Selección española

Morata recupera la sonrisa antes de regresar al lugar donde fue feliz

Álvaro Morata, durante un entrenamiento en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas./Rodrigo Jiménez (EFE)
Álvaro Morata, durante un entrenamiento en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. / Rodrigo Jiménez (EFE)

El delantero del Chelsea vuelve con la selección al Millennium de Cardiff, donde conquistó la Champions con el Madrid en su último partido de blanco

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid

Junio de 2017. El Real Madrid conquista su duodécima Champions en el Millennium de Cardiff y Álvaro Morata pisa el césped en los últimos minutos de la final. Un inmejorable epílogo para una temporada histórica en la que el club blanco conquista el doblete Champions-Liga y en la que el delantero madrileño marca una veintena de goles y goza de bastante protagonismo a pesar de su teórico rol de suplente. En el mejor momento de su carrera, Morata decide abandonar el Santiago Bernabéu en busca de un mayor protagonismo que sirva de puente directo hacia el Mundial de Rusia. Tras un verano en el que copa titulares y rumores sobre fichajes millonarios y coquetea con el United, acaba firmando por el entonces campeón inglés, el Chelsea de Antonio Conte.

Un traspaso de 80 millones de euros y el rol de estrella y referencia indiscutible en el ataque de los 'blues' esperan al delantero a su llegada a Londres, pero el cuento de hadas se va tiñendo de la oscuridad característica del clima de la ciudad del Támesis a medida que avanza la temporada. A pesar de una lesión en la espalda, Morata fuerza para seguir jugando, algo que comienza a pasarle factura a partir de las fechas navideñas. Le toca entonces sentir en sus carnes el lado amargo del fútbol, lastrado por las dolencias en la segunda parte de un curso en el que el Chelsea acabó eliminado en octavos de Champions y fuera de los cuatro primeros puestos en la Premier League. Apenas un gol entre todas las competiciones en los primeros seis meses de 2018 y la pérdida de confianza dejaron al futbolista fuera de la lista de 23 elegida por Julen Lopetegui para el Mundial de Rusia. El plan de Morata para ganar protagonismo en su camino hacia el Mundial había salido mal y la decisión tomada en su día tornaba en una pesadilla.

Tampoco el inicio de esta campaña era muy halagüeño. Un sólo gol en las siete primeras jornadas de la Premier relegaron al futbolista al banquillo, pero los últimos días parecen haber supuesto un punto de inflexión. El delantero se liberó de su sequía goleadora en el partido de Europa League frente al Videoton en Stamford Bridge con un gol decisivo ante los húngaros y prolongó su racha con un nuevo tanto en la visita del Chelsea al Southampton en la última jornada de la Premier. Todo ello coincide con la segunda llamada de Luis Enrique. Tras año y medio sin acudir a las concentraciones de la selección -su última convocatoria fue en noviembre de 2017-, la llegada al banquillo del técnico asturiano también supuso el regreso de Morata, que no dispuso de minutos ni en la victoria en Wembley ante Inglaterra ni en la goleada a Croacia en Elche. Ahora, en la segunda ventana de partidos internacionales, el futbolista vuelve al combinado nacional con la vista puesta en el amistoso ante Gales en Cardiff y en la tercera jornada de la Liga de las Naciones que supondrá la visita de la selección inglesa de Gareth Southgate al Benito Villamarín.

De nuevo Cardiff y el Millennium Stadium. Ese escenario donde Morata vivió su último momento dulce en el fútbol. El punto de inflexión que el delantero necesita para recuperar un pulso goleador con la selección que permanece estancado en esa cifra maldita de 13 goles desde el 11 de noviembre de 2017, cuando 'mojó' por última vez en la 'manita' que España endosó a Costa Rica en un amistoso disputado en La Rosaleda. El punta madrileño pasa por ser uno de los más prolíficos goleadores en las categorías inferiores de la selección, ya que marcó con la sub17, la sub18, la sub19 y la sub21. Con la absoluta también goleó en fases de clasificación para Eurocopa y Mundial, además de sus tres tantos en la Eurocopa de Francia en 2016. Tampoco se le resisten las competiciones de clubes, ya que ha dejado su sello en Liga y Copa del Rey con el Madrid; Serie A y Copa Italia con la Juventus; Premier, FA Cup, Copa de la Liga y Europa League con el Chelsea, además de en la Champions con los tres equipos y en Segunda y Segunda B durante su etapa en el Castilla. De todas las competiciones que ha disputado, sólo se le resisten torneos cortos como el Mundial de Clubes, la Supercopa de Europa y la Community Shield. La experiencia mundialista que se escapó en Rusia tendrá que esperar como algo lejano en el horizonte, pero el primer paso para estar en Catar pasa por recuperar peso específico en la España de Luis Enrique que camina hacia la Eurocopa. La primera oportunidad puede estar en Cardiff. En la capital galesa el reloj pareció detenerse para Morata hace 16 meses. Nada mejor que regresar a la guarida del dragón para recuperar el tiempo perdido.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos