Los pilotos acusan al Gobierno de «mirar hacia otro lado» con Ryanair

Varios pasajeros se dirigen hacia un avión de Ryanair. /REUTERS
Varios pasajeros se dirigen hacia un avión de Ryanair. / REUTERS

Denuncian «amenazas y coacciones» de la aerolínea para hacer fracasar su huelga conjunta con los tripulantes contra los cierres de las bases en Canarias y Girona

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

Los pilotos de Ryanair, la principal aerolínea 'low cost' en Europa, acusan al Gobierno de tomar partido por el grupo de origen irlandés en el conflicto social que mantienen con ella, hasta el punto de no respetar la jurisprudencia de los tribunales respecto a los servicios mínimos de los paros ya en marcha. Este jueves el sindicato Sepla se unió a la huelga convocada desde principios de mes por los dos principales sindicatos de tripulantes de cabina (TCP), Sitcpla y USO, y lo hizo denunciando que los comandantes de los aviones han sufrido «amenazas y coacciones» para hacer fracasar esa protesta contra los cierres de sus bases en Canarias y Girona.

Desde Sepla se quejan de que, con el amparo del Ministerio de Fomento, la compañía aérea ha declarado todos los vuelos como servicios mínimos y les obliga a acudir a sus puestos de trabajo, según figura en las cartas que ha hecho llegar a todos los pilotos. El departamento que aún dirige José Luis Ábalos había fijado, como vuelos obligatorios a realizar pese a los paros, el 100% de las conexiones con Baleares y Canarias, el 60% de los trayectos peninsulares e internacionales con duración superior a cinco horas y, por último, el 35% de aquellos viajes nacionales o hacia el extranjero que durasen menos tiempo.

Tales servicios mínimos han sido tachados de «abusivos» por todos los sindicatos que, al tiempo, han criticado al Gobierno por «mirar hacia otro lado». Las principales reproches se dirigen al propio Ábalos, por no hacer que Ryanair «cumpla sus órdenes» para permitir los paros en los vuelos que no estén garantizados -con esa estrategia la empresa ha logrado no cancelar ni uno y que solo el 5% sufran retrasos-. También le acusan de «desoír los mandatos de la justicia», en el sentido que la Audiencia Nacional ya declaró con otra huelga similar (en Air Nostrum) que Fomento había «violado» el derecho constitucional a la huelga.

Asimismo, los pilotos estiman que el Ejecutivo se está «haciendo el muerto», tras circunscribir el propio ministro el conflicto con la aerolínea irlandesa a «un problema laboral» y descartando posibles problemas de conectividad pese a los temores y dudas de las autoridades regionales, sobre todo en el archipiélago canario. No obstante, Ábalos matizó en las últimas horas que están trabajando «de modo discreto» para «disuadir» a Ryanair de sus planes de cierres, aunque sus gestiones han fracasado hasta ahora y no se atisba un cambio de perspectiva tras insistir la aerolínea en que «no revocará» las clausuras de bases previstas a partir del 8 de enero.

Bonus por los ajustes

«No importa cuántas huelgas fallidas y sin sentido se lleven a cabo», insistieron fuentes de Ryanair, que este jueves celebró su junta general en Dublín, donde tiene su sede social. Su consejero delegado, el polémico Michael O´Leary, se comprometió con los accionistas a duplicar la rentabilidad de la compañía, o bien el precio de los títulos, en un plazo de cinco años. Si lo consigue recibirá un bonus acumulado de hasta 100 millones de euros. Lo tendrá complicado, dado que hasta marzo o abril de 2020 no espera empezar a recibir los nuevos aviones 737-MAX que había encargado a Boeing (135 en firme y otros 75 opcionales), un modelo que desde los graves accidentes sufridos en marzo pasado tiene vedada temporalmente su presencia en los cielos,

Los planes del rey del bajo coste en el transporte aéreo incluyen el despido de hasta 700 trabajadores (sobre una plantilla de 17.000 empleados en toda Europa), 500 de ellos pilotos conforme al «excedente» que afirma tener la compañía, que deberá adelgazar su estructura de costes si quiere ser más rentable. O'Leary, que lleva 25 años al frente de ella y al menos estará otros cinco más -si bien en un cargo más volcado en todas las filiales del grupo y no solo en la matriz-, señaló que a parte de ellos se les podría ofrecer 12 meses de licencia con derecho a sueldo para evitar su despido directo, esto es, una especie de suspensión temporal de empleo.

Desconvocada la huelga de asistencia en tierra en los aeropuertos

Los gestores de los aeropuertos nacionales de la red de AENA recibieron este jueves con alivio -parte de ellos estuvieron reunidos en un congreso en Madrid para destacar el papel directivo de la mujer en el sector- la desconvocatoria de la huelga prevista por los trabajadores de asistencia en tierra ('handling') de Iberia. Los paros, que iban a ser de 24 horas todos los lunes entre el 30 de septiembre y el 18 de noviembre, podían provocar retrasos importantes dado que esos empleados se encargan, por ejemplo, de toda la labor de intendencia relativa al equipaje y de ayudar a poner a punto los aviones en cada escala, entre otras tareas.

UGT tomó dicha decisión tras conocer que Iberia había dado marcha atrás en su ruptura unilateral del proceso negociador para la firma de un nuevo convenio colectivo y anunciaba que les convocaría «de inmediato» a una nueva reunión, apelando al «sentido de responsabilidad» de los sindicatos. La aerolínea justifica su cambio como «un ejercicio de responsabilidad» ante el impacto de los paros -ya los hubo este verano en los aeropuertos de Madrid, Barcelona, Málaga y Bilbao- «en la credibilidad y el futuro» de los negocios de 'handling' y mantenimiento, junto al «riesgo real de pérdida de clientes».