Permanece cortada la carretera que une San Cristóbal de Valdueza y Peñalba

Se trata de una consecuencia de los desprendimientos provocados por la tormenta del pasado jueves

ICAL

La Concejalía de Medio Rural del Ayuntamiento de Ponferrada informó que la pista que une las localidades de San Cristóbal de Valdueza y Peñalba de Santiago permanece actualmente cortada al tráfico de vehículos como consecuencia de los desprendimientos de la montaña provocados por la fuerte tormenta registrada en la tarde del pasado jueves 28 de julio.

Las imágenes que el pasado jueves dejaba la tormenta en la pista eran impresionantes al observarse la gran cantidad de agua arrastrando todo a su paso mientras continuaba lloviendo y granizando.

Los arrastres de tierra, piedras y materiales producidos por la avenida de agua causada por la tormenta deterioraron enormemente el estado de la pista, que había sido cuidadosamente reparada y desbrozada utilizando los medios propios de esta Concejalía.

Dado que continúan las previsiones de fuertes tormentas en la zona, en estos momentos no es posible determinar cuándo los equipos de trabajo y la maquinaria podrán entrar para iniciar la primeras labores de reparación y reacondicionamiento. Mientras tanto, la comunicación entre San Cristóbal de Valdueza y Peñalba permanece habilitada a través de la pista que une ambos pueblos con el Alto de la Cruz.

Por otro lado, los equipos de trabajo de la Diputación Provincial ya abrieron de forma provisional la carretera del Valle del Oza, entre San Esteban de Valdueza y Peñalba, que también se vio cortada por una enorme avalancha de agua, barro y piedras en la misma tarde del pasado jueves y por causa de la misma tormenta. En estos momentos para el tránsito por la vía se deben extremar las precauciones y, ante el anuncio de nuevas tormentas y el riesgo de nuevas avalanchas, la institución provincial decidió dejar en el lugar un retén de trabajo compuesto por una máquina retroexcavadora para volver a abrir el vial en caso de necesidad.

No obstante, el concejal de Medio Rural, Iván Alonso, consideró que la situación de esta carretera y los riesgos de corte y deterioro que la amenazan exigen una actuación más en profundidad que precisa de una urgente coordinación entre la Diputación Provincial, titular de la carretera y la Junta de Castilla y León, titular de las competencias de Medio Ambiente, con el fin de dar una solución definitiva que debe pasar por una actuación en profundidad en la ladera de la montaña que garantice la seguridad del trazado vial, el cual muy probablemente exija un replanteamiento del trazado o la ejecución de alguna infraestructura de contención definitiva de las futuras avalanchas.