Yamaha marca el ritmo y 'el milagroso' Márquez el mejor tiempo

Marc Márquez, durante los entrenamientos sobre Brno. /
Marc Márquez, durante los entrenamientos sobre Brno.

Gris jornada de Rins en Moto2 y Navarro se tuvo que conformar con el puesto once, a un segundo de Binder

BORJA GONZÁLEZ

Fue el más rápido aunque no el más fuerte. Marc Márquez consiguió maquillar su primera jornada de entrenamientos en el Gran Premio de la República Checa con dos buenas vueltas que le dejaron en lo más alto de la clasificación. Y volvió a hacer el milagro de no terminar por los suelos en una de esas salvadas marca de la casa, una de esas maniobras que parecen solo predestinadas para el piloto de Cervera. En 2014, en el mismo escenario, en la curva 12, Márquez levantó la moto cuando esta tenía una inclinación de 68.3 grados. Un milagro que quedó reflejado por la cámara del fotógrafo italiano Tino Martino. Este viernes la inclinación fue algo menor, de 67.5 grados, en la curva 13, aunque esta vez sí que las cámaras de televisión pudieron dejar el recuerdo de la maniobra del ilerdense. La salvada de 2014 sigue siendo más grande y más espectacular, lo que pasa es que sólo hay fotos. En esta ocasión, te seré sincero porque, una vez la he salvado me he dicho a ver si la cámara estaba enfocando. Así quedaba grabada, explicó entre risas el líder de MotoGP. Cuando pasan estas cosas es porque vas empujando y buscando el límite. Se me ha ido de delante y ha habido un momento en el que pensaba que me caía, pero soy de esos pilotos que hasta el último momento no deja la moto y la he conseguido salvar con el codo. Ya empezaba a quemarme el codo, porque se ha empezado a agujerar el mono de apretar y luego, cuando estaba la moto más levantada, aún seguía yéndose de delante y estaba apretando con la rodilla para intentar salvarlo. Una vez salvado, al box para calmarse y ver cómo estaba el ambiente. He entrado al box un poco revolucionado, pero bien. Una reacción que achacó a su práctica con el entrenamiento de moto en tierra.

Pendientes de la lluvia

Márquez, pese a terminar el día como el más rápido, no logró llegar al nivel en cuanto a ritmo de carrera de las Yamaha de Jorge Lorenzo y de Valentino Rossi, que finalizaron la jornada con el tercero y quinto mejor tiempo, respectivamente. Andrea Iannone, ganador en Austria y que según Rossi andaba al nivel de las motos azules, terminó con el segundo mejor registro, con Héctor Barberá cuarto, demostrando de nuevo el salto dado este año cuando las cosas se han igualado en el punto de vista técnico. Con Márquez hay un gran interrogante, porque esta mañana no ha sido demasiado rápido y esta tarde hay sufrido mucho durante toda la sesión aunque al final ha puesto los neumáticos adecuados, ha cambiado el delantero y el trasero, y ha hecho dos vueltas fantásticas, analizó Rossi tras el primer día en Brno. Ahora tendremos que entender qué quiere decir esto, aunque pienso que si ha hecho estas dos vueltas, con esa puesta a punto en la moto puede ser rápido también en el ritmo de carrera. Un punto importante para el domingo si la lluvia no trastoca los planes- en la pelea por el campeonato. Yamaha quiere aprovechar la bala de la carrera de este fin de semana para seguir manteniéndose viva en la pelea por el Mundial, ya sea con Lorenzo, con Rossi o con los dos. Todavía es pronto y hay que ver la progresión de los favoritos para la carrera, apuntó Lorenzo, que tras el rendimiento en Austria ha vuelto a su mejor versión. La cosa está muy apretada, pero nuestra moto va bastante bien y sobre todo tiene un gran ritmo, algo que parece que ahora a Márquez le falta. La cosa está muy apretada entre los cinco o seis primeros y hay que sudar sangre si se quiere ganar aquí.De momento, por ritmo, estamos cuartos o quintos, reconoció Márquez, dando la razón a sus dos principales rivales. Viñales también ha hecho un gran ritmo. Lo importante es que las dos Yamaha no están muy lejos, sólo dos o tres décimas por vuelta, y en este circuito tan largo eso es menos que en Austria. Veremos si me puedo acercar a una o dos décimas del ritmo. Con eso ya estaría satisfecho para el domingo, pero a ver si recorto más y tengo el mismo ritmo que las Yamaha, que son nuestros principales rivales.

En cuanto a las otras dos categorías, los dos líderes, Johann Zarco y Brad Binder, volvieron a imponer su ley, en una gris jornada para los dos segundos de ambas generales, Alex Rins y Jorge Navarro. Rins sólo pudo ser decimoséptimo, a 1.3 segundos del francés, mientras que Navarro, que tras la caída de Austria ha complicado sus opciones de pelear por el título, se tuvo que conformar con el puesto once, a un segundo de Binder.