Unos 1.700 castellanos y leoneses no trabajan por cuidar a un familiar, según Adecco

Unos 1.700 castellanos y leoneses no trabajan por cuidar a un familiar, según Adecco

Se trata de un sector de la población muy feminizado y de edad avanzada

ICAL

El número de castellanos y leoneses que no trabajan ni buscan empleo por cuidar de sus familiares dependientes o con discapacidad ascendió a 1.700, según el informe de Discapacidad y Familia elaborado por la Fundación Adecco, Previsora Bilbaína y Cidetec. Las encuestas recogieron que un 55 por ciento se encuentra trabajando y el 92 por ciento de ellos atraviesa dificultades para compaginar su vida personal y profesional, muy por encima del 66 por ciento registrado entre la población general.

El perfil, según el informe, responde al de una mujer (94 por ciento) mayor de 45 años (40 por ciento). El director general de la Fundación Adecco, Francisco Mesonero, aseguró que «se trata de un sector de la población feminizado, prácticamente al cien por cien, y de edad avanzada. Las mujeres mayores de 45 años son las que más dificultades encuentran en su acceso al empleo y en el mantenimiento del mismo. Por lo tanto, son las primeras que deciden retirarse del mercado cuando la situación familiar lo requiere».

En el informe señalaron que algunas de ellas tienen la posibilidad de acogerse a la prestación como cuidador no profesional en el entorno familiar, introducida por la Ley de la Dependencia. Añaden que en el último año, estas prestaciones se han incrementado un 5,6 por ciento en Castilla y León, y representan el 19 por ciento del total que se conceden en el ámbito de la Dependencia.

«El reto es profesionalizar la ocupación del cuidador familiar, dotándole de recursos y conocimientos específicos que revaloricen su candidatura si el día de mañana decide volver al mercado. Asimismo, se torna fundamental formar a los cuidadores para que, no solo se centren en paliar las situaciones de necesidad de su familiar, sino que apuesten por potenciar su autonomía personal y empleabilidad, si se encuentra en edad laboral», añadió Mesonero.

El objetivo de esta investigación es visibilizar los retos que introducen la discapacidad y las situaciones de dependencia en las unidades familiares, principalmente en lo que respecta a la conciliación de la vida personal y profesional. Se realizó con la Encuesta de Población Activa, las estadísticas SAAD (Sistema para la Autonomía y la Atención a la Dependencia) y una encuesta a 500 personas que conviven con un familiar con discapacidad.