García Bayón asegura que Mañueco le ofreció hasta ser alcalde de Villaquilambre

Pacto firmado entre el Partido Popular y los concejales de UPL y el resto de formaciones.

El concejal 'díscolo' de Unión del Pueblo Leonés se reafirma en haber cumplido «escrupulosamente» el reglamento de su partido: «Mientras no me echen de mi casa, me pueden echar de donde quieran»

Rubén Fariñas
RUBÉN FARIÑASVillaquilambre

Era uno de los protagonistas de la mañana en Villaquilambre. Su foto junto a Alfonso Fernández Mañueco y haberse salido de la disciplina marcada por Unión del Pueblo Leonés le convertían en el foco de las cámaras.

Lázaro García Bayón vivió un intenso y duro pleno en la sesión de investidura de Manuel García como nuevo alcalde de Villaquilambre.

El propio edil de UPL, explicaba a los medios, documento en mano, cómo había sido la negociación con el presidente del Partido Popular de Castilla y León: «Él estaba en Madrid y yo fui a Valladolid a firmar. Me decía que no podía y que lo haría por él Francisco Vázquez y yo le dije que o lo hacía él o no había alcalde en Villaquilambre; y quedamos en Salamanca».

En llamadas previas, en el inicio de las negociaciones, según García Bayón, Mañueco le llegó a ofrecer ser alcalde de Villaquilambre. «Me decía que lo que quisiera. Alcalde no quiero ser porque no tengo las fuerzas necesarias ni me compete».

Previamente, el leonesista informó a Juanjo Moro (Podemos) y Jorge Pérez (PSOE) de que la única razón que le había movido a este pacto era que el Partido Popular iba a gobernar la Junta de Castilla y León. Si el candidato hubiera sido Luis Tudanca, lo mismo hubiera pactado con él, reconoce.

Su futuro en la UPL

Y sobre la reunión del consejo general de UPL a la que él no acudió «porque estaba roto de cansancio», y las consecuencias que este pacto tendrá para su futuro político, Lázaro ha manifestado que ha cumplido el reglamento de Unión del Pueblo Leonés «escrupulosamente».

«El jueves llamé a mi secretario general, antes de reunirme con el comité local de UPL, para decirle dónde estaban las cosas y qué quería que hiciera. Luis Mariano me dijo que lo que yo quisiera, que así son los pactos. Él no me dijo que no», ha reiterado el concejal de Villaquilambre.

A pesar de todo ello, Lázaro García Bayón está dispuesto a acatar la decisión del partido porque «mientras no me echen de mi casa, me pueden echar de donde quieran» y si se tiene que ir lo hará con la cabeza «altísima» de que su firma y su voto haya servido para tener un pueblo «de primera categoría».