m

Malestar de Cs con el PP por sostener que Mañueco debe presidir la Junta

Luis Tudanca (izq.) y Francisco Igea (dcha.), ayer en Burgos, separados por Daniel de la Rosa (PSOE) y Gloria Bañeres (Cs). /Ical
Luis Tudanca (izq.) y Francisco Igea (dcha.), ayer en Burgos, separados por Daniel de la Rosa (PSOE) y Gloria Bañeres (Cs). / Ical

El partido naranja considera que los populares siguen sin leer correctamente el resultado del 26-M

Arturo Posada
ARTURO POSADA

PSOE y PP desarrollan diferentes estrategias en el diálogo con Ciudadanos para formar el próximo gobierno de Castilla y León. Mientras los socialistas optan por una cautela máxima y tratan de evitar cualquier roce de inicio, los populares siguen convencidos de que la negociación con el partido naranja parte de la premisa de que Alfonso Fernández Mañueco debe ocupar la presidencia de la Junta. Esta idea, que volvió a desarrollar públicamente el jueves Francisco Vázquez -número dos del PP de Castilla y León, y negociador designado en la comunidad- no ha gustado en Ciudadanos. El partido naranja también ha mostrado internamente su estupefacción por las declaraciones de Vázquez en el sentido de que la próxima semana comenzará el diálogo directo entre las dos fuerzas.

En Ciudadanos insisten en que una reunión formal tendrá que ser acordada por ambas partes, para fijar de antemano un sitio y una hora, y que no corresponde al PP tomar esa iniciativa, ni siquiera anticiparla. Además, en la formación naranja consideran que los populares siguen sin interpretar correctamente la derrota electoral del pasado 26 de mayo que se tradujo en una pérdida de 13 procuradores (de 42 a 29).

«Hemos leído lo que ha dicho Vázquez y nos ha causado cierta sorpresa ver que no terminan de leer bien los resultados. ¿Mañueco presidente sí o sí? Bueno, entendemos que como punto de entrada a la negociación es lo que tienen que decir, pero que vuelvan a dar a la tecla de actualizar. No han ganado las elecciones», apuntan en Ciudadanos.

Este aviso conduce a una idea que ya manifestó el propio Francisco Igea el pasado lunes: la posibilidad de que el candidato naranja ocupe la presidencia de la Junta con el apoyo del PP. Ciudadanos puede plantear que la renovación en Castilla y León solo llegará con un presidente ajeno al partido que ha gobernado en la región durante los últimos 32 años y que la única manera de que el PP mantenga algunas consejerías en la comunidad pasa por aceptar esa condición. De otra manera, las pesas naranjas en la balanza pueden decantar el gobierno regional hacia el PSOE de Tudanca, el partido vencedor de las autonómicas.

Ciudadanos insisite en que el PP sigue sin darse cuenta de que ya no cuenta con 42 procuradores, pero tampoco observa gestos en los socialistas que indiquen una predisposición a desbrozar el diálogo. «No hemos visto un gesto, un guiño, algo... Estamos acabando la primera semana después de las elecciones sin que haya habido gestos de acercamiento del PSOE», subrayan en el partido.

Pero la partida no se juega solo en Castilla y León: el tablero nacional también se mueve. En Aragón, el PAR anunció ayer que solo apoyaría a Ciudadanos en un pacto con el PSOE, pero nunca con Vox, lo que aboca a los naranjas a entenderse con los socialistas si no quieren seguir en la oposición. Y ese entendimiento puede abrir vías en el mismo sentido en otras comunidades, a pesar del rechazo de la dirección nacional de Ciudadanos a pactar con barones socialistas que no hayan renegado abiertamente de las políticas territoriales del gobierno nacional de Pedro Sánchez.

En Castilla y León, Ciudadanos permanece en calma ya que en la ecuación de gobierno no entra Vox y puede esperar sin agobios para ver cómo evolucionan las negociaciones en otras regiones. «Estamos tranquilos, vamos paso a paso», exponen.

Ayer, los candidatos a la Junta del PSOE, Luis Tudanca, y Ciudadanos, Francisco Igea, coincidieron en la celebración del vigésimo quinto aniversario de la Universidad de Burgos (UBU), donde se saludaron y se sentaron a un par de butacas de distancia. En ese mismo acto estuvo presente, Daniel de la Rosa, candidato socialista a la alcaldía de Burgos, que trasladó a Ciudadanos su deseo de iniciar conversaciones formales para propiciar un cambio de gobierno municipal.