Leonoticias

Rosa Valdeón presenta a Herrera su renuncia irrevocable como vicepresidenta y consejera de Empleo de la Junta de Castilla y León

Valdeón explica el incidente en el que se vio involucrada con su vehículo
Valdeón explica el incidente en el que se vio involucrada con su vehículo / Leticia Pérez
  • Esta decisión de la vicepresidenta se basa en su deseo de que este incidente no perjudique el normal funcionamiento del Gobierno de la Comunidad | Admite un error y una responsabilidad por haber dado postivo en un control de alcoholemia

La vicepresidenta y consejera de Empleo, Rosa Valdeón, se ha reunido esta tarde con el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, para presentarle formalmente su renuncia, con carácter irrevocable, como consecuencia de haber dado positivo en un control de alcoholemia este viernes

Esta decisión de la vicepresidenta se basa en su deseo de que este incidente no perjudique el normal funcionamiento del Gobierno de la Comunidad.

Ante los periodistas y cuestionada repetidamente sobre si contempla la posibilidad de dimitir de sus cargos, Valdeón subrayó que antes de anunciar ninguna decisión quiere hablar personalmente con el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, para que conozca en persona su versión, si bien adelantó: “Voy a ser coherente con lo que he dicho siempre”.

La dirigente ‘popular’ explicó que anoche mismo sí pudo hablar con el presidente de la Junta, si bien quiere decirle “por su propia boca” el relato de los hechos, que coincidirá con el expuesto ante los periodistas. “Déjenme que hable personalmente con él antes, se lo debo. Es la primera persona por la cual estoy aquí, comparto al cien por cien su proyecto político, y me voy a reunir con él inmediatamente”, recalcó en varias ocasiones tras ser inquirida sobre si piensa dimitir, y antes de aclarar que por el momento no ha hablado con nadie de la cúpula nacional del partido, ya que el primero a quien tiene que dar explicaciones es a “su” presidente.

“Esta comparecencia se debe a un error, una imprudencia o llamémoslo como queramos, que tengo que asumir”. Con esas palabras inició una intervención para dar explicaciones “con toda la humildad y honestidad del mundo” en “uno de los días más duros” de su vida, que no dudó en calificar como “de los peores”.

“He defendido siempre que los políticos tenemos un deber de ejemplaridad, y por eso estoy aquí. Lo asumo perfectamente. Ahí he sido muy clara en otras ocasiones. A veces recibes apoyos de personas, que dicen que qué tiene que ver la vida personal con la política, pero no es eso. Yo puedo entender o consolarme, o intentar ser que humanamente me entiendan, pero el error lo asumo. Lo tengo que asumir”, señaló.

Su relato de los hechos

“Aquí no hay más relato que la verdad, con la verdad se va a todos los sitios. Sólo había dormido tres horas. Asumo que esos hechos son como son, pero permítanme que les dé mi interpretación personal. Les estoy diciendo la verdad”, subrayó antes de iniciar el relato de los hechos.

Posteriormente procedió a desgranar su versión de lo ocurrido, y explicó que, tras partir a las cinco de la madrugada para dejar a sus hijos en el Aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez después de haber dormido apenas tres horas, regresó a su domicilio conduciendo y se detuvo en un área de servicio a mitad de camino, donde tomó “una pulguita y dos cervezas”.

“Mi viaje transcurrió con la mayor naturalidad. Quería llegar a mi casa porque mis padres están enfermos, y hubo un momento en el cual vi varios coches que me daban las largas. Pensé que yo llevaba las largas puestas y no le dí más importancia, y al momento he visto a la Guardia Civil y tras detenerme me informaron de que en un adelantamiento le había dado a un camión al que había adelantado”, explicó.

Valdeón desmintió algunas de las informaciones que se habían publicado sobre el incidente, como que su vehículo circulaba a una velocidad de 170 kilómetros por hora (“siempre pongo el regulador de velocidad, y si hubiera ido a esa velocidad y me toco con un camión probablemente hoy no estaría aquí para contarlo”, aseguró), o que huyera del lugar del suceso tras el impacto (“no tiene sentido, para eso están los seguros; soy de las que si le hago un rayón a alguien le dejo mi móvil y se resuelve; no sé qué daños tiene el camión, pero supongo que si yo tengo pocos él tendrá menos”, señaló).

Posteriormente, en la rotonda de acceso a Morales de Toro, fue detenida por la Guardia Civil y, tras ser sometida a la prueba de alcoholemia, la vicepresidenta arrojó una tasa de 0,77 miligramos de alcohol por litro de aire espirado en la primera prueba y 0,72 en la segunda, cuando los máximos permitidos son de 0,25 mg/l en aire espirado y 0,5 g/l en sangre.

Al conocer los resultados de la prueba de boca de los agentes, la portavoz de la Junta reconoció ser “la primera sorprendida”, si bien relacionó esos índices con la ingesta de Alprazolam, un ansiolítico que había tomado para ayudarle a dormir horas antes de partir con sus hijos hacia Madrid, además de tomar “otro medicamento” por la mañana. “Potencia los efectos del alcohol”, reconoció ante las preguntas de los medios.

Según relató, fue la Guardia Civil quien le advirtió asimismo de que había sufrido un impacto contra un camión. “Al detener el vehículo, me enseñaron un rayón rojo en la parte de atrás de mi coche, un bollo, y que el parachoques trasero estaba suelto, algo que según me explicaron coincidía con la versión del denunciante”, reflejó.

“Evidentemente tengo que pedir disculpas, primero al camionero si le he hecho algún daño, luego a mis compañeros o la gente con la que comparto trabajo. Me han llamado todos los consejeros y a todos les he dado la misma explicación. Un ciudadano normal mañana pasaría un juicio rápido, con la sanción que fuera pertinente, y ahí se acabaría todo. Como tengo una responsabilidad añadida, el ser política, estoy aquí para dar la cara ante los ciudadanos y ante ustedes”, argumentó antes de decir: “No tengo nada que ocultar y quiero ser franca”.

Valdeón reconoció que los agentes de la Guardia Civil se portaron “exquisitamente” en todo momento con ella, y que lleva “una temporada con un nivel de estrés por trabajo y por razones personales por encima de lo normal”. “Daría cualquier cosa por no estar aquí ahora”, sentenció.