40 años de municipalismo | Villaquilambre

«Ofrecemos cercanía, profesionalidad en la gestión y sacar todo el potencial al municipio»

Jorge Pérez Robles, durante la entrevista. / Sandra Santos

Jorge Pérez aborda la realidad del municipio del alfoz en un Encuentro con leonoticias con motivo del 40 aniversario del municipalismo

Nacho Barrio
NACHO BARRIOLeón

Villaquilambre, presente y futuro.

Jorge Pérez aborda la realidad del municipio del alfoz en un Encuentro con leonoticias con motivo del 40 aniversario del municipalismo.

- Llegó a la alcaldía de Villaquilambre este verano de una forma inesperada, ¿no es así?

- Sí, fue inesperado porque lo de llegar a la alcaldía era lo que estaba previsto que pasase este mayo. A raíz de la Operación Enredadera todo se precipitó, tuvimos conversaciones y llegamos a un acuerdo con el resto de fuerzas políticas para presentar la moción de censura y desde septiembre ahí estamos.

- Parece que hace mucho tiempo de aquello pero, ¿cómo fueron esos días?

- Al principio fueron un poco incrédulos con que nuestro ayuntamiento apareciera en una operación tan importante contra la corrupción, pero fueron pasando las semanas y con la información que iban publicando los medios de comunicación llegamos a la conclusión de que el tema era suficientemente importante como para entablar conversaciones con el resto de fuerzas para cortar por lo sano lo que estaba pasando en Villaquilambre.

- No sé si en algún momento pensó en la posibilidad de ser alcalde tan pronto.

- No fue de un día para otro, pero las negociaciones duraron poco. La hoja de ruta en junio del año pasado, antes de la Enredadera, marcaba seguir trabajando dentro de la agrupación socialista y del grupo municipal, presentar mi candidatura a la asamblea de militantes y, si salía elegido, presentarme en mayo e intentar ganar las elecciones. Todo se precipitó y las conversaciones dieron fruto.

- ¿Qué municipio encuentra cuando toma el bastón de mando?

- A nivel gestión era un municipio dejado de la mano de Dios, prácticamente sin gestión, es lo que más eché en falta cuando llegué. Había un mal ambiente laboral entre los funcionarios y económicamente nos encontramos una situación no crítica, pero que venía arrastrando el año preelectoral. Tuvimos que hacer muchas transferencias de crédito. En términos generales dinero hay, nos encontramos una deuda bastante grande con una de las empresas de transporte y con una denuncia de la empresa de basuras.

- ¿Uno entra con las manos atadas?

- Lo que restaba de año 2018 estaba prácticamente hecho, lo que sí que teníamos por delante era el 2019 y no íbamos a quedarnos de brazos cruzados. Trabajamos intensamente en los primeros tres meses en activar la gestión del ayuntamiento, en que los funcionarios estuviesen a gusto y trabajasen más, como así está sucediendo; y en preparar los presupuestos.

Nos costó mucho poner todo al día, pero cuando lo hicimos preparamos las cuentas. Los presentamos hace dos semanas y serán aprobados a lo largo de ésta. En estos presupuestos hemos plasmado nuestra forma de ver el municipio y lo que queremos hacer en él, porque en el periodo de septiembre a diciembre no pudimos hacer nada.

- ¿En qué se reconoce su firma en estos presupuestos?

- Hay muchas, cuando miras un presupuesto por partidas igual no te das cuenta de que el gobierno tenga un proyecto político o que no lo tenga. Lo primero que vimos es que el Plan General de Ordenación Urbana no sirve para nada, está hecho en la época del 'boom' económico y está dedicado prácticamente entero para hacer pisos. Una de las partidas está destinada a la modificación del Plan, desde hacer sectores pequeños que tengan viabilidad hasta que se pueda implantar una institución del Estado, ahora no tenemos terrenos que ofrecerles.

Hay partidas de grandes inversiones y otra dedicada a la creación de una biblioteca municipal, rehabilitando el viejo edificio del Ayuntamiento. Otra inversión serán los vestuarios de la zona de El Egido, gracias a la buena noticia de la eliminación de los pasos a nivel se potenciará más esa zona como eje central del deporte.

- ¿Qué ocurre con el instituto de Villaquilambre?

- En las partidas presupuestarias de Villaquilambre nunca va a ir, pero la Junta sigue negándose a la evidencia de que es necesario. Pueden decir que no hay dinero, pero no que no es necesario. Hay una partida para el comienzo, el proyecto de urbanización de la calle La Cerrada.

- ¿Las reuniones que han mantenido con la Junta no han sido fructíferas?

- Siguen empeñados, el informe que nos presentaron es el mismo que el de hace dos años.

- Ha habido reuniones pero ellos siguen empeñados, el informe que nos presentaron en noviembre es el mismo de dos años antes, ni siquiera lo habían actualizado con el argumento de que no es necesario el instituto. Pero lo dicen por los colegios privados que hay alrededor. Somos el único ayuntamiento de España de más de 15.000 habitantes que no lo tiene.

- ¿También ocurre lo mismo con el centro de salud?

- Está parecido, las negociaciones están más avanzadas pero lo que nos exigen para aceptar el terreno es insostenible, no podemos gastar dos millones de euros en una carretera que está en una zona que no tiene ninguna repercusión para el Ayuntamiento.

- Uno de los grandes proyectos que se vendieron a bombo y platillo fue el de la Central de Biomasa. ¿Cómo avanza?

- Estando en la oposición conocíamos el proyecto pero sin poder de decisión. Al entrar nos pidieron cita tanto el Somacyl como las asociaciones contrarias. Nos encontramos un proyecto mal diseñado, pero en el que no podíamos intervenir porque está avanzado. No podíamos comenzar desde cero y hacerlo de forma más humilde. Ahora no está diseñado para dar servicio a los ciudadanos, más allá de los impuestos que pueda pagar. No hay una red de distribución ni para los vecinos cercanos, está centrado en la ciudad. No podemos plantear un proyecto alternativo que palie la situación.

- Hubo mucha oposición...

- Sí, y se mantiene. Ellos quieren que el expediente finalice como está, pero tiene que cumplir las normas que marca el PGOU. Ser igual de rigurosos con ellos que con nuestros vecinos.

- Villaquilambre es uno de los municipios con mayúsculas de la provincia, en cuyo Ayuntamiento hay multitud de fuerzas políticas. Eso asegura el debate. ¿Cómo va el entendimiento con ellas?

- Yo creo que bien, todo el mundo dice que vienen tiempos difíciles pero es bastante fácil hablar con la gente. Tenemos experiencia. A la hora de trabajar tú lideras un proyecto, y si tienes suficiente relación personal con el resto absorberás las ideas de los demás marcando la línea el partido más votado. No es difícil llegar a acuerdos.

- ¿Están abiertos a reeditar el pacto con Podemos y UPL?

- No se puede hablar de pactos antes de las elecciones, pero si en mayo los números dan, la relación con ambos es excepcional. Probablemente podríamos repetir el pacto, lo que no significa que no tengamos capacidad de hablar con todos.

- ¿Con qué proyecto se presenta para seguir siendo alcalde?

- Lo bueno que tiene serlo en la actualidad es que tu programa electoral es cómo estás gobernando. Ofrecemos cercanía, una profesionalidad grande en la gestión y sacar el potencial al municipio. Queremos crear un gran área empresarial en una zona específica, reforzar zonas verdes y equipamientos. El anterior PGOU desterró a los pueblos pequeños y nosotros queremos fomentarlos.