' o 'casi siempre' en 24 horas. Ocurría en el 68% de los casos hace un decenio y pronto bajó a entre el 27% y el 30% para situarse actualmente en solo un 17,6% que logra cita para el mismo día; aunque el 45,3% solo tiene que esperar una jornada más; pero el 31% no logra cita hasta al menos dos días después de que la solicita, según el último barómetro con datos de 2018. El objetivo que hoy busca marcar el Ministerio de Sanidad en el ConsejoInterterritorial es el de garantizar que los centros de salud den las citas médicas que no sean urgentes en menos de 48 horas. Ese mismo objetivo marca, desde hace años, el plan Perycles de Sacyl;pero la falta de recursos entorpece sus logros. En alguna zona, sobre todo en las rurales de Valladolid, los porcentajes por encima de esos dos días son bastante más bajos de entre el 3% y el 5% y suben en centros urbanos hasta casi el 12% que registraba por ejemplo Gamazo en pleno enero. No es Valladolid, ni mucho menos, la zona básica de salud, ni siquiera la Este, con mayores problemas de demora, algunas áreas de Zamora y Palencia y puntos urbanos de Burgos y Salamanca superan estos porcentajes.

Los castellanos y leoneses van una media de nueve veces al médico en la región

Hoy se celebra el Día de la Atención Primaria, una jornada antes de lo habitual, bajo el lema 'Pasión por la Primaria'. Así lo han acordado los representantes del Foro de Médicos de Atención Primaria en su última reunión. Y este año cobra especial significado por lo cuestionado que está un sistema que pide cambios.

El Colegio de Médicos

«Los problemas no se arreglan con medidas a corto plazo, hace falta abordarlas a largo y adoptar un cambio de cultura», defiende el presidente del Colegio Oficial de Médicos de Valladolid, José Luis Almudí.

El tema de la saturación e inviabilidad de la Atención Primaria «es un tema recurrente y nunca se ha abordado ni adecuadamente ni de forma suficiente y los profesionales llevan demasiado tiempo advirtiéndolo. No hay el equilibrio adecuado de médicos de Familia y pediatras y no se ha tenido en cuenta la tasa de reposición. Además, las plantillas están demasiado encorsetadas y en algunas hay incluso demasiados recursos y en otras faltan porque la Administración no es nada ágil en adaptarse a loscambios, a las nuevas necesidades. Hay cupos muy pequeños para población muy envejecida. Esto no permite tener suficiente actualización y práctica. Hay muchas jubilaciones en los próximos años que no solo supone que hay que incorporar profesionales sino que muchos ya optan por la exención de guardias por edad».

Más presupuesto y más medios y reconocimiento

Comparten su defensa de la AtenciónPrimaria y hoy las las cuatro sociedades de médicos de Atención Primaria –tres de familia: SOCALEMFYC, SEMERGEN Y SEMG, y una de pediatría APAPCYL– harán público un documento a las 12:00 en los centros de salud bajo el marco del Colegio de Médicos de Valladolid y mañana también leerán su manifiesto junto a la de enfermería o médicos de área.

Así solicitan una financiación adecuada que llegue, como mínimo, al 25% del presupuesto para Sanidad con una financiación finalista para recursos humanos, infraestructura y equipamiento. Asimismo, reclaman que «se vele por el prestigio de la Atención Primaria y sus especialistas», con presencia en las facultades de Medicina. También reclaman la reordenación de los recursos humanos en función de población, zonas y edades y consideran «imprescindible mejorar las condiciones de trabajo, dignificando los contratos y terminando con la precariedad laboral. Reconociendo el esfuerzo para la docencia y la excelencia en la práctica clínica y la investigación».

Por último, indican que «hay que mejorar la capacidad resolutiva, liberando a los profesionales de actividades que «no aportan valor como la burocracia inútil o que no corresponde realizar a este nivel asistencial; aumentar la dotación de los centros de salud y consultorios, invertir en tecnología, comunicaciones, capacitación y formación continuada, sobre todo en las zonas rurales; y avanzar en la comunicación tecnológica y personal entre Atención Primaria y Hospitalaria, fundamental para asegurar la continuidad asistencial y la eficiencia», concluyen.

Además, añade este especialista en Medicina de Familia, «se manejan más criterios políticos que técnicos a la hora de diseñar el mapa de Primaria y sus recursos y hace que, por ejemplo en Sanabria, haya un punto de atención continuada para 500 o 600 tarjetas. No es operativo».

El doctor Almudí defiende una reorganización que potencie los centros de salud para que tengan mayor capacidad de respuesta y que, de forma progresiva, el trabajo de los consultorios vaya decayendo por desuso, no porque se quiten de golpe, porque el paciente prefiera acudir a un centro que es cabecera y que resuelve al que puede ir en transporte público a la demanda, que habría que fomentarlo. Eso no significa que se quiten las visitas a domicilio para personas mayores o enfermos y encamados». Además, aboga por la potenciación de la telemedicina y las nuevas tecnologías y por «un buen sistema informático, sin fallos». Insiste asimismo en la «necesidad de ofrecer buenos contratos y ofertas laborales para los médicos que acaban el mir, medidas reales de fidelización y un mayor y mejor contacto con el especialista de hospital, que pueda capturar la prueba que le has hecho y darte su opinión o requerirte que le envíes el paciente a su consulta».

También reclama un repaso a la política de recursos humanos, sustituciones, precariedad y mejoras en las agendas.

Un notable

No obstante, y pese a los muchos obstáculos que sufre este primer nivel asistencial, los usuarios siguen puntuando bien la atención que reciben. Los pacientes valoraron con un 6,65 puntos sobre diez el sistema de salud de Castilla y León en el último barómetro; lo que supone cuatro décimas menos que hace un año (7,07) y sitúa a Castilla y León por encima de la media, que es de 6,57 puntos y por debajo de otras nueve comunidades. La satisfacción en concreto con Atención Primaria se valora más, con un 7,32, que las consultas de especialistas con 6,88, el ingreso hospitalario con 7,28 y las Urgencias con 6,24. Los ciudadanos de Castilla y León van una media de 9,21 de veces al médico y es más alta en las zonas rurales, con 10,50 que en las urbanas y semiurbanas, con 6,45.