Consumo

El bolsillo del turista británico no acusa el 'brexit' pese a bajar su afluencia

El bolsillo del turista británico no acusa el 'brexit' pese a bajar su afluencia

Una quinta parte de los 89.856 millones gastados por los 82,8 millones de viajeros que llegaron a España, un nuevo récord anual, fueron suyos

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

Los temidos efectos negativos del 'brexit' en el sector turístico español están siendo, por ahora, moderados e incluso hay sorpresas positivas. Una de ellas es que pese a reducirse el año pasado la afluencia de viajeros procedentes del Reino Unido en 304.000 personas (un 1,6% menos), su gasto total aumentó un 553 millones de euros (2,8% más) hasta sumar 17.976 millones, lo que revela mayor poder adquisitivo.

Así se desprende de las dos encuestas sobre gasto y movimientos turísticos publicadas este viernes por el INE, que confirman los récord anuales en ambos capítulos adelantados hace dos semanas por la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto. A juicio del Gobierno, esto refuerza «la fortaleza de España como destino líder», aunque el 'lobby' Exceltur –que representa a las grandes empresas del sector– rebajó luego algo ese optimismo al revelar que su actividad (el llamado PIB turístico) creció el año pasado por vez primera en los últimos ocho años menos que la economía. Eso sí, su alza del 2% le permitió sumar otro máximo histórico, con 142.000 millones de euros.

Para Exceltur, no obstante, la clave no es está en anotarse nuevos récords de turistas «per se, sino en buscar aquellos que dejen mayor derrama», es decir, atraer a los turistas que gastan más invirtiendo en «reposicionar la oferta» y no «jugando con la estrategia de precios». Las cifras indican que van por el buen camino.

Y es que el desembolso total de los turistas extranjeros que entraron en España en 2018 creció tres veces más que las llegadas, un 3,3% frente a un 1,1%. El gasto se elevó hasta 89.856 millones de euros, un 15% más que hace dos años, mientras el número de viajeros ascendió a 82,77 millones, sexto máximo anual seguido.

El problema es que en ambos parámetros se observa una fuerte desaceleración, debido tanto a la mayor competencia de otros destinos mediterráneos –Turquía es el mercado que más se ha recuperado, y en menor medida Egipto y Túnez–, como a la ralentización de la economía europea, lugar del que procedían el 86% de los turistas que llegaron a España el año pasado. Así, la afluencia de viajeros internacionales creció casi ocho veces menos que el ejercicio anterior (un 8,7% entonces), mientras su desembolso avanzó 3,6 veces menos (en 2017se disparó un 12,2%).

Lo que sí se aceleró, curiosamente, fue el número de excursionistas, es decir, los visitantes internacionales que no llegan a pernoctar en el país, sobre todo viajeros de cruceros o que aprovechan escalas de varias horas para conocer una ciudad antes de volar a otro país. En 2018 fueron 41,28 millones –sumados a los turistas elevan a 124 millones la cifra de extranjeros que llegó a España de manera reglada–, un 3,6% más que durante el ejercicio anterior.

Estancias más cortas

La preferencia por estancias cortas se acusa también entre los turistas en general. Casi cuatro millones y medio pasaron una sola noche en España (un 8,2% más), otros 14,5 millones entre dos y tres noches (un 2,5% más) y 38,7 millones de cuatro a siete noches (un 1,9% menos). A su vez, los períodos más largos se redujeron, sobre todo los superiores a la quincena, que cayeron un 5%.

Y pese a ello subió el gasto total, en parte porque sigue creciendo la demanda hotelera (2,6%) frente a otro tipo de alojamientos (el alquiler de casas apenas varió, por ejemplo), y también lo hace la afluencia de viajeros de negocios o por motivos profesionales. En concreto, fueron cinco millones, un 6,6% más.

Uno de cada cinco euros desembolsados por turistas corrió a cargo de un ciudadano británico. Los alemanes fueron los segundos, con 12.000 millones en total, aunque su desembolso bajó un 1,9%. Franceses e italianos, por su parte, estiraron sus gastos prácticamente un 4,5% más.