El duro testimonio de María Jiménez tras su grave enfermedad: «Llegué muerta al hospital»

El duro testimonio de María Jiménez tras su grave enfermedad: «Llegué muerta al hospital»

Tras debatirse entre la vida y la muerte, la cantante ha concedido su primera entrevista a «Sábado Deluxe»: «Cuando desperté del coma vi a mi hermana y a mi hijo llorando. Lo peor que llevo es que se lo he hecho pasar fatal a mi familia. Mi hijo despidió al jardinero porque se pensaba que estaba muerta»

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

Tras casi dos meses ingresada en la UCI del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, María Jiménez logró estabilizarse y salir adelante. La cantante, que estuvo muy grave, celebra que está viva y así lo ha contado en su vuelta a la televisión (en el programa 'Sálvame'), donde quiso dar las gracias «por tanto cariño» y al personal médico que la ha atendido tanto en Sevilla como en Cádiz. «Gracias a ellos estoy aquí», ha dicho la artista.

El pasado julio, María recibió el alta hospitalaria. Apenas tres meses antes, la cantante había tenido que ser intervenida quirúrgicamente de urgencia por un problema en el aparato digestivo y tuvo que estar varios días ingresada en la UCI. La sevillana fue intervenida el 2 de mayo en estado grave con una obstrucción intestinal por «un proceso no maligno», evolucionando favorablemente en los primeros días en la UCI, desde donde pasó a planta de hospitalización.

Posteriormente surgieron «complicaciones infecciosas» agravadas por sus problemas circulatorios crónicos y metabólicos, siendo necesario de nuevo su ingreso en UCI y hace más de un mes fue trasladada del hospital San Rafael de Cádiz al hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

Por fortuna, todo quedó en un susto. «Evidentemente no estaba muerta, estaba de cachondeo», bromeó la artista en 'Sábado Deluxe', donde concedió su primera entrevista, tratando de quitar hierro al duro mazazo recibido antes de verano. «No podía ir al baño, ya llevaba muchos días. Me quejaba y no me encontraba bien. Una noche llamé a mi hijo y le dije que viniera para ir al médico. Tenía vómitos muy malos. Me tenían que operar y me dijeron que me tenía que ir a Cádiz porque en Sevilla no había quirófano», contó la sevillana.

«Me iban a operar de colon. Mi hermana no me veía bien y me dijo que me fuera a Sevilla. Parece que vino una amiga nuestra, que es enfermera y le dijo que me estaba muriendo. Yo estaba en la inopia, en coma y me llevaron a Sevilla (...) Me metieron muerta al hospital y he resucitado, y aquí estoy», confesó María Jiménez.

«Cuando desperté del coma vi a mi hermana y a mi hijo llorando. Lo peor que llevo es que se lo he hecho pasar fatal a mi familia. Mi hijo despidió al jardinero porque se pensaba que estaba muerta», reconoció la cantante sevillana. «No he tenido la sensación de que me podría morir. Gracias a la enfermedad he recuperado a muchos amigos a los que hacía años que no veía. Aún tengo problemas para andar, tengo un hormigueo en una pierna», concluyó.