La red que blanqueó ocho millones por la venta de droga desde el Bierzo se enfrenta a 80 años de pena

El juicio tendrá lugar del 19 al 22 de noviembre en la Audiencia Provincial de León. /leonoticias
El juicio tendrá lugar del 19 al 22 de noviembre en la Audiencia Provincial de León. / leonoticias

La Audiencia Provincial juzgará en noviembre a los doce implicados, que afrontan multas de hasta cinco millones, con una petición de 13 años de cárcel para los cabecillas del entramado

A.C.
A.C. León

La Audiencia Provincial de León juzgará del 19 al 22 de noviembre a los doce miembros de una red criminal que blanqueó ocho millones de euros procedentes del tráfico de drogas. Los cabecillas, encargos de comprar la cocaína en Bolivia, distribuían el dinero entre los miembros de la red que realizaban transferencias bancarias, en su mayoría, en entidades de la comarca Bierzo.

El Ministerio Fiscal solicita una pena conjunta de 80 años de prisión con petición de multas individuales de hasta cinco millones de euros.

Según las calificaciones previas a las que ha tenido acceso leonoticias, los hechos se remontan entre agosto de 2009 y septiembre de 2010 cuando los cabecillos del entramado, Abdón Y.M., de origen gallego, y Delmira J.R., de nacionalidad boliviana y sin residencia española, recibieron gran cantidad de cocaína procedente de Bolivia para su venta en el mercado negro.

Para ello, utilizaban un almacén en Madrid que también servía de punto de distribución. Posteriormente, la pareja efectuaba infinidad de ingresos en efectivo en diferentes sucursales bancarias de Ponferrada, Galicia y Portugal para su inmediata transferencia a cuentas bancarias de Bolivia, bajo concepto de «servicios de construcción».

Para ocultar los beneficios de la droga, los acusados realizaban transferencias bancarias a cuentas de Bolivia bajo el concepto de 'ervicios de construcción'

Para ocultar las ganancias ilícitas obtenidas de la venta de la droga, el cabecilla contaba con la colaboración de su hermano, Pedro Y.M., y de José Luis P. R., residente en Ponferrada, y que, por su parte, contactó con otras ocho personas que ingresaban el dinero en sus cuentas para posteriormente transferirlo a Bolivia. De esta forma y a cambio de una contraprestación económica, lograron ocultar los ocho millones de las autoridades españolas e introducirlo en el sistema económico boliviano.-

La operación policial se llevó a cabo el 1 de octubre de 2010 cuando el cabecilla fue interceptado con 180.000 euros que la mujer le había entregado para trasladarlo a Ponferrada, donde tenía su domicilio familiar, y lo retornarse al ciclo económico.

En los registros de los domicilios de los cabecillas, la policía localizó 50.000 euros en efectivo, 80 gramos de cocaína -con un valor en el mercado negro de 16.173 euros si fuese vendida por gramos y de 27.787 euros si fuese vendida por dosis-, numerosa documentación, balanzas de precisión.

Los colaboradores se enfrentan a penas de hasta seis años de cárcel y multas de cinco millones de euros

Además, en el domicilio familiar del cabecilla en Ponferrada se encontró una máquina para cortar billetes, abundante documentación referente a los envíos de dinero, 220.000 euros en efectivo y joyas.

Penas

La mujer se encontrada huida de la justicia española desde 1992, permaneció ingresada en prisión hasta el 20 de octubre de 2011, mientras que su pareja hasta el 15 de junio de 2012. Ahora ambos se enfrentan a una pena individual de 13 años de prisión y una multa de 24.000 euros por un delito contra la salud pública y blanqueo de capitales mediante organización.

Por su parte, sus dos cómplices directos se enfrentan a una pena de ocho años y seis meses de cárcel. Mientras, el resto de acusados se enfrenta por un delito de blanqueo de capitales a penas de cárcel que van desde los dos hasta los seis años y multas que oscilan entre los 200.000 euros y los cinco millones de euros.

 

Fotos