Antibióticos pone en marcha la nueva planta de fermentación y avanza en la implantación de una tercera línea de producción

Planta de ALD Biopharma, antigua Antibióticos. / S. Santos

La química leonesa cuenta en la actualidad con 250 empleados y podría incorpora una veintena con la puesta en marcha de la depuradora, tras tres años sin actividad | La compañía trabaja en la adaptación de nuevas plantas, para dar un impulso a la investigación y al empleo

A. CUBILLASLeón

Antibióticos (hoy 'ADL Biopharma') resurge. Bandera del tejido industrial, santo y seña del desarrollo de la ciudad, una de las pocas fábricas convertida en el emblema de toda una provincia, que alcanzó los 800 empleados y que estuvo al borde del precipicio, recupera, paso a paso, todo su esplendor.

Lo hace de la mano de Black Toro, el fondo de inversión que reflotó la farmacéutica. Tres años después, mantiene su hoja de ruta invariable. Anunció la puesta en marcha de su nueva planta de fermentación en el mes de marzo tras un ambicioso plan de remodelación y renovación. Dicho y hecho.

En la actualidad, la ‘nave 3’ funciona a pleno rendimiento y centralizada la producción de Antibióticos. Era un objetivo a corto plazo, ambicioso pero clave para atender al contrato que la Black Toro suscribió con ADL Biopharma por más de 146 millones de euros para la producción industrial de productos biofarmacéuticos con una fuerte base científica.

En la actualidad, la ‘nave 3’ concentra dos producciones con la previsión, según han confirmado a leonoticias desde la sección sindical de UGT, de que antes de que finalice el mes de marzo se implemente una tercera.

La compañía leonesa, ahora bajo capital internacional crece no sólo en producción sino en planes económicos de futuro. Así, y según se ha remarcado desde la propia empresa, la compañía se encuentra en proceso de 'externalización' para su salida a Bolsa.

La salida al mercado bursátil se acordará en el próximo consejo de administración y la previsión es que ésta pudiera concretarse a finales del presente ejercicio.

Nuevas líneas de negocio

Pero el futuro de Antibióticos invita al optimismo. La dirección de la compañía trabaja en diferentes campañas para impulsar la fabricación de productos estériles y amoxicilina y mantiene una importante línea inversora para la adaptación de nuevas plantas a la normativa actual, permitiendo dar un impulso a la investigación y a la implantación de líneas de nuevas producciones.

Futuro que invita al optimismo

El avance de Antibióticos no ofrece dudas. Lo hace en todos los frentes e incluso la vertiente empresarial sigue ampliándose en todas las áreas. En 2017, la empresa dejó atrás su 'viejo' nombre y cambió a 'ADL Biopharma'. Sobre la mesa la fermentación biofarmacéutica con una planta que cuenta ya con una capacidad productiva total de 2.400 metros cúbicos de fermentación, la mayor de España y una de las tres mayores de Europa.

Hoy, ADL Biopharma mantiene como líneas activas la fabricación de principios activos (API's) derivados de la penicilina y la industrialización de proyectos biotecnológicos a través de procesos de fermentación.

A finales del pasado mes de noveimbre, Bionaturis (BNT) suscrió un acuerdo de intenciones con ADL Biopharma para integrar ambas compañías, cuyo resultado será la creación de un líder y referente biotecnológico de fermentación europeo.

La intención de los accionistas de la nueva sociedad es la de realizar una operación de aumento de capital con el objeto de financiar el crecimiento y aumentar el free-float de la nueva sociedad como vía para incrementar la liquidez de sus acciones.

Asimismo y en el marco de los planes de expansión que tiene la compañía, Antibióticos trabaja desde finales de año en la puesta en marcha de la depuradora, sin funcionamiento desde hace tres años. Se trata de un activo fundamental para la compañía, que asumiría directamente la gestión de los vertidos sin depender de gestores externos.

Además, recuerdan desde UGT, su puesta en marcha se traduciría en la incorporación de nuevos trabajadores, que rondaría entre las 15 o 20 personas, que se vendrían a sumar a los 250 trabajadores que conforman en la actualidad la plantilla de la química leonesa. La previsión es que la depuradora esté a punto a mediados de año.

Objetivos, nuevas líneas de trabajo y proyectos de futuro que se traducen en una importante inversión económica “como hacía tiempo que no se veía”, señalan los representantes de UGT que, aunque cautos, remarcan el compromiso de inversión y de creación de empleo. “Están apostando fuertemente por Antibióticos”, remarcaron.

La planta de Antibióticos contaba con 300 trabajadores en el 2013, fecha en que estalló el conflicto laboral en el seno de la compañía que estuvo al borde de la quiebra. A finales de noviembre del 2015, Black Toro tomaba las riendas con una plantilla de 170 que, en tan sólo tres años se ha elevado hasta los 250 y con la previsión de crecer a corto plazo.

Contenido Patrocinado

Fotos