El Ayuntamiento paga desde hace años el doble del precio de mercado en los suministros eléctricos

Imagen de los detalles de costes entre particulares y el pago del Ayuntamiento de León./
Imagen de los detalles de costes entre particulares y el pago del Ayuntamiento de León.

Comprar al mismo suministrador una única pieza en tienda cuesta la mitad que si el producto es pagado por el Ayuntamiento | El sobrecoste sobre el precio 'venta al público' en clientes alcanza en ocasiones el 490% del precio en la factura municipal

J.C. | J.L.B.León

El Ayuntamiento de León paga desde hace años el doble de su precio en una parte de los suministros eléctricos que adquiere y consume en su actividad diaria.

Así lo demuestran los documentos aportados a leonoticias a lo largo de las últimas semanas por diferentes fuentes internas y externas al Consistorio y que evidencian en el tiempo un elevado sobrecoste en la adquisición de este tipo de material.

En modelos concretos aportados por la empresa suministradora (limitadores o interruptores diferenciales, como alguno de los ejemplos) el Ayuntamiento de León abona por unidad 204,6 euros. Sin embargo la misma empresa para un proveedor particular que se acredite como cliente habitual el precio se queda en los 102,30 euros, lo que supone un 100% de incremento en la factura institucional.

Sólo es un ejemplo porque los contratos de adquisición de material eléctrico por parte del Ayuntamiento de León dejan ver un buen número de 'desequilibrios' en este tipo de adquisiciones.

Ejemplos

En otra comparativa el Ayuntamiento de León paga 482,27 euros por un Magnetotérmico y el mismo modelo adquirido por un particular en tienda tiene un coste de 217,02 euros (122% de incremento en la factura del Consistorio).

Los casos se multiplican y los porcentajes se disparan. En un diferencial eléctrico por el que el Ayuntamiento abona 679,28 euros un particular cliente de la suministradora debería abonar 169,82 euros, con un incremento que se eleva hasta el 300%.

Uno de los casos más llamativos llega en el suministro de cable. El mismo proveedor y el mismo producto cobra al Ayuntamiento de León 35,976 euros pero aplica un precio de 6,10 euros para un particular generándose así un incremento en la factura al Ayuntamiento del 489%.

La documentación aportada a leonoticias en los últimos días refleja que la diferencia en el precio institucional/particular no es exclusiva de una única partida sino una situación generalizada.

Así en una factura ordinaria completa cuyo importe final supera los 6.000 euros para el Ayuntamiento un particular podría -calculando los precios de tienda- abonar algo menos de 3.000 euros.

Más allá de la legalidad de la operación de compra de material que no está en cuestión,resulta sorprendente que un 'gran cliente' como el Ayuntamiento de León abone sobrecostes de más del cien por cien respecto a un cliente unipersonal en instalaciones de este tipo.

Incrementos

Los ejemplos se multiplican y en algunos casos hasta alcanzar diferencias entre el precio 'en tienda' y el precio 'en factura al Ayuntamiento de León' con desajustes del 500%.

Pero ¿Por qué el Ayuntamiento de León, un gran cliente en consumibles no solo eléctricos sino de cualquier otra área, abona por un producto el doble y el triple de su precio en tienda? ¿Cómo es posible abonar un precio hasta un 500% veces mayor sin que no salte ninguna alarma que anime a controlar ese gasto?

La situación ahora conocida se ha extendido corporación tras corporación municipal. Dos décadas atrás este mecanismo, según fuentes del propio Ayuntamiento de León, obedecía a una especie de acuerdo 'de facto' por el que el proveedor 'engordaba' la factura renunciando a cualquier tipo de descuento ante la certeza de que la misma se abonaría «tres o cinco años después».

Respeto a la legalidad y los procedimientos

Sin embargo esa situación se solventó con la Ley de Pagos de la Administración Pública que limita a 30 días las certificaciones para el pago a proveedores, lo que anularía cualquier provisión de este tipo.

Por su parte desde el Ayuntamiento de León se ha advertido este lunes que los contratos para suministros eléctricos se realizan con todo los avales legales y que el procedimiento actual es el mismo «que desde hace años».

El Consistorio leonés remarca además que en todo momento se respeta la legalidad en las contrataciones de este tipo si bien admite que los precios del material queda reflejado en los pliegos y son las empresas licitadoras quienes los marcan a la baja. Esa acción, en todo caso, no implica que el precio final para un ayuntamiento se asemeje al precio final de venta al público. Entre ambos, hoy por hoy, las diferencias resultan abismales.

Contenido Patrocinado

Fotos