El cello volverá a sonar en León y reunirá a 80 maestros para llevar la música clásica a la capital

Presentación del Festival Celloleón 2019.

La concejala Evelia Fernández ha acompañado esta mañana al director del festival, Pelayo Tahoces, en la presentación que han organizado en Casa Botines | El programa de esta edición incluye a virtuosos de este instrumento como Johannes Krebs, Rafael Rosenfeld, Arturo Morazábal, Tatjana Vassiljeva o Jaime Puerta, entre otros

Rubén Fariñas
RUBÉN FARIÑASLeón

León volverá a disfrutar de la música clásica y lo hará de la mano de más de 80 virtuosos que llevarán el sonido del violonchelo a toda la ciudad.

La tercera edición del festival CelloLeón ofrecerá recitales en Casa Botines, en el Palacio de los Guzmanes y diferentes calles de la capital leonesa, lo que servirá para poner el patrimonio en valor y acercar el sonido de este instrumento a todos los ciudadanos.

El director de la fundación, Pelayo Tahoces, desgranaba un programa que cuenta con la novedad de un curso intensivo para niños y amateur, y las jornadas de 'cellistas por un día', donde se aprenderán nociones básicas para tocar el violenchelo.

En su estreno como concejala de Cultura, Evelia Fernández destacaba la función social de un festival que permite acceder a la música clásica a aquellos que menos tienen.

En la presentación, celebrada en la Casa Botines, también han estado María Jesús Fernández, vicedecana de Educación; Adolfo Ares, director del ILC, y Noemí Martínez, directora de Casa Botines, quienes destacaban los valores e importancia del festival.

El programa de esta edición incluye a virtuosos de este instrumento como Johannes Krebs, Rafael Rosenfeld, Arturo Morazábal, Tatjana Vassiljeva o Jaime Puerta, entre otros. Los conciertos al aire libre de 'Cellos en el camino' se podrán disfrutar en la Calle Ancha, la Plaza del Grano o la Plaza de Santo Martino. Este festival es un ambicioso evento pensado para fomentar y dar a conocer el violonchelo y sus grandes posibilidades expresivas y creativas.

Desde el 12 de julio, y hasta el 27, un amplio programa atraerá a primeros espadas del cello para presentar a León un estilo poco conocido, un instrumento poco usual, y que sonará por unos días para envolver a la ciudad de su misterio.