Moto3

Gana Bezzecchi, deslumbra Martín

Gana Bezzecchi, deslumbra Martín

El italiano sube su ventaja en la general a 12 puntos ante el héroe del fin de semana, que terminó tercero

BORJA GONZÁLEZRed Bull Ring (Austria)

Llorando. Así terminó la carrera del GP de Austria Jorge Martín, después de hacer lo que parecía casi imposible, en un tipo de 'milagro al que el motociclismo se ha acostumbrado. El de San Sebastián de los Reyes se cayó el viernes del Gran Premio de la República Checa; se operó el sábado en Barcelona de una fractura en el radio de su brazo izquierdo, el que maneja el embrague; el martes se quitaba los puntos y comenzaba la rehabilitación; y el jueves decidía bajar a Austria. El viernes completaba diez vueltas por la mañana, cuatro por la tarde antes de que comenzase a llover; el sábado se reservaba en el primer libre, disputado en agua, y daba siete vueltas en el oficial para terminar segundo, lo que ya parecía un disparate. El domingo, ocho días después de pasar por el quirófano, afrontaba una carrera durísima, en la que la adrenalina actuó de analgésico, y para la que inicialmente se había marcado el objetivo de sumar puntos para que la lesión supusiese la menor escabechina posible en la general. Pero de nuevo se superó.

La carrera tuvo dos grupos de cuatro pilotos, siempre con Bezzecchi, Martín y Arenas, al principio con Rodrigo, puesto que después ocupó el joven Masiá. Un pelotón del que se ausentaron teóricos favoritos como Di Giannantonio o Canet, los beneficiados de Brno, que no fueron capaces de seguir el ritmo de cabeza. A esos cuatro terminó sumándose Bastianini, con tanta garra como para escalar hasta el segundo puesto, por detrás de su compatriota Bezzecchi, y por delante de Martín, que tuvo el coraje necesario para levantarle el podio a Masiá en la última curva, para cerrar así un fin de semana heroico que confirmó por qué es el jefe de Moto3.

Martín: héroe, toro, Superman…

¿Qué puede decir después de un día o de una semana así?

Ha sido algo increíble, ha sido una semana muy dura pero he conseguido llegar hasta aquí y hacer primera fila era ya algo increíble y después volver al podio, un año después de lo que me pasó el año pasado. Estoy muy contento. Una pena que no podamos pelear con las KTM, porque nos falta mucho, mucho motor, se veía que sólo en la recta a rebufo me metían 50 metros y tenía que recuperar todo en la frenada. Pero creo que he sido competitivo a pesar de no hacer vueltas en el fin de semana, el setting no era muy allá, pero conseguía ser rápido. La carrera ha sido súper, súper rápida, y creo que en Silverstone, que mejoraré, tendré más posibilidades.

¿Cómo ha sobrellevado el dolor y cómo lo ha gestionado?

El warm up ha sido muy, muy malo, porque me dolía más que nunca. Pero me han pinchado en el culo, y antes de salir a carrera me dolía más ahí que la mano… Sobre todo en las curvas de izquierdas y en las frenadas fuertes es donde más sufría. Pero era el único sitio donde podía recuperar, entonces no pensaba en el dolor, pensaba en recuperar, sólo en recuperar, y lo difícil ha sido tener que pelear con Masiá y con Arenas y combatir el dolor, porque iban dos o tres décimas más lentos y se escapaba Bezzecchi. En cuanto podía adelantarles le recuperaba, pero me adelantaban otra vez, y así ha sido toda la carrera. He visto que llegaba Enea pero al final hacer podio me deja muy contento.

¿Cómo ha tenido que cambiar el estilo de pilotaje?

Bueno, he cambiado un poco en las curvas a izquierdas intentando no entrar con el freno hasta el final si no dejar correr e intentar abrir antes el gas, que era cuando no me dolía. Porque a derechas entraba mucho con el freno pero a izquierdas sobre todo el cúbito era lo que me dolía, no el radio, porque es la zona del edema, lo tengo todo muy amoratado y es la zona más delicada y estamos trabajando en ella para ver si puedo mejorar.

En estos casos qué es más difícil, ¿gestionar el propio dolor o la cabeza que le hace cortar un poco por si hay caída o por si empeora?

Hay momentos en que estaba ahí… Al principio iba tirando con todo lo que tenía, pero cuando he visto que faltaban 13 o 12 vueltas, no recuerdo bien, con Bezzecchi yéndose y yo tirando sin poder pillarle, ahí me he venido un poco abajo y he pensado 'como tenga que aguantar así todas las vueltas que quedan no voy a poder'. Ha habido momentos de pensar 'hago cuarto y cojo los puntos', pero han sido pocos momentos. He conseguido sobreponerme y creo que hemos hecho un gran trabajo.

Contenido Patrocinado

Fotos