Los trabajadores despedidos de la planta de Agua Vitaminada de Folgoso creen que el auto del juez «llega tarde»

Imagen de archivo de una protesta de los trabajadores de la embotelladora de Folgoso de la Ribera. /César Sánchez
Imagen de archivo de una protesta de los trabajadores de la embotelladora de Folgoso de la Ribera. / César Sánchez

Los 16 ex operarios aseguran que no han recibido ninguna notificación sobre el nombramiento de un administrado concursal y recuerdan que siguen a la espera de que se resuelvan sus demandas por despido improcecente

CARMEN RAMOSPonferrada

Los 16 ex trabajadores de la planta de Agua Vitaminada de Folgoso de la Ribera, envuelta en el caso iDental a través de su gerente y administrador, Jaime Carlos Bagur, consideran que el auto dictado por el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional por el que nombra como administrador concursal a Deloitte Financial Advisoy por un periodo de seis meses -prorrogables en periodos del mismo margen de tiempo para que recupere su actividad y empleo- «llega tarde». Todo ello teniendo en cuenta que la decisión del juez se produce nueve meses después de quedarse en la calle y sin empleo. Un tiempo en el que la mayoría de ellos ya han conseguido un nuevo puesto de trabajo.

«Esta decisión no llega tarde, llega súper tarde, porque una fábrica que estaba funcionando a pleno rendimiento que la cierren y tomen medidas después de nueve meses, llega muy tarde sobre todo cuando estamos hablando de una planta de alimentación», señala una de las mujeres que trabajaron hasta su cierre en la compañía, María del Carmen González.

Los que fueron empleados de la planta hasta el mes de noviembre de 2018, momento en el que se les comunicó el despido vía SMS, aseguran que ellos no han recibido ninguna notificación oficial al respecto. «A nosotros nadie nos ha dicho nada de nada, lo hemos conocido sólo a través de las redes sociales», explica González, teniendo en cuenta que todavía están a la espera que se resuelvan los procesos judiciales tras las denuncias presentadas contra la compañía al considerar la improcedencia de sus despidos. «Eso está todo en el juzgado y estamos pendientes de todo, a ver qué compensación hay, si hay», apunta González.

Así las cosas, los ex operarios de de Agua Vitaminada se muestran abiertos, no obstante, a volver de nuevo a la planta en el caso de que se reabrieran y se pusieran de nuevo en funcionamiento las instalaciones. «A nosotros nos gustaría mucho que se reabriera y que volviéramos al puesto de trabajo que tuvimos», indica la que fuera trabajadora en la planta de agua berciana, que junto a sus 15 compañeros y compañeras se manifestaron en varias ocasiones reclamando una solución para mantener la actividad de la embotelladora que entendían era rentable a nivel económico y con previsiones de crecimiento y garantizar sus puestos de trabajo.