La provincia de León registra 21 terremotos durante el siglo XXI y Molinaseca el de mayor intensidad

Imagen de archivo del último terremoto producido en León./
Imagen de archivo del último terremoto producido en León.

El primer registro del Instituto Geográfico Nacional data del año 1605, cuando la capital leonesa registró un movimiento de tierra de grado IV-V por el daño causado en el área y una magnitud de 4.5 grados en la escala Richter

Rubén Fariñas
RUBÉN FARIÑASLeón

La provincia de León es una zona con poca actividad sísmica dentro de la península Ibérica. La lejanía de placas tectónicas ha favorecido que los registros de terremotos en suelo leonés no hayan superado el grado V de intensidad y alcanzado el nivel 4,5 en la escala Richter. Solo una falla que atraviesa desde La Cabrera hasta El Bierzo es el accidente geográfico más destacado por los geólogos.

El Instituto Geográfico Nacional, a través del Centro de Información Geográfica, mantiene una relación de los terremotos más significativos que se han localizado en las provincias españolas.

En el caso de León, el primer registro data del 18 de febrero de 1605, cuando la capital alcanzó una intensidad de IV - V (cuatro - cinco) por los daños causados en el área. A pesar de no ser el que más destrozos generó, sí fue el que más nivel alcanzó en la escala Richter en toda la historia sísmica de la provincia, al llegar a 4,5 y con una longitud de onda de -5.500.

Para descubrir el terremoto más intenso registrado hay que avanzar cuatro siglos, hasta el 10 de junio de 2006, y acudir a Molinaseca. La localidad berciana alcanzó el grado V de fuerza y la cantidad de energía liberada fue de 4,1 en la misma escala. Este movimiento se localizó a más de 10 kilómetros de profundidad.

21 movimientos en el siglo XXI

En lo que llevamos de siglo XXI, la provincia ha registrado 21 movimientos de tierra concentrados principalmente en la zona de La Cabrera, El Bierzo y los Picos de Europa.

Ninguno de ellos ha causado grandes daños en la superficie y, salvo el anteriormente mencionado de Molinaseca, apenas han alcanzado la intensidad III en Benuza -el 12 de octubre de 2007- con 3.1 de magnitud; y en Acebedo -el 16 de agosto de 2009- donde se llegó a 3,3 en la escala Richter.

El último del que guarda registro el Instituto Geográfico Nacional está datado en el 29 de diciembre de 2018 y tuvo su epicentro en Truchas, con 2,6 de magnitud y I-II de intesidad. Además, en el propio 2018 también hubo un movimiento sísmico en Encinedo, de 2,9 en la Richter, pero que no se dejó sentir en la superficie al localizarse a 11 kilómetros de profundidad.

Diez terremotos en un año

Si viajamos hasta el pasado siglo, destaca la actividad sísmica en el año natural comprendido entre el 12 de octubre de 1996 y el 16 de septiembre de 1997. El Centro Nacional de Información Geográfica anota un total de diez terremotos en este periodo, muchos de ellos superando los 3 grados en la escala Richter y sobresaliendo el que se produjo en San Emiliano, con una intensidad de nivel III.

También fueron sentidos con fuerza por los leoneses las sacudidas del 20 de febrero de 1989 en Oseja de Sajambre y en Riego de la Vega el 28 de julio de 1987, ambos con una influencia en el terreno de nivel III-IV.

El centro de datos tan sólo recoge dos movimientos terrestres más antes del siglo XX, el que tuvo lugar en Ponferrada el 10 de octubre de 1829 y el de Soto de la Vega del 8 de marzo de 1849, con una magnitud que alcanzó el nivel IV en el área.