La Comunidad pierde 63 grandes fortunas en el último año y se mantiene por encima de 7.000

Billetes de euros./FOTOLIA
Billetes de euros. / FOTOLIA

Los 7.017 declarantes del impuesto sobre la riqueza tenían en 2016 una media de 2,5 millones, el 18% más que un año antes

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONAVALLADOLID

El colectivo de ricos pierde miembros en Castilla y León pero los que se mantienen son cada vez más ricos. Bastante más; de hecho, son los que más han visto crecer sus fortunas de todo el país. Simplificando con pincel grueso esto es lo que sucedió en 2016, según revela la estadística del Impuesto sobre el Patrimonio publicada ayer por la Agencia Tributaria. La cifra de contribuyentes que declaran un millón de euros, incluida la vivienda habitual, perdió 63 individuos y se situó en 7.447 castellanos y leoneses, con 19 más mujeres (3.733) que hombres (3.714). Del total, 7.017 de ellos son 'declarantes con cuota' a ingresar tras aplicarse las correspondientes deducciones y bonificaciones. Las grandes fortunas de la comunidad cuentan con un patrimonio medio declarado de 2,5 millones de euros, lo que supone un incremento anual del 18%, el mayor de toda España, donde la media fue de 3,2% con respecto al año anterior.

El patrimonio total declarado por estas poco menos de 7.500 personas fue de 18.677,75 millones, casi tres mil más que en el ejercicio anterior (+17%). Mucho menor fue el incremento recaudatorio, que ascendió a 29,97 millones, solo trescientos mil euros más que en 2015. Con estas cantidades, la tributación por cabeza por este tributo fue de 4.272 euros, apenas 113 más que en el año previo.

Desigualdades de la patria

Frecuente objeto de polémica entre quienes preferirían que recaudase más y quienes piensan que debería suprimirse por considerarlo una doble tributación, el Impuesto sobre el Patrimonio es uno de los más claros exponentes de la desigualdad entre españoles debido a los diferentes enfoques de unas y otras autonomías.

Según pone de manifiesto el Panorama de la Fiscalidad Autonómica 2018 del Registro de Economistas Asesores Fiscales, mientras Madrid tiene una bonificación del 100%, otras comunidades carecen de exenciones. Un contribuyente que declare 800.000 euros (excluida la vivienda), paga 1.164 euros en Aragón y cero euros en Madrid. En Castilla y León, que se sitúa en la zona media de la tabla en todos los supuestos, tributa 200 euros. Un contribuyente con cuatro millones de patrimonio abona 59.919 euros en Extremadura, frente a los cero de Madrid (36.546 en Castilla y León).

Por otro lado, la inversión preferida por quienes más pueden permitírselo es la mobiliaria, que concentra 13.946,6 millones de euros de los contribuyentes de Castilla y León, es decir el 74,6% del total. De ellos, cinco mil millones están en valores negociables (acciones, deuda pública, bonos, etc.) y los otros casi nueve millones, en valores no negociables (depósitos -2.015,6 millones-, obligaciones y acciones que no cotizan en los mercados). Además, los declarantes castellanos y leoneses de Patrimonio cuentan con una inversión en inmuebles por valor de 3.728,7 millones de euros, sobre todo urbanos (3.500 millones).

Por otro lado, las «caóticas» políticas de cada comunidad en impuestos como el de Patrimonio ha impulsado a Ciudadanos a registrar ayer una proposición de ley en el Congreso para suprimir el Impuesto de Sucesiones en toda España y acabar con la «desigualdad» existente según la región. Para el portavoz del partido, Toni Roldán, «todos los españoles deben heredar en las mismas condiciones para no tener que estar mirando donde morir para que tus herederos puedan disfrutar de la herencia».

Contenido Patrocinado

Fotos