Alicia García resalta que el 56% del emprendimiento rural es femenino

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, y la directora general de la Mujer, Esperanza Vázquez, posan junto a las galardonadas con los 'I Premios Emprendedoras Castilla y León Rural'./Chacón
La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, y la directora general de la Mujer, Esperanza Vázquez, posan junto a las galardonadas con los 'I Premios Emprendedoras Castilla y León Rural'. / Chacón

La consejera de Familia entrega la primera edición de los premios a las mejores ideas innovadoras de mujeres de Almendra del Pan (Zamora), Rueda (Valladolid), Guardo (Palencia) y Torrearévalo (Soria)

ICAL

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, resaltó este viernes que el 56 por ciento del emprendimiento rural es femenino, donde la Comunidad ocupa el cuarto puesto nacional con 125 negocios creados solo por detrás de Valencia, Murcia y Andalucía. Así lo puso de manifiesto en la entra de los I Premios Premios Emprendedoras Castilla y León Rural que convoca la Junta.

«Se trata de una cifra reveladora por lo que contiene y por lo que conlleva y supone como motor transformador del cambio en zonas rurales», dijo haciéndose eco de los datos del programa nacional de apoyo a las mujeres del primer semestre del pasado año. «Estos nuevos premios pretenden valorar y visibilizar el poder dinamizador que se tiene en los pueblos y potenciar el emprendimiento femenino para conseguir un entorno rural igualitario que conlleve enriquecimiento económico y fijación de población», relató.

En esta línea valoró positivamente que a la convocatoria de los galardones que la Consejería realizó el pasado mes de julio concurrieran 31 proyectos, de los cuales cuatro han sido los ganadores. «Se trata de conocer para luego apoyar las ideas empresariales de mujeres que han decidido dar el paso y, a través del dinamismo económico y social, apuestan por quedarse en el mundo rural y desarrollar una idea de negocio. También el objetivo pasa por que otras mujeres sigan el ejemplo y se animen también a emprender», arguyó.

Para García, también es destacable que en los proyectos premiados se ha tenido muy en cuenta a la hora de poner en marcha una empresa la necesidad de innovar. «Estas mujeres han creído que sus ideas tienen importancia en el mundo rural y que éste les brinda oportunidades para desarrollar un proyecto de vida, por lo que es preciso reconocer y premiar su trabajo», enfatizó.

De esta forma, incidió en la necesidad de apoyar a las mujeres para su asentamiento en zonas rurales con los programas 'Crecemos' o 'Conciliamos' para permitir compatibilizar la vida familiar y laboral, junto a la reciente ayuda de tres millones de euros a corporaciones locales, especialmente rurales, para el mantenimiento de las escuelas infantiles de 0 a 3 años que dependen de ellas. También citó las directrices que priman a las mujeres en proyectos agrarios y agroalimentarios y que innoven desde las explotaciones agrarias, junto a la potenciación de servicios sociales que generan empleo femenino en los pueblos.

3.500 euros, asistencia y asesoramiento

La entrega de los premios en el Monasterio del Prado de Valladolid corrió a cargo de Rocío Hervella, consejera delegada de Prosol Solules y empresaria palentina reconocida este año con premios nacionales e internacionales por su trayectoria. Se establecieron dos categorías con dos galardones en cada una de ellas -dependiendo de si el municipio es menor de 8.000 habitantes o está entre los 8.000 y los 20.000 habitantes- y un dotación individual de 8.000 euros, junto a la asistencia y asesoramiento personalizado de expertos de la Junta en la concreción del proyecto de autoempleo o emprendimiento premiado.

En la categoría de 'Idea emprendora rural' uno de los dos premios recayó en Nuria Álvarez Rodrigo, de Almendrea del Pan (Zamora), para promover el cultivo autóctono de la zarzamora en una hectárea al aire libre ampliable a dos, y aprovechar un fruto rojo que ha empezado a comercializar en tiendas, de momento a nivel nacional para luego exportar. Tras estudiar Comunicación hizo un máster MBA y trabajó en Madrid y luego Dublín (Irlanda), donde decidió regresar a su pueblo natal, a 19 kilómetros de la capital zamorana, para emprender un negocio.

«Son zarzamoras cultivadas y empecé como productora y ahora estoy cerrando en círculo y hago la transformación del producto primario y lo vendo en fresco y congelado», dijo Nuria en la recogida del premio. «He decido volver para emprender en el mundo rural y como me formé para ello, tras estudiar dirección de empresas, me puse a elaborar mi plan de negocio como idea de fin de máster por que tenia claro residir en mi pueblo. Tras pasar la crisis, unas navidades hubo un punto de inflexión y pensé que tirar de recursos propios como la zarzamora era un proyecto viable dentro de un sector agroalimentario que para mi es importante y así lo veía cuando estaba fuera», expuso.

En la misma categoría de 'Idea emprendora rural' fue premiada además Almudena Cabezas Alonso, del municipio de Rueda (Valladolid) por el proyecto 'Digitalización 3D de espacios y patrimonio'. Esta empresa está dedicada a servicios relacionados con las TICS y la informática para espacios con valor arquitectónico. El origen del proyecto parte de la necesidad de digitalizar construcciones y entornos con valor arquitectónico que pueden ayudar a poner en valor construcciones y espacios del medio rural a través de su reconstrucción en 3D. Se valoró la idea ya que se destaca un ámbito de gran relevancia como el patrimonio cultural y artístico.

'Idea de mejora de empresa rural'

En la categoría de 'Idea de mejora de empresa rural', uno de los dos premios fue a parar a Mónica Calderón y Sandra Fernández, del municipio de Guardo (Palencia) Por el proyecto 'Vida Propia CB'. Se trata de un taller artesanal dedicado a la producción de complementos y prendas de vestir sostenibles. Mediante técnicas de 'upcycling' reconvierten prendas vaqueras usadas en productos nuevos para colaborar en la reducción de deshechos producidos en la industria textil. La idea de mejora que proponen es 'Retalbox', un proyecto de embalaje sostenible a base de restos textiles de confección y gomas vegetales para el envío de productos. Su comercialización sería principalmente on-line. Se valoró para premiarlo en particular la originalidad y sostenibilidad ambiental del proyecto y su originalidad ya que se trata una actividad prácticamente nueva.

El otro premio recayó en Cristina Martínez Narro, del municipio de Torrearévalo (Soria), por el proyecto 'El Acebarillo S.L.', una empresa que elabora de productos ornamentales del acebo para su venta a floristerías, hostelería en general, casas rurales y clientes directos. Como idea de mejora, propone la habilitación de un nuevo local, el desarrollo y puesta en marcha de un plan de marketing digital, modernización de la página web y la adquisición y puesta en marcha de un vivero adecuado para la producción de plantas de acebo y otras especies. Se valoró especialmente el uso de un residuo forestal de la zona así como la alta empleabilidad del proyecto.

Contenido Patrocinado

Fotos