La Junta impulsa las concentraciones parcelarias en régimen asociativo y las abre al sector forestal

El viceconsejero de Desarrollo Rural, Jorge Llorente; la jefa del servicio territorial de Medio Ambiente de la Junta, Isabel García; el jefe del Servicio Territorial de Agricultura y Ganadería de la Junta en León, Fidentino Reyero, y el alcalde de Priaranza, José Manuel Blanco, en la inauguración de la jornada./Césasr Sánchez
El viceconsejero de Desarrollo Rural, Jorge Llorente; la jefa del servicio territorial de Medio Ambiente de la Junta, Isabel García; el jefe del Servicio Territorial de Agricultura y Ganadería de la Junta en León, Fidentino Reyero, y el alcalde de Priaranza, José Manuel Blanco, en la inauguración de la jornada. / Césasr Sánchez

La incorporación de jóvenes al sector agrario en las zonas concentradas supera en un 30% a las zonas sin concentrar

D. ÁLVAREZ Priaranza del Bierzo

El viceconsejero de Agricultura y Ganadería y director del Instituto Tecnológico Agrario (Itacyl), Jorge Llorente, presentó hoy, en el transcurso de la jornada del programa Bierzo Hub dedicada a las concentraciones parcelarias, una nueva figura recogida en el decreto aprobado en enero por el Gobierno autonómico y que permite que este tipo de procesos de reorganización del territorio se lleven a cabo en régimen asociativo o cooperativo. De esta manera, un número importante de propietarios puede formar una entidad y apartar sus parcelas para que las nuevas fincas resultantes de la concentración puedan ser utilizadas por ellos o por terceros. Además, Llorente afirmó que esta figura se puede aplicar en zonas de transición forestal, para aprovechar las posibilidades del sector.

En ese sentido, el vicenconsejero defendió que este tipo de procesos es «más rápido y sencillo que una concentración al uso» y permite que la construcción de infraestructuras asociadas, como caminos, resulte más económica. «Todo son ventajas», explicó Llorente, que aludió a los «ejemplos contrastados» que se han llevado a cabo en el sector forestal en zonas de pinar de la provincia de Segovia o en áreas de León como La Majúa y Redipuertas.

Según explicó, en estas zonas la incorporación de jóvenes al sector agrícola se incrementó un 30 por ciento respecto a otras zonas no concentradas, mientras qu la inversión privada de los agricultores también creció un 25 por ciento. Además, los beneficios ambientales se traducen en un ahorro del 20 por ciento en combustible y de otro 20 por ciento en emisión de gases contaminantes.

En ese sentido, Llorente recalcó que el objetivo de estos procesos de ordenación de la propiedad es el «aprovechamiento de los recursos de manera más eficaz y la creación de riqueza en el territorio» y que su impulso es «un tema básico para el desarrollo de las zonas agrarias» debido a las «numerosas ventajas» que aporta a sus propietarios.

Al respecto, el director del Itacyl recordó que, en la comarca bercian, estas iniciativas se pusieron en marcha en las décadas de los años 50 y 60 del siglo pasado, aunque las «reticencias y dudas» de vecinos y propietarios obligaron a que algunos proyectos que ya habían obtenido la correspondiente declaración de utilidad pública tuvieran que frenarse por falta de impulso. «En el Bierzo hay mucha superficie potencial para realizar concentraciones», recalcó Llorente, que reclamó la «colaboración activa» de los grupos de trabajo para diseñar cada uno de los procesos.

El caso de Priaranza del Bierzo

Uno de los municipios de la comarca que ha mostrado interés en estos procesos de concentración parcelaria es Priaranza del Bierzo, donde el Ayuntamiento está recabando información para reactivar el proceso que se inició en 1994 y que tuvo que ser paralizado en el año 2002 por la oposición de los vecinos. «Es un tema complicado, en la primera etapa hubo problemas por falta de información y ahora hay que volver a empezar de cero», explicó hoy el alcalde de Priaranza, José Manuel Blanco.

Tras 16 años de parálisis, los cambios de titularidad en la propiedad o la aprobación de nuevas normas urbanísticas permiten vislumbrar un nuevo horizonte para un proyecto que afectaría a las localidades de Priaranza, Villablibre de la Jurisdicción y Santalla. El proyecto paralizado contaba con 442 hectáreas de terreno distribuido en 6.413 parcela con 776 propietarios. Este terreno se readjudicaría en 1.576 fincas de reemplazo.

Actualmente, el Consistorio tiene abierto un periodo de recogida de firmas para facilitar el consenso entre los propietarios agrícolas y ya ha celebrado tres reuniones informativas para avanzar en el proceso. «No nos marcamos plazos, la Junta quiere que haya pasos firmes, aunque sean más lentos», explicó Blanco.

Modernización del regadío

Por otro lado, el viceconsejero también valoró las «grandes posibilidades» que se abren para agricultores y ganaderos de la comarca tras el reciente sí de la asamblea de la comunidad de regantes del Canal Bajo del Bierzo al proceso de modernización de regadíos. Al respecto, el presidente de los regantes, José Luis Prada, reconoció que se trata de un «paso importante» y aseguró que la comunidad ya ha enviado cartas a los ayuntamientos implicados para que éstos a su vez pidan a las administraciones superiores la puesta en marcha de concentraciones parcelarias en sus municipios. «

En este momento está todo en manos de los ayuntamientos, la pelota está en su tejado», resumió Prada, que calificó estos procesos de concentración y modernización como «una oportunidad para la comarca y para los jóvenes que viven en ella». Según añadió Llorente, sólo en la provincia de León y en el último año se han recogido 12 solicitudes de asambleas pidiendo que se impulse la modernización de los regadíos.

Contenido Patrocinado

Fotos