Castilla y León

IU aglutina a otras fuerzas de la izquierda en una confluencia en la que no entra Podemos

De izquierda a derecha, Daniel García, Adela Pascual, José Sarrión, Yolanda Rodríguez y Luis Marcos/A- P.
De izquierda a derecha, Daniel García, Adela Pascual, José Sarrión, Yolanda Rodríguez y Luis Marcos / A- P.

Equo resolverá la próxima semana con quién concurre en las elecciones autonómicas

Arturo Posada
ARTURO POSADAValladolid

IU Castilla y León ha presentado este miércoles el inicio de una «confluencia diversa» con otras fuerzas «a la izquierda del PSOE» que incluyen al Partido Castellano Tierra Comunera, Anticapitalistas Castilla y León y Alternativa Republicana. En esta confluencia no aparece Podemos, cuyo secretario general en la comunidad, Pablo Fernández, explicó el martes que nadie se había dirigido a ellos para formar parte del proyecto. Además, las bases de Equo, el partido verde, resolverán la próxima semana si finalmente concurren con Podemos, como se había preacordado, o se unen a la nueva confluencia de izquierdas en Castilla y León que aún no tiene denominación. Podemos se ha mostrado contrario a las primarias abiertas que propone Izquierda Unida porque teme que una movilización masiva de las bases de IU relegue a sus candidatos en las listas finales.

José Sarrión, coordinador general de Izquierda Unida en la comunidad, ha señalado los cuatro ejes del proyecto de confluencia presentado este miércoles (lucha en defensa del empleo estable, feminismo y defensa de la igualdad, defensa del territorio y ecologismo), pero también ha remarcado los «ejes metodológicos», donde se mantienen la «primarias abiertas» para configurar las listas finales. «Queremos que este proyecto culmine en un gran acto multitudinario el 30 de marzo en Valladolid, donde elaboraremos el programa y cerraremos las candidaturas», ha apuntado. Sarrión ha señalado también que «el proyecto se encuentra abierto a todas las organizaciones políticas», en referencia a Podemos.

Sin embargo, las posibilidades de que el partido morado se una a esta iniciativa es mínima. Pablo Fernández insistió el martes que el tiempo se agota y que cada día que pasa dificulta el acuerdo entre las dos formaciones. «Estamos en conversaciones con Equo y a la espera de recibir una respuesta para saber si vamos a ir con ellos o no. Con Izquierda Unida no hemos tenido más contactos. Soy pesimista porque si en ocho o nueve meses no ha salido un acuerdo, va a ser complejo que en una semana se logre lo que no se ha podido realizar en varios meses. Pero en estos tiempos tumultuosos, esperaremos hasta el último momento por si pudiera darse el acuerdo de forma sorpresiva. Pero lo vemos complicado: el plazo para presentar las listas expira en un mes y elaborar una candidatura amplia requiere mucho trabajo y no se hace de un día para otro», subrayó Fernández.

Mientras, la nueva confluencia que encabeza IU ya ha echado a andar. «La izquierda en Castilla y León se pone en marcha. Queremos pasar a la ofensiva. Hay un espacio a la izquierda del PSOE que hay que llenar de lucha y combate. Parece que hay una resignación por lo que puede pasar y no nos queremos rendir. Nuestra confluencia va contra los poderes económicos sin medias tintas y tenemos claras nuestras lealtades con las clases trabajadores. No queremos la política del mal menor y que la gente tenga que elegir entre la extrema derecha, la derecha de siempre y un centro izquierda que es incapaz de cambiar la vida de la gente», ha expuesto Daniel García, portavoz de Anticapitalistas Castilla y León.

Yolanda Rodríguez, secretaria de Mujer de Izquierda Unida Castilla y León, ha apuntado que la idea de la confluencia pasa por lograr «un proyecto transformador», que se «una en torno al ecologismo y el feminismo y que ponga en cuestión lo que está sucediendo en esta comunidad, algo que tiene que ver con las políticas neoliberales».

Luis Marcos, secretario de organización del Partido Castellano Tierra Comunera, ha incidido en que su formación comparte «el esquema social de las propuestas de esta candidatura». «La salida de la crisis no ha sido justa y ha perjudicado a los de siempre: jóvenes y mujeres. Esta tierra tiene futuro. Los comuneros del siglo XXI no nos fiamos ni del PSOE ni del PP. Sus prácticas son más antiguas y atávicas de las que existían anteriormente».

Adela Pascual, actual procuradora de Podemos en las Cortes y miembro de Anticapitalistas, ha considerado que «es el momento del fortalecimiento organizativo de las izquierdas para que construir una cultura política, democrática, participativa y plural». «Para abordar todas las propuestas de nuestra confluencia queremos contar con el activismo, los barrios y los pueblos. El movimiento feminista nos ha dejado claro que hay mucho potencial para cambiar las cosas. Lanzamos este proceso de confluencia al que llamamos a todo el mundo. Y lo hacemos desde la igualdad porque todo el mundo tiene derecho a elegir a sus candidatos desde abajo», ha apuntado, en referencia a las primarias abiertas. Adela Pascual ya anunció en octubre que descartaba seguir como procuradora por Podemos.