El colapso de un dique de hielo antártico subiría el mar 22 milímetros

Glaciar en el Antártico./Juan Vallejo
Glaciar en el Antártico. / Juan Vallejo

El dique Jorge VI que retiene el hielo de los glaciales más grandes amenaza con desaparecer

EUROPA PRESSMadrid

El colapso de la relativamente pequeña plataforma de hielo Jorge VI, en la Península Antártica, elevaría el nivel del mar en nada menos que 22 milímetros, al hacer de dique para numerosos glaciares.

Un equipo internacional de científicos ha demostrado cuánto aumentaría el nivel del mar si Larsen C y Jorge VI, dos plataformas de hielo antárticas en riesgo de colapso, se rompieran.

Si bien Larsen C ha recibido mucha atención debido a la ruptura de un iceberg de un billón de toneladas el verano pasado, su colapso solo contribuiría unos pocos milímetros al aumento del nivel del mar.Pero en el caso de Jorge VI, tendría un impacto mucho mayor, con una elevación prevista del mar a nivel global en nada menos que 22 milimetros, debido al efecto sobre los glaciares que retiene antes de llegar al mar. La investigación se publica en la revista de la Unión Europea de Geociencias 'The Cryosphere'.

El calentamiento reciente y rápido en la Península Antártica es una amenaza para las plataformas de hielo en la región, y se considera que Larsen C y Jorge VI tienen el mayor riesgo de colapso. Debido a que estas grandes plataformas de hielo retienen los glaciares continentales, el hielo transportado por estos glaciares puede fluir más rápido hacia el mar cuando se colapsan las capas de hielo, lo que contribuye al aumento del nivel del mar.

El nuevo estudio muestra que un colapso de Larsen C daría como resultado una descarga de hielo continental de aproximadamente 4 milímetros al nivel del mar, mientras que la respuesta de los glaciares al colapso de Jorge VI podría contribuir cinco veces más a los niveles del mar global, alrededor de 22 milímetros.

«Estas cifras, aunque no son enormes en sí mismas, son solo una parte de un presupuesto de nivel del mar más grande, incluidas las pérdidas de otros glaciares en todo el mundo y de las capas de hielo de Groenlandia, este y oeste de la Antártida. Tomados en conjunto con estas otras fuentes, los impactos podrían ser significativos para las naciones insulares y las poblaciones costeras», explica el autor del estudio Nicholas Barrand, glaciólogo de la Universidad de Birmingham en el Reino Unido.

Y agrega que la Península Antártica puede ser vista como un referente para los cambios en las capas de hielo de la Antártida oriental y occidental mucho más grandes a medida que el calentamiento climático se extiende hacia el sur.

El calentamiento en la Península Antártica condujo, en 2002, al dramático colapso de Larsen B, una plataforma de hielo al norte de Larsen C. Sin precedentes en su tamaño, casi toda la plataforma de hielo se rompió en poco más de dos semanas después de ser estable durante el último 10.000 años.

«Larsen C es la plataforma de hielo más grande que queda más al norte, por lo tanto, sujeta a las temperaturas más cálidas y el candidato más probable para un futuro colapso. Jorge VI está más al oeste y al sur, en un clima ligeramente más fresco, pero sigue siendo vulnerable a una atmósfera cálida y océano », dice el autor principal Clemens Schannwell, que dirigió el trabajo mientras estaba en la Universidad de Birmingham y en el British Antarctic Survey.

El verano pasado, un iceberg del doble del tamaño de Luxemburgo se separó de Larsen C. Pero a pesar de la reciente atención en esta plataforma de hielo, el equipo descubrió que su futuro colapso tendría un efecto modesto en el nivel del mar global. Mediante el uso de modelos informáticos para simular las interacciones entre la capa de hielo de la Península Antártica y las plataformas de hielo, el equipo descubrió que la respuesta glaciar al colapso de Larsen C sumaría hasta 2,5 milímetros al nivel del mar para 2100 y 4,2 milímetros para 2300.

«La vulnerabilidad al cambio en la plataforma de hielo Jorge VI y las posibles implicaciones en el nivel del mar derivadas de estos cambios son mucho mayores», dice Schannwell. Situada entre la Península Antártica y la isla Alexander, la plataforma de hielo Jorge VI tiene una superficie de 24.000 kilómetros cuadrados, aproximadamente la mitad del tamaño de Larsen C.

Pero contribuiría mucho más al aumento del nivel del mar porque está alimentado por glaciares más grandes y es muy efectivo reteniendo el hielo que drena desde estos glaciares. De acuerdo con las simulaciones presentadas en el nuevo estudio The Cryosphere, el ajuste de los glaciares que fluyen hacia él después de un colapso podría contribuir hasta 8 milímetros a los niveles globales del mar en 2100 y 22 milímetros en 2300.

«Antes de nuestro trabajo, no sabíamos qué pasaría con el hielo corriente arriba en la Península Antártica si se perdían estas estanterías. Esto podría tener implicaciones importantes para el medio ambiente local y para los niveles mundiales del mar, información que es esencial para la planificación y la política de mitigación del cambio climático», dice Schannwell, que ahora se encuentra en la Universidad de Tübingen en Alemania.

«A la luz de las crecientes temperaturas proyectadas para el próximo siglo, la Península Antártica proporciona un laboratorio ideal para investigar los cambios en la integridad de las plataformas flotantes de hielo. Esta región puede informarnos sobre los procesos de hielo y permitirnos observar la respuesta del hielo en el interior a cambios en la plataforma de hielo», asegura.

En este sentido, Barrand afirma que se debería ver estos «cambios dramáticos» en la Península Antártica como una señal de advertencia para los sistemas de plataformas de hielo mucho más grandes en otras partes de la Antártida con un potencial aún mayor para el aumento global del nivel del mar.

Contenido Patrocinado

Fotos