Leonoticias

«El 65% de los alumnos van a estudiar carreras que no les servirán»

Estudiantes en el stand de HP en YoMo.
Estudiantes en el stand de HP en YoMo. / HP
  • La presidenta de HP Iberia destaca en el MWC la importancia de acercar las vocaciones de los estudiantes a las carreras 'steam' como ciencia, tecnología o arte para "avanzar como país"

Las previsiones indican que en 2020 la demanda de perfiles ‘steam’ (ciencia, tecnología, ingeniería, arte y matemáticas) será del 14% en Europa y del 10% en España, pero se está produciendo una “dramática” disminución de matriculaciones en estas disciplinas: un 25% en Europa y un 40% en nuestro país.

Helena Herrero, presidenta de HP España y Portugal, ha asegurado durante la presentación de la empresa en YoMo (The Youth Mobile Festival, un evento que une tecnología y educación paralelo al Mobile World Congress de Barcelona) que al 50% de las empresas españolas les faltan perfiles de este tipo y que el 65% de los alumnos de Primaria van a estudiar carreras para puestos que no existirán. “Estamos preparando a la gente para trabajos que no van a ser demandados”, ha explicado.

Por ello, desde HP han recordado su compromiso en conseguir equipos diversos en las áreas de I+D para desarrollar productos y soluciones que fomenten “un mundo más sostenible”. Herrero ha señalado que su objetivo es aportar valor para aumentar la vocación de los estudiantes a las carreras ‘steam’. “La tecnología es algo trasversal, es la espina dorsal de la transformación de un país. ¿Realmente estamos preparando a España para el futuro?”, se ha preguntado la presidenta de la compañía.

Por otro lado, Xavier García, director general de Gran Formato de HP España, ha recordado que Barcelona posee el centro de I+D más grande de HP fuera de Estados Unidos, con un equipo de más de 500 ingenieros que firman unas 100 patentes al año, lo que confirma su apuesta por el país.

García ha destacado que durante la feria YoMo quieren concienciar a los jóvenes, profesores y sector educativo en general de que “la complejidad que hay detrás de la tecnología básica -como un ‘smartphone’- es tremenda”, por lo que es “necesario” equipos y formación específica para seguir liderando esta industria. “Los países solo podrán progresar con una población potente de ingenieros”, ha concluído.