https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

El constructor planeaba introducirse en el negocio de semáforos y radares

Uno de los radares instalados en las cercanías del Campus Unamuno en la ciudad de Salamanca. /Manu Laya
Uno de los radares instalados en las cercanías del Campus Unamuno en la ciudad de Salamanca. / Manu Laya

El fiscal muestra su «asombro» por la influencia de Ulibarri, «fruto del dominio que ejerce sobre los medios de prensa»

Leonoticias Diario
LEONOTICIAS DIARIOLeón

La actividad de regulación del tráfico y la movilidad en ciudades y poblaciones medianas, que comenzó a desarrollar la mercantil Bilbomática (que cambió de denominación por Aplicaciones Gespol, con sede en Barcelona), y en cuyas adjudicaciones intercedían miembros de la trama, atrajo a José Luis Ulibarri. Al menos así se refleja en varias conversaciones grabadas por la Policía al astorgano Ángel Luis García, 'el patatero', el más locuaz de la red.

Más información

¿En qué consistía el negocio?

Uno de los empleados lo definió con claro afán recaudatorio. Las mercantiles ofrecían a concejales y alcaldes la instalación de radares de velocidad y cámaras de control de semáforos en rojo. Las empresas se encargaban de instalar los equipos, las aplicaciones informáticas y en algunos casos comunicaban las sanciones a los conductores. El importe de las mismas se repartían en función de un porcentaje (55% y 45%, según acuerdo). Contratos anuales de 160.000 hasta más de un millón, y cuyas ofertas técnicas y preparación de los pliegos se anticipaban incluso al personal de las policías municipales, «al objeto de lograr influenciar a los funcionarios y autoridades municipales». En alguna de las grabaciones, se reconoce que para recaudar más en los municipios se acortaba el tiempo de aviso del semáforo al cambiar de ámbar a rojo. Todos ganaban en ingresos, y de ahí que Ulibarri, según su segundo en la red, Ángel Luis García, también en prisión preventiva, estuviera interesado en comprar Gespol.

Para el fiscal, «la notoriedad y relevancia» adquirida por ambos, por ser propietarios de medios de comunicación, «les ha abierto las puertas de las concejalías y alcaldías». En un escrito que figura en las diligencias, el fiscal catalán dice que «resulta asombrosa, en gran medida fruto del dominio que ejerce, como premia o castiga a quienes no accedan a sus pretensiones».

 

Fotos