Cientos de personas celebran con la «marcha de la dignidad» el acuerdo alcanzado en Embutidos Rodríguez

Manifestantes en la marcha de Embutidos Rodríguez. / Noelia Brandón

Las puertas de la factoría fueron el punto de partida de una manifestación que ha enfilado el camino hacia La Bañeza, en la que sindicatos y trabajadores celebraron el acuerdo alcanzado por las partes en el conflicto de Embutidos Rodríguez «con orgullo y satisfacción»

Nacho Barrio
NACHO BARRIOLa Bañeza

Bajo un ambiente de victoria pero con los ánimos reivindicativos presentes, sindicatos y trabajadores llenaron la explanada de entrada a Embutidos Rodríguez en la mañana del jueves. Escasas horas después de firmar el acuerdo entre las partes y con la satisfacción patente por lo conseguido, centenares de personas marcharon en manifestación hacia La Bañeza.

El origen de la movilización

Satisfechos, sí, pero alerta. Así se mostraron los representantes sindicales al inicio de la marcha. «Esta es una movilización de carácter nacional en defensa de los trabajadores», defendía Ángel Manuel Santos, secretario general de CCOO Industria de León.

Así, no escondió la alegría porque «finalmente hemos sido capaces de alcanzar un acuerdo satisfactorio para las partes, un acuerdo que regulariza de una vez por todas la situación de los falsos autónomos en el que se acuerda que la totalidad de ellos van a pertenecer a Embutidos Rodríguez a partir del 1 de junio».

El acuerdo, alcanzado al filo de las dos de la mañana en la Tesorería de la Junta de Castilla y León con la presencia del consejero Juan Carlos Suárez-Quiñones, contiene además la readmisión de los despedidos por ir a la huelga, «que no es un delito», como recordó Santos.

Los más de 300 falsos autónomos verán regularizarse su situación, motivo por el que la manifestación partió siendo «la marcha de la dignidad de las personas».

En su intervención, el representante sindical también manifestó que se ha firmado un acuerdo que para los trabajadores es «todo ganar», en el que se recoge una garantía de empleo, con una clausula económica de 4.000 euros gracias al que «ahora no van a poder hacer una quema de brujas».

Por su parte, el responsable de CCOO en Castilla y León Vicente Andrés, estimó que «la inspección de Trabajo y el Gobierno dejaron claro que los trabajadores de Servicarne componían una falsa cooperativa, por lo que el hecho de tener que acudir a movilizaciones no corresponde al Siglo XXI, las nuevas formas del trabajo tienen que incluir derechos para los trabajadores».

La marcha enfiló la carretera hacia La Bañeza con los cánticos, las banderas y la satisfacción como motor para hacer camino.