La falta de nuncio deja a Astorga sin obispo hasta que Roma decida el sucesor del difunto Menéndez

Sede de la Diócesis de Astorga. / Inés Santos

El administrador de la diócesis en sede vacante no pone fecha a la nueva elección y será la Congregación de Obispos de Roma quien deba presentar candidato al papa Francisco

Rubén Fariñas
RUBÉN FARIÑASAstorga

En Astorga seguirá sin haber obispo y no existe una fecha para nombrar al sucesor del difunto Juan Antonio Menéndez, que fallecía en mayo de este año de forma repentina.

El administrador de la diócesis en sede vacante, José Luis Castro, ha recordado que el relevo «no depende de nosotros» y durante el verano ha habido «un pequeño parón» por la falta de nuncio en España. «Cuando hagan oficial el nuevo nombramiento, imagino que se reactive el asunto, pero no podemos poner fecha ni sabemos quién será».

El protocolo a seguir en este tipo de casos pasa porque la Anunciatura, encargada de gestionar las diócesis en sede vacante, entable contacto con la Congregación de Obispos de Roma, quienes deben presentar los nombres oportunos al papa Francisco para ocupar las vacantes.

En último término, es el papa el que firma el nombramiento del nuevo obispos de la Diócesis de Astorga. «Este es un proceso largo y dependiendo de lo avanzado o no que esté se puede tardar más o menos», ha sentenciado el administrador.