Extinguido el incendio de Peranzanes tras arrasar 300 hectáreas de monte bajo y roble

Incendio en el Valle de Fornela. /BRIF TABUYO
Incendio en el Valle de Fornela. / BRIF TABUYO

Las llamas, de origen presuntamente intencionado, quedaron a escasos 40 metros del área tematizada del castro de Chano

ICAL Peranzanes

El incendio forestal declarado en la noche del lunes en el municipio berciano de Peranzanes quedó extinguido a primera hora de la mañana de hoy, confirmó el alcalde, Vicente Díaz, que explicó que dos brigadas continúan refrescando el terreno y ejerciendo de retén de vigilancia en la zona para evitar que el viento pueda reavivar el fuego. Según los cálculos del regidor, las llamas habrían arrasado una superficie de unas 300 hectáreas de monte bajo, principalmente piorno y urz, así como matas de roble.

Además, el fuego quedó a escasos 40 metros del área tematizada del castro de Chano, uno de los enclaves patrimoniales más importantes de la zona, explicó Díaz, que valoró el «despliegue enorme de medios» que durante el día de ayer trabajó en las labores de extinción. Al respecto, el operativo estuvo formado por cinco helicópteros y un avión de coordinación, además de numerosos medios y personal en tierra.

En el día de ayer, la inversión térmica que se produce en estos casos provocó que los medios aéreos no pudieran intervenir hasta casi el mediodía. Los operarios terrestres trabajaron en la consolidación del perímetro del fuego, para crear una franja seguridad e impedir que las llamas continuaran avanzando. Con la intervención de los medios áereos, que se retiraron cerca de las 20 horas, el fuego pudo combatirse y quedó ya prácticamente extinguido en la noche de ayer.

Por la mañana, los operarios acabaron de sofocar los últimos rescoldos, mientras la vigilancia se mantiene, tanto en tierra como desde el aire, para evitar que las llamas vuelvan a reproducirse. «Seguiremos alerta y sin bajar la guardia», aseguraron fuentes del dispositivo de extinción.

 

Fotos