Carlos Rico: «Me gustaría tener bien definido en diciembre el proyecto de bioplásticos»

Carlos Rico. /H. Sastre
Carlos Rico. / H. Sastre

Defiende su gestión de 16 años y sigue apostando por la diversificación como garantía de permanencia para Acor

Sonia Andrino
SONIA ANDRINO

Ingeniero agrónomo y agricultor, Carlos Rico lidera una candidatura que «no tienen ninguna vinculación con ninguna empresa privada» y dice que se presenta como aval de la «continuidad en la gestión y la búsqueda de opciones alternativas de futuro para mantener la independencia ejemplar que ha mantenido Acor». Es su eslogan.

–¿Por qué opta a la reelección?

–Porque hay proyecto, ilusión, experiencia, retos, compromiso. Si no hubiera tenido ideas, hubiera dado un paso atrás pero tenemos muchas.

–¿Por ejemplo?

–Tenemos una asignatura pendiente que es establecer una gobernanza que prepare Acor para el futuro, que gestione –que ya lo está haciendo– de una forma muy profesional pero que marque los escenarios hasta donde llegamos cada uno.

Elecciones en Acor: los candidatos

–Esa es la principal propuesta de la candidatura alternativa

–Hemos hablado muchísimo de este tema. Dimos el primer paso estableciendo la figura del consejero delegado que sería la unión entre una presidencia representativa y un comité de gestión muy profesional. Eso ya lo tenemos hecho y ahora lo que queda es definir las labores de cada uno.

–¿Cuál es su principal proyecto?

–Nos gustaría tener en diciembre el proyecto de bioplásticos biodegradables muy definido, centrar el proyecto, la inversión, analizar la posibilidad económica. También, que la remolacha se pueda pagar al mínimo de 42 euros y luego, si puede permitir otros cultivos donde estamos intentando desarrollar el suervo azucarero, darlo cabida como alternativa. Si no somos capaces de transformar no estamos dando a los agricultores la seguridad que requieren.

«No es bueno que haya alguien que vaya mirando al pasado y diciendo que hay que hacer lo de antes»

–Después de 16 años, ¿qué puede aportar usted que no pueda ofrecer Justino Medrano?

-Sé que ha dicho que hay que anular todo lo que hemos hecho en estos años. Si tenemos patrimonio es porque hemos trabajado; si tenemos una posición competitiva en azúcar es porque esta estructura, que pesa, tiene otros elementos de gestión que se comparten con los gastos. Si hubiéramos tenido solo azúcar la facturación de la última campaña no hubiera llegado ni a 80 millones de euros. La actividad que generamos en Olmedo es de casi 260 millones.

–¿Saben los socios cuánto cobran los miembros de la dirección?

–Las dietas de los miembros del Consejo Rector están pactadas. Los datos de lo que cobra la dirección de Acor están publicados de forma agrupada y se han dado en la asamblea. Lo que se está sembrando es la duda sobre si cobran mucho o no. Esto está amparado en un estudio que hizo una gran empresa donde, a petición de un socio, se comparó Acor con empresas similares. El resultado fue que el nivel de salarios de nuestros directivos estaban el 25% por debajo que empresas equivalentes

–¿Es bueno para Acor que haya dos candidaturas?

–Que haya alguien que aporte ideas es bueno, lo que no es bueno es que haya alguien que vaya mirando al pasado y diciendo que hay que hacer lo que se hacía antes. Si miramos para atrás, lo único que vamos a hacer es tropezarnos.

–¿Dialogan con Azucarera?

–Llevamos hablando con Azucarera todos estos años y tenemos buena relación pero de ahí a que el presidente de Acor se rinda a los brazos de nuestro competidor, me parece que hay un trecho. Acor tiene su esquema, su impronta y su defensa y por eso tiene que velar el Consejo Rector y el presidente.

–¿Qué es Acor para usted?

–Es mi vida. Es una empresa creíble, seria e independiente.

–Si gana el 8 de marzo, ¿qué será lo primero que haga?

–Trabajar.

–¿Y si pierde?

–Aceptarlo y seguir trabajando.

Temas

Acor