Segundo puesto de Martín bajo el agua en Brno

John McPhee (c),Jorge Martín (i) y Fabio Di Giannantonio (d) celebran el podio. /
John McPhee (c),Jorge Martín (i) y Fabio Di Giannantonio (d) celebran el podio.

Navarro no se aprovecha del error de Binder

BORJA GONZÁLEZCircuito de Brno

El domingo recibió a los pilotos como se esperaba, o se temía: con agua, mucha agua. Un factor que cambió por completo la perspectiva de la carrera. Pilotos como Pawi, vencedor en lluvia en Argentina y en Alemania, o John McPhee, que en el warm up, con la pista anegada, había marcado el mejor tiempo, se frotaban las manos ante la oportunidad que el cielo les brindaba. Como todas las carreras en lluvia, la fisionomía del pelotón cabecero de la prueba no fue el habitual, aunque contó con el dominio de Brad Binder, líder de la general, que caminó con solidez hacia la victoria, hasta que un error a falta de cinco giros hizo que terminase por los suelos. Ya había besado el asfalto el debutante español Arón Canet, que desde el arranque había ocupado las posiciones de pelea por el podio junto a otro novato, Jorge Martín, que en seco había firmado el cuarto mejor crono en el oficial del sábado. El pupilo de Aspar se mantuvo firme a los mandos de su Mahindra, sin cometer errores, y haciendo lo que toca cuando se está delante en mojado: tirar de concentración y de paciencia. Paciencia para ver cómo Binder tiraba por la borda su exhibición, o cómo Pawi, que rodaba tercero en solitario, cometía un error y abría definitivamente las puertas del podio.

Y el de San Sebastián de los Reyes aprovechó su oportunidad. Con McPhee muy escapado, después de haberse mantenido muy cerca de la rueda de Binder, se ocupó de no fallar y de controlar tanto a Di Giannantonio, siempre a su rueda, como a Bastianini, que venía remontando por detrás. Acabar en el podio es increíble, es una sensación que no se puede describir, comentó eufórico Martín, que desde que recibió una modificación en el cambio de su moto en Sachsenring ha podido aumentar y mucho su competitividad.

El que no aprovechó la primera pifia del líder fue Jorge Navarro, que dentro del grupo que peleaba por el cuarto sólo pudo terminar en un pobre décimo puesto. Un resultado con el que recortó apenas seis puntos sobre el sudafricano que mantiene un cómodo colchón de 61 a falta de siete Grandes Premios.